Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
DESTACADO DE LA CARTELERA

Coti Sorokin: “No somos esclavos de las novedades”

El músico, compositor y productor hace un alto en su gira europea y vuelve a la Ciudad con “Los Brillantes” y artistas invitados

Coti Sorokin: “No somos esclavos de las novedades”

Junto a los brillantes, Coti volverá a la ciudad para ofrecer un show rockero con Facundo Soto, Manuel Moretti y Mery Granados como invitados

Por MARÍA VIRGINIA BRUNO

vbruno@eldia.com

A casi un año de su última visita a la Ciudad, que lo trajo en noviembre a cuestas de un proyecto unipersonal en el que mostró su costado más íntimo, Coti Sorokin está listo para regresar este fin de semana a La Plata de la mano de un show súper potente junto a Los Brillantes y una gran cantidad de artistas invitados.

“Es un show diferente, enérgico, rockero”, describe el músico, compositor y productor, las características de la propuesta con la que desembarcará el viernes en la sala de 58 entre 10 y 11.

Será, según anticipa, “la otra cara de la moneda” en relación a su última visita platense de la mano de “Cercanías y confidencias”, una propuesta marcada por su sus experiencias de vida y su historia.

Junto a Los Brillantes, la banda con la que este año está atravesando una temporada intensa de performances, Coti, solidario, compartirá el escenario local con otros “brillantes”, como elogia a los invitados que tendrá en la velada, entre los que se destacan Facundo Soto (Guasones), Manuel Moretti (Estelares) y Mery Granados.

Con una mochila cargada de éxitos que han trascendido generaciones a partir de interpretaciones propias y “prestadas”, Coti, que el año pasado fue distinguido como Personalidad Destacada de la Cultura porteña, descree del concepto del hit, en tanto, éxito pasatista, fugaz, olvidable.

“Las canciones están hechas un poco para trascender”, admite, desde España, horas antes de regresar al país para encarar un tour por países latinoamericanos que hace mucho no visita, como Perú, Ecuador, Paraguay y Uruguay, además, claro, de Argentina. Pero remarca que “no fueron hechas con el propósito de que fueran parte de una moda, temporada o de un verano”.

Para el artista, que el año pasado repasó sus clásicos en versión orquestal en el Teatro Colón, un registro que editó luego en múltiples formatos, no hay una receta para lograr que una obra trascienda, “es algo que se da” y, por suerte, dice con un poco de timidez, “se me dio con muchas”.

Algunas en su voz, como “Nada de esto fue un error” o “Antes que ver el sol”, y otras en otras, como “Color Esperanza” (Diego Torres) o “Te quise tanto” (Paulina Rubio), lo cierto es que Coti Sorokin ha dado lugar a piezas que han ganado una “vigencia atemporal” que tiene que ver, dice, “con una forma de hacer o encarar el trabajo”.

Es esto, para este músico, como para cualquier otro, lo “maravilloso” que puede tener su profesión, porque “hace que estemos activos, constantemente, porque no somos esclavos de las novedades”.

A la hora de analizar la situación política y económica del país, Coti se muestra convencido de que hay luz al final de camino. “De todas las crisis se sale, mejor o peor, pero se sale”, vaticina, aunque, de pasada, marca la cancha para el que quiera oír que oiga. “Ojalá que sea superadora, ¿no?, que es lo importante de las crisis: que aprendamos como sociedad de las cosas que nos van pasando para no volver a repetirlas”.

En este sentido, admite que, para no volver a darnos la cabeza con la pared, hay alternativas. “Para eso está la memoria, para eso se estudia, para eso están los colegios, la educación”, se entusiasma Coti, y moldea su idea: “Lo más importante es seguir confiando en esos valores que son los que le van a hacer tomar decisiones correctas a las generaciones nuevas, y les van a servir para estar preparados para enfrentar lo que depare el futuro”.

Está convencido Coti que “sin voluntad, sin ilusión no se puede encarar ningún aspecto como sociedad”.

Las suyas, por caso, están intactas.

A casi 25 años del lanzamiento de su primer disco, “Diez de Corazones”, que llegó en 1995 de la mano de Javier Calamaro, Coti se proyecta en el futuro “con la energía, ganas e ilusión de seguir este camino”. Dice que confía en que será así.

“Me siento como alguien que recién empieza, y encaro cada día como un desafío nuevo, del que intento aprender, superarme y hacer lo mejor posible; como una especie de ver ético y estético, y no veo por qué dentro de veinte años no va a seguir siendo lo mismo”.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla