Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $110,50
Dólar Ahorro/Turista $182.32
Dólar Blue $222,50
Euro $122,80
Riesgo País 1904
Espectáculos |LOS PROTAGONISTAS DIALOGARON CON EL DIA
“Ex casados”: la guerra de los sexos en el siglo XXI

Roberto Moldavsky debuta como actor al lado de Jorgelina Aruzzi en la historia de una pareja que se separa cansados el uno del otro. El jueves desembarca en las salas locales

“Ex casados”: la guerra de los sexos en el siglo XXI

Jorgelina Aruzzi y Roberto Moldavsky protagonizan “Ex casados”, la comedia de Sabrina Farji que se estrena este jueves en las salas locales

Pedro Garay

Por: Pedro Garay
pgaray@eldia.com

29 de Noviembre de 2021 | 03:29
Edición impresa

La guerra de los sexos viene llevándose a cabo desde hace siglos, pero quizás estemos ante un momento fundamental, un momento donde las mujeres dicen basta, donde se cansaron de todo lo soportado anteriormente… y que a los hombres les cuesta. Por ende, discusiones: la militancia feminista ha trastocado más de una relación, y eso es lo que le pasa a Sonia, fotógrafa profesional insatisfecha en su matrimonio, y Roberto, publicista exitoso pero en riesgo de quedar atrás con los tiempos, en “Ex casados”, la comedia de Sabrina Farji, protagonizada por Roberto Moldavsky y Jorgelina Aruzzi que comienza cuando ella se cansa del ninguneo de su marido, macho, canchero, piropeador, y se manda a mudar. Una película que pone en escena, en clave cómica, el debate que muchas parejas +40 están teniendo hoy en sus casas.

La comedia, que llega a los cines el jueves, se apoya en el humor popular, aunque deconstruyendo (palabra clave en la película) y discutiendo las zonas más polémicas e incorrectas de la comedia que crió a la generación de Roberto. Y se divierte en el camino: rodada por Farji en plena pandemia, con pocos personajes y con mucho aire libre, con un viaje a La Rioja que reúne a la pareja tras dos años de rencillas por los bienes y peripecias que incluyen nuevos noviazgos y accidentes automovilísticos a través de los cuales van deconstruyendo (palabra clave del filme) su propia mirada sobre sus roles.

El viaje a La Rioja es para dividir un viñedo propiedad de la pareja, pero terminará siendo el espacio de una ¿reconciliación? Vuelan chispas allí, de las buenas, pero también de las malas. Porque al final, la película se pregunta ¿podemos cambiar? “Entendiendo que el cambio es bueno”, dice Moldavsky, en diálogo con EL DIA durante el Fesitval de Mar del Plata, “es más fácil”.

-Jorgelina está atrapada en un matrimonio infeliz, y Roberto, que se llama igual que vos, no parece escuchar a su mujer. Están estancados en ese lugar, sin poder salir, al inicio de la película. ¿Se sintieron alguna vez como sus personajes?

Aruzzi: Yo no soy así, pero entiendo lo que es soportar una pareja cuando ya no estás bien, dilatar la decisión de separarse. El amor está atravesado por muchos factores, sistemáticos, presiones y demás, y comprendo eso de quedarse sin estar a gusto. Pero por suerte, Sonia tiene la posibilidad de conocer a su ex de otra manera, pueden dialogar, y crecen juntos, y eso hace que se abra otra posibilidad.

Moldavsky: Yo sí, claro. Venimos de un paradigma totalmente distinto, yo crecí en la dictadura militar, tengo la cabeza estropeada. Entendiendo que el cambio es bueno, es más fácil: si entendés que aunque estás lejos, pero sabés que dónde querés llegar está bueno, el cambio se hace más llevadero.

-Ahora, dos años después de esa separación, se reencuentran y comienza a latir la posibilidad de la reconciliación. Y en Roberto está claro por qué: ha crecido, su actual novia no lo cuida. Pero en cambio Sonia ha construido otra relación, con un abogado joven y buen mozo…

A: Yo no escribí el final… (risas). No podemos spoilear, pero de hecho había otro final, es como “Casablanca”.

M: No tiene por qué tener un final feliz, ¡podía tener un final de mierda! (más risas)

A: Yo creo que el vínculo que tienen ellos dos es muy fuerte, más allá de cualquier vínculo sano que ellos puedan haber construido. Hay amor entre los dos, y lo que no hubo es diálogo: en esta segunda oportunidad, de conocerse otra vez, pueden contar lo que sienten, pueden hablar sin enojarse, él puede ver ciertas cosas, ella le puede decir ciertas cosas… Hay parejas que pasan una vida sin hablar, sin decirse lo que sienten, y creo que lo que los puede llegar a salvar es que pueden hablar.

-Y lo que da la posibilidad de volver, entonces, es que él consigue cambiar.

M: Claro. Por eso, la relación que arma Sonia fuera de la pareja es mejor que la de Roberto, porque ella tiene el tema pensado, analizado, arma una nueva relación en base a lo que ya aprendió de su matrimonio. Roberto, en cambio, no tiene en claro, cuando arma su nueva historia, qué fue lo que pasó. En ese segundo encuentro, es donde se produce el cambio, empieza a escuchar a Sonia y a entender por qué fracasó el matrimonio.

-Y Roberto, ¿este cambio también te tocó hacerlo a vos en lo personal?

M: Si, claro. No me identifico tanto con Roberto, porque él está con un perfil muy alto, en una joda muy especial. Pero sí me veo en muchas cosas: es mi generación, que está, como dice Jorgelina, aprendiendo feminismo.

-La película le devuelve un reflejo positivo a las mujeres casadas y separadas, pero al espectador varón, bueno, no tanto.

A: No sé si no tanto con el espectador varón. La sexualidad no implica que uno sea machista o feminista, a veces se divide entre hombres y mujeres, y no se entiende que muchas mujeres son machistas, si no no estaríamos donde estamos. Yo creo que verlo a Roberto transformarse y escucharla a ella, y que ella baje un poco las puteadas para explicarle, es algo bueno para ambos estereotipos.

M: Por otro lado, es una realidad. La mayoría de los hombres estamos haciendo este camino, entendiendo qué es lo que pasaba en esa sociedad dominada por hombres, hay algo que el hombre tiene que ver en la película. No es que uno dice ‘hay que cancelar a todos los Robertos’, pero Roberto inicia un camino en un momento, empieza a entender, empieza a ver que las mismas cosas que hacía quedan viejas, no soporta haber hecho ciertos comerciales.

HAY QUÍMICA

Durante la charla realizada antes de la presentación de la película en Mar del Plata, en el emblemático Teatro Auditorium, queda clara la complicidad entre Aruzzi y Moldavsky: proliferan las miraditas, los chistes cómplices, las oraciones interrumpidas. “No nos bancamos más, veo que lo percibiste rápido”, se ríe Moldavsky. “Si no fuera por las 500 lucas que me pusieron, ni me siento al lado de ella”.

-Esta química que tienen es clave, si no no había película...

M: Ayudó que ella tomó Reliverán: yo tomé pastillas de menta y ella pidió Reliverán.

A: ¡Eso me lo dijo él a mi! Y ahora se dio vuelta.

M: No, no, está todo grabado. Está documentado.

A: Nos quisimos desde siempre. Incluso hicimos un piloto. Y yo me había olvidado.

M: ¡Me lo negás!

A: Me hizo acordar un periodista, ahora, me dijo que hice un piloto con él… y yo le dije que no.

M: Esa es la química de la que preguntás…

A: Como ves, coincidimos en algo del humor, así como coincidís con alguien en el cuadro de fútbol, o en el erotismo, que ahí, no… él tiene una novia muy joven…

M: ...dejá de cosificarme, tratame como un ser humano un minuto...

A: ...coincidir en el humor con alguien ya está, es para adelante.

M: La hemos pasado muy bien... hasta el accidente del dron.

- ¿Qué pasó? ¿Qué accidente?

R: Bueno, no sé si es para contar, es gracioso para nosotros. En un momento, en La Rioja, nos pidieron que empezáramos a reír cuando nos tomara el dron. Y estábamos en un campo, caminando y caminando, y el dron sobrevolaba y no lo veíamos. Y entonces le dije que la iba a abrazar, para girar y ver dónde estaba el dron.

J: Y el dron no aparecía, caminamos y caminamos, ¡nos dejaron en el desierto!

R. Fue muy divertido todo. Nos fuimos de viaje a La Rioja, además.

-No habrán sido 500 mil lucas pero metieron un viajecito por lo menos.

R: ¡Y juntamos las millas!

J: Vos las juntaste, sos vivo.

R: Te voy a mandar a una capacitación.

- Roberto, la película marca tu debut como actor… ¿Ya te sentís intérprete?

M: No, de ninguna manera. Me encantaría volver a hacerlo, pero por ahora es esto. Hice de actor, hice un papel de actor, pero soy humorista, comediante. Intenté hacerlo de la mejor manera, y sé que hay varios directores interesados, ahí tenía una llamada perdida de Scorsese…

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla