Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
AGAPORNIS

Cumbia pop con sello platense

La banda que nació para animar los terceros tiempos en La Plata Rugby Club se convirtió en un fenómeno nacional, con miles de seguidores en las redes sociales y en Youtube. Claves de un éxito inesperado

Sudáfrica, principios del 2011. En el micro que traslada a un grupo de jugadores de la camada ´89 de La Plata Rugby Club aparecen una guitarra, un güiro y otros instrumentos de percusión. Algunos de los jugadores matizan el traslado, entre partido y partido, improvisando unos temas y creando un ambiente de euforia en el que surge una idea: armar una banda para animar los terceros tiempos de los partidos. Con ese sólo objetivo, siete integrantes del club, a los que posteriormente se unió una cantante, empezaron a ensayar sin sospechar que lo que se estaba preparando en esos ensayos se iba a tranformar, en poco más de un año. en un fenómeno tan popular como singular: Agapornis, una banda que lleva a la cumbia éxitos del pop nacional e internacional, que explotó en las redes sociales, llegó al primer disco de la mano de un reconocido sello internacional y suena todas las noches en las discotecas de todo el país.

Algunos números sirven para ilustrar la magnitud del fenómeno: a mediados de octubre siete canciones del primer disco de Agapornis , “Volando con Ritmo”, estaban en el top 10 del ranking de descargas de iTunes, en el que sólo fueron superados por nombres como los Rolling Stones, Adele y PSY. Más de 8 millones de personas vieron sus videos en Youtube y suman más de 270.000 fans en su página de Facebook.

Sus versiones a ritmo de cumbia de “Someone like you”, de Adele, “Persiana Americana” de Soda Stereo , “Si te vas”, de Shakira y “El Muelle de San Blas”, entre otros, suenan en todo el país. Y asi alguna vez el grupo se limitó en tocar en bares platenses y en terceros tiempos de partidos de rugby, actualmente lo hace en microestadios que reúnen a entre 6.000 y 7.000 personas y hasta llegaron a reunir a 12.000 espectadores en Plaza Moreno en el mes de febrero.

Gonzalo Mendes, el guitarrista de la banda, no disimula su asombro por todo lo que están viviendo los integrantes del grupo.

“Es algo que no esperamos y que nunca buscamos, pero que aceptamos. Cuando empezamos a tocar teníamos el único propósito de divertirnos, y ahora sigue siendo así. Pero no sabemos en qué momento se produjo un punto de inflexión y teníamos montones de seguidores en las redes sociales y empezaron a aparecer otras propuestas, como tocar en bares primero, en la televisión después y ahora de hacer giras y tocar por distintos puntos del país”, cuenta.

Los integrantes varones del grupo tienen todos 23 años y juegan desde que eran chicos en La Plata Rugby. Juan Martín Garriga Lacaze (segunda guitarra y voz), Gonzalo Mendes (primera guitarra), Leandro Zingale (bajo), Juan Cruz Costabel (teclados), Agustín Cairo (güiro y coros), Santiago Etchart (timbales) y Juan Pérsico (octapad) invitaron a uno de los primeros ensayos a Belén María Condomí Alcorta, quien se convirtió en la cantante de la banda, que concretó así su formación definitiva.

Una particularidad del grupo: ninguno de sus integrantes había tocado antes en otras bandas. Sin embargo, con los arreglos de Juan Cruz Costabel desde los teclados se fueron animando a recrear, en versión cumbia, los temas que más les gustaba escuchar.

“A la noche lo único que se escucha es reggaetón y cumbia. Entonces lo que decidimos fue llevar a la cumbia aquellos temas que nos gustaba escuchar a la tarde. Y eso hicimos. La respuesta fue inmediata, a la gente le gustó y lo de tocar en los terceros tiempos duró menos de un mes. La gente empezó a pasarse de boca en boca la información de donde ir a vernos y empezaron a surgir nuevas propuestas, para tocar en lugares de La Plata primero y de Buenos Aires después. Mientras tanto, la cantidad de vistas a nuestros videos en Youtube y “Me gusta” en la página de fans de facebook crecieron cada vez más. partir de ahí pasaron algunos videos nuestros en televisión y casi enseguida nos invitaron a tocar a programas como Telenoche o la Cocina del Show. Y después vino el contrato con Sony para grabar nuestro primer disco”, cuenta Gonzalo Mendes.

El suceso vertiginoso y singular de la banda hizo que aparecieran las primeras etiquetas, tales como las de “cumbia cool”, “cumbia pop” o “cumbia cheta” para definir a su música.

Pero los integrantes de Agapornis no están de acuerdo con esos rótulos y dejan bien en claro que respetan tanto a la cumbia como a la música pop que convierten en música tropical.

“Hay gente que nos critica porque dicen que tocamos temas pop como `Persiana Americana` y los destrozamos. Pero nosotros los tocamos con respeto, sin burlarnos y tocamos cumbia porque nos surgió naturalmente. Es la música que se toca y que se baila a la noche. Es eso o reggaetón y la elección se dió de manera espontánea, aunque ese estar a mitad de camino entre la cumbia y el pop a veces hace que algunos nos critiquen”, dice Gonzalo.

Una de las reacciones que los llena de orgullo es la de Pablo Lescano, referente de la cumbia villera, quien, según cuenta Gonzalo “nos dijeron que esuchó lo que hacemos y les gustó”.

objetivo: divertirse

Los Agapornis dejan en claro que su principal objetivo sigue siendo el del principio: divertirse. Dada esa condición no les molestaría tocar en un boliche específico de la movida tropical o acercarse a artistas de esa movida, aseguran.

Pero siempre destacan que la música para ellos es un hobby y que el éxito vertiginoso e inesperado de Agapornis no los cambió para nada.

Todos están estudiando distintas carreras en la universidad y esa sigue siendo su prioridad mientras el grupo sigue cosechando popularidad y seguidores.

“Cuando recién empezamos, la gente que nos iba a ver tenía más o menos nuestra edad. Ahora nos va a ver un público más variado, de todas las edades y en Mendoza hasta hubo una señora de 70 años que quiso sacarse una foto con nosotros.

La vida de todos los días también cambia, reconoce Gonzalo Mendes, aunque deje bien en claro que “no nos creemos personalidades”.

No obstante no pueden evitar que la gente los reconozca por la calle, algo que notan, sobre todo, en el interior del país.

Mientras tanto, la firma del contrato con Sony hizo que tengan que dedicarle más tiempo al grupo y les permitió “organizarse más” como banda.

Ya no tienen que ir personalmente a negociar sus presentaciones, ahora de eso se ocupa el sello, mientras los integrantes del grupo se concentran en lo musical.

En ese sentido, cuentan que el repertorio se define siempre en base a los gustos personales de los integrantes del grupo, así como también a partir del aporte de ideas de parte de amigos y familiares,

“Nuestras familias están tan contentas como nosotros por todo lo que no está pasando y nos acompañan en todo. Es lo loquísimo, porque al principio no entendían nada, pero ahora lo toman como algo espectacular y lo están viviendo con tanta intensidad como nosotros”, dice Mendes.

Al mismo tiempo que tocan por distintos puntos del país para promocionar su disco debut, los integrantes de Agapornis manejan otros proyectos. Uno de ellos, el de componer un tema propio. Algo en lo que actualmente están trabajando, pero sin cambiar el género que los llevó a la popularidad: “porque es el concepto que funciona y que a la gente le gusta y divierte”, dice.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...