Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
DATOS SOBRE LA SITUACION LABORAL PROVINCIAL

En diez años, el empleo público en la Provincia creció un 55%

Según un estudio privado, Buenos Aires registra actualmente una planta de 42 trabajadores estatales cada mil habitantes.

En diez años, el empleo público en la Provincia creció un 55%

Por MARIANO PEREZ DE EULATE

Clic para ampliarDurante la última década, entre el año 2003 y el 2013, el empleo público provincial en Buenos Aires creció un 55 % arrojando como un dato destacado, en términos relativos, que existen 42 agentes estatales cada mil habitantes del distrito.

Diez años atrás, en el inicio de la década de hegemonía política del kirchnerismo, había en la Provincia 30 empleados públicos cada mil habitantes. El gobernador era Felipe Solá, hoy en las filas del Frente Renovador massista. Obviamente que en el medio hubo un salto en la cantidad de población llegando en la actualidad, según el último censo, a más de 15.600.000 habitantes.

Comparando con el resto de las 23 provincias argentinas Buenos Aires es, en verdad, de los lugares que más creció el empleo público. Sólo seis provincias muestran niveles superiores en los últimos diez años, con casos realmente exorbitantes.

Considerando las 24 provincias argentinas, el empleo público ha crecido a un ritmo de 3,6% anual entre 2003 y 2013 contra un 5,6% en que lo hizo el empleo privado formal

Un ejemplo: en ese mismo período de tiempo, en Tierra de Fuego más que se duplicó, experimentando un crecimiento de 106% y mostrando en la actualidad una plantilla de 119 empleados públicos cada mil habitantes. En Catamarca, para citar otro caso, creció el empleo público un 80 % en la última década. Santa Cruz, Chubut, Corrientes y Salta también muestran índices más elevados en este aspecto que el principal distrito del país.

Los datos son parte de un trabajo de la consultora NOAnomics titulado “Empleo público de las provincias, una bomba de tiempo” en el que se señala, además, que el año pasado cerró con un planta de empleados públicos provinciales en todo el país de 1.980.000 agentes. Eso representa 592 mil trabajadores más en ese rubro que en el 2003, lo que implica un aumento de 43% en la última década en términos globales. Esas cifras excluyen el sector público nacional y municipal.

Como se puede observar, con aquel 55% de crecimiento del empleo público dentro de sus límites Buenos Aires está 12 puntos porcentuales por encima de la media nacional que se calcula en base a todas las provincias y que arroja ese 43% antes mencionado.

Considerando las 24 provincias argentinas, el empleo público ha crecido a un ritmo de 3,6% anual entre 2003 y 2013 contra un 5,6% en que lo hizo el empleo privado formal.

El dato curioso es que, desguazando año tras año esa estadística general, se comprueba que entre 2003 y 2008 el crecimiento del empleo privado en las provincias duplicaba al aumento del empleo público; pero en los últimos cinco años la ecuación se invirtió y ahora el sector público pasó a duplicar al privado en cuanto a la creación de empleo genuino.

Traducido: “De no ser por el aumento en las plantas de personal de la mayoría de las provincias las tasas de desempleo registradas en ellas hubieran sido mayores, al perder dinamismo el sector privado como generador de fuentes de trabajo”, señala el trabajo firmado por el economista Félix Piacentini.

En la actualidad, en algunas provincias por lo menos la mitad de los puestos de trabajo en relación de dependencia son generados por la administración pública. Es el caso de: Catamarca, Formosa, Santiago del Estero, Corrientes, La Rioja, Chaco o Jujuy. Esto explica porqué en muchos distritos los gobiernos provinciales muestran esa tendencia tan caudillesca de enquistarse en el poder, convirtiendo al Estado casi en un bien familiar o hereditario.

Un dato, si se quiere, positivo es que sólo Misiones, Santa Fe y Córdoba tienen menos empleados públicos cada mil habitantes de lo que registra Buenos Aires, a pesar de que ésta se ubica entre las que tuvo un mayor crecimiento de la cantidad de agentes. Una ventaja estadística por tener tanta cantidad de gente poblando su territorio. El resto de los distritos la sobrepasa holgadamente, recalca el informe que fue elaborado en base a datos oficiales del Ministerio de Trabajo.

HILANDO FINO

Más allá de esos números estadísticos confeccionados en base a los datos aportados por las propias provincias a la Nación, lo que resulta realmente difícil de definir en Buenos Aires es la cantidad exacta de empleados públicos que existen.

Según el Presupuesto 2014, se contempla para este año una incorporación de 11.170 nuevos cargos, lo que llevaría la planta de empleados permanentes a 323.302 y la de transitorios a 106.620. Hablamos de 432.922 empleados, según ese detalle oficial (Artículo 8º).

Sin embargo, economistas no kirchneristas y fuentes de la oposición evalúan que, en verdad, la planta de empleados públicos bonaerenses trepa a unos 630 mil agentes o más si se incluyen las diferentes modalidades de contratación –mensualizados, locación de servicios, cargos docentes y no docentes, etc.- y, sobre todo, la heterogeneidad de regímenes estatutarios que rigen las condiciones laborales de los trabajadores de la Provincia.

Fuentes gremiales comentaron a este diario que los empleados públicos provinciales se encuentran divididos en 18 estatutos diferentes, entre los que fueron aprobados por normas provinciales (carrera hospitalaria, estatuto docente, Ley 10.430, etc.) y los aprobados por leyes nacionales que se aplican a personal transferido a la Provincia (personal de Puertos, Ferroviario, Astilleros, etc.). Un berenjenal que en ocasiones provoca desigualdades, ya que en un mismo lugar de trabajo pueden convivir empleados con diferentes tratamientos estatutarios.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...