Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Mandíbula de cristal

El equipo sigue sin aparecer. Se muestra por pequeños ratos y después se entrega a lo que el rival de turno decide y lo golpean fácil. Es momento de decidir para que lado da el salto.

Mandíbula de cristal
30 de Septiembre de 2019 | 08:44

Mar de fondo, no caer en la trampa… Así dice una canción que encaja perfecto en esta realidad que vive Estudiantes. Todavía no cayó del todo, pero coquetea con ese lugar que parece llamarlo fecha tras fecha, y que le abre una puerta directa a lo más oscuro.

Por lo general los resultados son la consecuencia de lo realizado, y el equipo de Gabriel Milito no es la excepción. Un grupo que mezcla sus intenciones con la fragilidad cada vez más notoria, y eso lo lleva a deambular por una zona incómoda que anticipa el peor final.

¿El problema es futbolístico? Puede ser. Pero lo más preocupante mostrado en cancha tiene que ver con lo mental, lo actitudinal, y hasta lo psicológico. Es imposible que un grupo de determinados jugadores se olviden rápidamente de hacer lo que ya mostraron que saben, y de manera tan abrupta. La cabeza juega fecha tras fecha y lleva metidos varios goles en contra.

Con la autocrítica ya sabida de memoria, el famoso y bendito plus debe ser protagonista en el día a día, para poder trasladarlo a los partidos. La irregularidad es notoria y es cada vez más difícil encontrar elementos positivos para usar de trampolín.

¿Son todos responsables? Definitivamente. Acá pedir una cabeza o caer solamente en un error de partido es ir a lo fácil. La dirigencia ya dejó en claro que hay confianza plena en el trabajo del entrenador y su grupo, y los jugadores ratifican esa idea desde el discurso. Si las victorias son grupales, las derrotas deberían serlo también.

Estudiantes tiene material de sobra para salir del fondo, no peleará el torneo y quizás le cueste mucho entrar a una copa internacional. Ahora la prioridad es dejar de recibir cachetazos y darse cuenta que la trampa está cada vez más cerca.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Fernando Serrano Estoy en la Redonda desde 2008 (El equipo deportivo y la Supertransmi) y cubriendo exclusivamente la información diaria de Estudiantes desde 2011, en los distintos programas de la emisora y las transmisiones.

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla