Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Mejor cosecha que rendimiento

El triunfo le permitió llegar a los 26 puntos para poder cerrar un torneo digno. Si hasta tiene chances... Pero su fútbol no contagia

PATRICIO RODRIGUEZ AMAGO, SE HIZO UN HUECO Y CONSIGUIO SACAR EL CENTRO. ESTUDIANTES DERROTO 1-0 A COLON
PATRICIO RODRIGUEZ AMAGO, SE HIZO UN HUECO Y CONSIGUIO SACAR EL CENTRO. ESTUDIANTES DERROTO 1-0 A COLON

Analisis Por Martín Cabrera

Si en el fútbol lo único que sirve es ganar, Estudiantes tiene motivos para celebrar: a falta de dos fechas llegó a los 26 puntos, está cerca de cumplir su objetivo de superar las 28 unidades, suma 15 partidos sin perder como local, tiene la valla menos vencida del torneo y, de yapa, quedó a cinco puntos del líder San Lorenzo, al que visitará la próxima fecha en el Nueva Gasómetro. No está tan mal si se lo compara con el torneo del semestre pasado.

Pero su fútbol no convence ni contagia. Débil en ofensiva, impreciso en los pases, desbordado en el medio y hasta con algunos (pocos) desacoples en defensa, una línea que mejoró mucho en el último tramo del torneo, es cierto. Ayer el equipo jugó un partido para el olvido, de los peores en mucho tiempo. Y de esa manera sigue generando un manto de dudas con respecto al rumbo de un plantel con jugadores como para aspirar a más.

¿Por qué juega mal? Ayer claramente porque no fue preciso en el traslado. Si hasta Verón, de los mejores en ese aspecto, dilapidó no menos de diez pelotas. Partiendo de ahí, un equipo que basa todo en la tenencia, si está impreciso no funciona.

En otros partidos, algunos de ellos con derrota final, Estudiantes manejó mejor la pelota, pero chocó contra sus otras carencias que no logra mejorar: la sorpresa y la definición.

Ayer, Guido Carrillo volvió a mostrar que el esquema le está haciendo daño. Pide a gritos una modificación, una ayuda, algo... El equipo nunca logró disimular la salida de Duván Zapata. Peor que eso, involucionó claramente, con Carrillo, Jara o quien jugase.

Para colmo, contra Colón, al técnico se le mancaron dos conejitos que en otros partido sacaron de la galera algunas soluciones. Por las bandas, Carlos Auzqui y Patito Rodríguez no marcaron ni desbordaron. Tampoco aportaron los pibes Rosales y Auzqui. Los pibes...

“Si no entendés el juego no tenés proyección. Hay que poner el cerebro en remojo, charlar y trabjar”, dijo Verón tras el triunfo. Teléfono para los juveniles.

Más allá de eso no hubo un jugador que no reconociera el mal rendimiento. También el técnico, que con su estilo parco y sereno dijo que habían fallado en la precisión.

Estudiantes no juega bien. Pocos partidos lo hizo. Aunque ningún rival lo superó, tampoco superó claramente a ninguno de los que venció. Está en la mitad, ni desastre ni fenómeno, ni frío ni caliente, ni grande ni chico, ni chicha ni limonada. Y eso preocupa.

Pero ayer ganó. El gol lo consiguió con una fórmula que parecía estar archivada: centro y gol del Chavo Desábato. Con eso, de la mano de dos experimentados, y algo de la suerte que le fue esquiva en otros partidos (Olimpo, Belgrano...), se llevó los tres puntos. Fundamental para escaparle a la zona roja y soñar con cerrar el torneo dignamente. Pero que no parece alcanzar para que el balance de fin de año sea del todo positivo. Porque, por ahora, está mejor en la tabla que en el rendimiento.

casi ocho meses
El actual DT asumió el 5 de abril cuando el equipo estaba muy complicado. Para este torneo trajo refuerzos de jerarquía, pero no funcionaron, del mismo modo que los juveniles

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla