Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Mujer Platense |Higiene y distancia
Cómo será la cosmética post pandemia

Ya no habrá testeos de maquillaje y productos en las tiendas. Según los expertos, crecerán los servicios on line

Cómo será la cosmética post pandemia

La división de lujo de L’Oreal desarrolló una serie de medidas que dibujan la perfumería del futuro

27 de Mayo de 2020 | 02:24
Edición impresa

Probar barras de labios sobre el dorso de la mano, realizar demostraciones de maquillaje sin esterilizar brochas o descubrir la pigmentación de un rubor con la yema de los dedos son algunos de los gestos difíciles de recuperar en el universo de la cosmética cuando termine la pandemia de COVID-19. ¿Cómo va cambiar?

Entrar en una perfumería, probar fragancias, gamas de maquillaje y tratamientos nuevos va a ser una nueva experiencia en la que la tecnología tiene un papel fundamental.

“En la nueva cosmética primarán los servicios más personalizados, utilizando tanto tecnología de inteligencia artificial como la que permite acercar a nuestros expertos al consumidor en el mundo virtual”, explican desde L’Oréal lujo.

Para proporcionar una nueva rutina de compra segura, las marcas ofrecerán probadores de maquillaje virtual, chats en vivo, clases “online”, además de los servicios de “click & collect” -compra desde casa y búsqueda en tienda o en un punto centralizado-.

“No volveremos a probarnos el maquillaje en los `estand´ de las firmas cosméticas. O al menos, no como hasta ahora”, detallan los especialistas.

Para los expertos, una de las medidas de más éxito, serán los “probadores virtuales de maquillaje modiface”, un programa que ofrece probar los nuevos productos sin necesidad de tocar el rostro.

A través de códigos QR en iPads -que se desinfectarán delante de la clienta- o, si el consumidor prefiere, en su propio dispositivo, se podrá probar un producto y ver el resultado, además de recibir una propuesta de productos personalizada, vía correo electrónico.

Usar pinceles no esterilizados para probar un producto o una sombra de ojos son gestos difícilmente recuperables. Ha llegado el fin de los dosificadores de jabón en baños públicos porque es lógico pensar que el consumidor no quiera compartir estos productos.

En estas últimas semanas, muchas marcas europeas, donde de a poco se van flexibilizando los protocolos, han desarrollado nuevas experiencias virtuales, “live chats”, o clases maestras virtuales que han despertado un gran interés en el consumidor y que se mantendrán en el futuro en el punto de venta.

Un cambio de patrón de consumo que queda patente con la explosión de la venta “online” en el sector de la belleza de lujo durante el periodo de confinamiento por coronavirus, aumentos que se estima se mantengan en los próximos meses.

Habrá menos flujo de gente en las tiendas y más ventas ´online´, pero la gente también seguirá contando con la experiencia de las consejeras de belleza, quienes antes de incorporarse a sus puestos pasarán por una exigente formación de medidas higiénicas y de seguridad desarrollada.

Los productos limpiadores e hidratantes serán los cosméticos más deseados. Ante la constante limpieza, la piel sufre más, no solo de las manos, sino también la del rostro, que limpiaremos cada vez que volvamos de la calle.

Se elegirán productos con bactericidas, capaces de asegurar el fin de los gérmenes, lo que hará que la piel se reseque con más facilidad y aumentará el consumo de productos hidratantes.

Las muestras de productos se reemplazarán por artículos monodosis. Lo ideal es que sean lo más sostenible posible para evitar más residuos, lo que va a suponer una inversión económica importante por parte de las empresas del sector.

Centros de belleza

En los centros de belleza será necesario utilizar material de protección como batas y sábanas desechables, guantes, calzas, gorros, desinfectantes de ropa y superficies, gel hidroalcohólico y mascarillas. Las pertenencias de los clientes se guardarán en una bolsa de seguridad, creen los expertos.

Aunque los centros de belleza toman todas las medidas de seguridad e higiene posibles, habrá tratamientos con maquinaría y cabezales reutilizables. Todo se desinfectará a fondo y quien cuenta con maquinaria de ozono deberá mantener los espacios totalmente controlados.

El personal llevará mascarillas quirúrgicas, batas desechables con cada cliente y gafas de protección. Por supuesto que cada profesional se lavará las manos con la clienta en cabina a fondo antes de cualquier tratamiento y se debe de cambiar toda la ropa de cabina en cada servicio, todo será desechable. (EFE)

En la nueva cosmética y estética primarán los servicios más personalizados

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

La división de lujo de L’Oreal desarrolló una serie de medidas que dibujan la perfumería del futuro

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla