Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
El país |ANTECEDENTE
“Conchu...”, el insulto político de la semana, con historia platense

Es un término con diversas acepciones. Una anécdota en la Justicia local

9 de Junio de 2013 | 00:00

Hace pocos días una frase del titular de la Unión Cívica Radical, Mario Barletta, revolucionó al universo Twitter, pasó a todos los diarios del país y originó un chisporroteo político, tan escandaloso como fugaz. El dirigente dijo: “Dante Caputo se muestra conchudo sólo para conseguir un cargo de diputado nacional”.

Pocas horas después el propio Barletta, al admitir que fue él quien había escrito el polémico tuit, aseguró que utilizó el término “conchudo” no como un insulto sino para dar a entender que Caputo –que ahora milita en las filas de Binner, cuyo partido negocia un acuerdo con el radicalismo- había actuado como una persona astuta o sagaz, ya que “conchudo” también quiere decir eso.

Efectivamente, el diccionario de la Real Academia Española incluye ese significado como una de las cinco acepciones, que son, en este orden: “Cubierto de conchas; sinvergüenza, caradura; indolente, que no se afecta o conmueve (Colombia); Tosco (Costa Rica) y, finalmente, astuto, sagaz, cauteloso.

EL CASO LOCAL

Durante la polvareda que levantó este episodio no pocos abogados de La Plata recordaron –y se trata de una tradición oral que viene de, por lo menos, seis décadas atrás- que el renombrado jurista platense Amílcar Mercader había aplicado el mismo “procedimiento” punzante contra un juez.

Jurista brillante, dirigente radical, decano de la facultad de Derecho, procurador general de la Nación, ministro y presidente de la Corte bonaerense, autor de libros de derecho que aún son consultados por alumnos, profesionales y magistrados, durante los años que ejerció la profesión de abogado exhibió en sus escritos un estilo culto, incisivo, propio de un intelectual afinado.

Los profesionales recordaron ahora que, en una oportunidad, al pedir un expediente en el que actuaba como abogado, leyó una providencia que había dictado un juez ante un pedido suyo. Al notificarse de que le había rechazado el planteo, tomó su lapicera y con letra prolija escribió al pie de la resolución: “Al leer la fundamentación del rechazo, advierto que Su Señoría se ha comportado como lo que es: un verdadero conchudo”.

Quince minutos después, al llegar a su estudio, estaba la Policía esperándolo. Lo detuvieron y llevaron al juzgado.

“Al leer la fundamentación del rechazo, advierto que Su Señoría se ha comportado como lo que es: un verdadero conchudo”, escribió el jurista Amílcar Mercader

Allí le expresó al Juez su extrañeza “ya que lo que hice fue elogiarlo…”, para explicarle lo de la astucia y sagacidad... Dicen que la historia terminó con una reconvención del magistrado que, luego de aceptar que no conocía esa acepción benigna del término, le habría dicho a Mercader que “usted no puede ignorar el clarísimo significado que la lengua coloquial le asigna a la palabra conchudo”.

ADVERTENCIA DE LA REAL ACADEMIA

Lo cierto es que la Real Academia Española viene advirtiendo que la acepción de conchudo como “astuto o sagaz” hace muchísimos años que cayó en desuso.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $223.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla