Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
El radicalismo ratificó su rechazo al proyecto

17 de Agosto de 2012 | 00:00

El jefe del bloque de Diputados radicales, Ricardo Gil Lavedra, ratificó que su bancada rechazará el proyecto oficialista de estatización de la ex Ciccone, al advertir que "consolida un cuadro de corrupción y de impunidad".

"La medida que ahora impulsa el gobierno tiene toda la apariencia de ser una medida distractiva que en lugar de echar luz, la oscurece todavía más", advirtió Gil Lavedra.

En declaraciones a radio La Red, el diputado sostuvo que la iniciativa que obtuvo media sanción en el Senado "pareciera ser que consolida un cuadro de corrupción y de impunidad y ni siquiera da una respuesta a quién puso la plata para levantar la quiebra y quiénes son los beneficiarios de todo esto".

En el mismo sentido, el senador radical Ernesto Sanz advirtió que "es un escándalo y un descomunal despropósito que el Congreso haya tratado una expropiación que carece de los más elementales requisitos de información para poder dictar una ley".

"Todos tenemos que reaccionar y ser conscientes de que éste es un momento difícil para el país, donde si no nos plantamos, el Gobierno nacional va por todo", advirtió Sanz en declaraciones a la radio La Once Diez/AM 1110.

El legislador mendocino sostuvo que "el principal requisito es saber a quién se expropia pero también saber qué se expropia, es decir qué activos tiene esta empresa y si son necesarios, útiles, si funcionan bien".

Agregó que "el radicalismo defendió y defiende la soberanía de Argentina pero éste no es un caso de soberanía".

"Se pretende disfrazarlo con una palabra muy cara, muy fuerte y demasiado digna como para encubrir el escándalo Ciccone", subrayó.

Ayer, el Senado aprobó con 44 votos a favor y 20 en contra el proyecto de expropiación de la Compañía de Valores Sudamericana (ex Ciccone), en una sesión conducida en gran parte por el vicepresidente Amado Boudou, quien fue blanco de críticas directas e indirectas de la oposición.

A pesar de que la empresa que se pretende expropiar es objeto de una investigación judicial que roza a Boudou, el vicepresidente abrió la sesión y permaneció en su lugar durante gran parte de ella, sin mostrar gestos de incomodidad ante las interpelaciones de algunos opositores

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla