Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 23 °C
Nublado
Humedad: 86 %
20.4.2018
PANORAMA NACIONAL

La Justicia emite señales que intranquilizan al Gobierno

La disolución del tribunal que debía juzgar a Cristina, la liberación de Cristóbal López y los cuestionamientos a la “doctrina Irurzun” ponen límites a la estrategia para mantener a raya al peronismo desde los tribunales

La Justicia emite señales que intranquilizan al Gobierno

Por MARIANO SPEZZAPRIA
@mnspezzapria

Como suele decirse en los tribunales, los jueces hablan por sus sentencias. Y en los últimos días, el mensaje que transmitieron a la sociedad algunos de los más importantes magistrados argentinos, a través de sus fallos, es intranquilizador para el Gobierno: disolvieron un tribunal que iba a juzgar a Cristina Kirchner, liberaron a Cristóbal López y empezaron a investigar al jefe de la AFI, Gustavo Arribas, un funcionario de la máxima confianza del presidente Mauricio Macri.

La Casa Rosada y el Ministerio de Justicia reaccionaron inicialmente con cierto desconcierto, pero luego entrevieron una reacción corporativa de los jueces frente a la demanda pública del Presidente para encarar reformas en la Justicia, que la pongan a tono con los cambios que la administración nacional pretende implementar en otras áreas de la vida nacional. Aunque las generalizaciones son siempre injustas y parten de la lógica binaria del blanco y el negro.

La disolución del tribunal que debía juzgar a Cristina cayó como un balde de agua fría en la Rosada ”

 

No obstante, en el Gobierno buscarán recortar el poder de Comodoro Py -donde se asienta la Justicia federal con competencia en causas por corrupción- con un plan que entre otros puntos incluye la designación como procuradora general de Inés Weinberg de Roca, quien actualmente integra el tribunal superior porteño.

La funcionaria deberá primero pasar el filtro del Senado antes de ocupar el cargo clave que durante años ostentó la controvertida Alejandra Gils Carbó.

El riesgo que corre la administración de Cambiemos sería caer en la misma actitud colonizadora de otro poder del Estado que caracterizó al kirchnerismo. Pero el clima político que se respiraba este fin de semana en el Ejecutivo no era propicio para este tipo de advertencias.

“Señores jueces, gran parte de la responsabilidad y el trabajo de mejorar la institucionalidad y la reputación de Argentina es de ustedes”, escribió en las redes sociales la jefa de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso.

La funcionaria tiene conciencia de que un grupo de jueces impulsa el traspaso de esa oficina a la órbita judicial.

En el Ejecutivo también preocupa la caída en desgracia de la “doctrina Irurzun”, según la cual los jueces justifican el dictado de prisiones preventivas porque los (ex) funcionarios acusados por hechos de corrupción tienen capacidad para obstaculizar las investigaciones. La Cámara Federal acaba de dar por tierra con esta doctrina en el caso de Cristóbal López.

LA CORTE A LA CABEZA

La disolución del tribunal que debía juzgar a Cristina Kirchner por el encubrimiento del atentado contra la AMIA y las irregularidades en la obra pública, decidida por la Corte Suprema en un fallo mayoritario que firmó el presidente del tribunal, Ricardo Lorenzetti, cayó como un balde de agua fría en la Rosada.

De hecho, los asesores judiciales del presidente Macri evaluaron que ahora los juicios contra la ex mandataria demorarán su inicio unos seis meses más que lo previsto.

RECALCULANDO...

En principio, el objetivo no reconocido por el Gobierno era que la ex presidenta se pasara varios meses del año próximo afrontando el enjuiciamiento, en coincidencia con la campaña electoral.

A juzgar por los 20 millones de dólares que tenían los hijos de Lázaro Báez en cuentas en Suiza, la causa que más probabilidades tiene de ligar a Cristina Kirchner con la corrupción de la obra pública es la que tiene su foco en el “empresario” que fuera amigo personal de Néstor Kirchner.

El próximo miércoles, en tanto, se constituirá en el Senado la comisión de Asuntos Constitucionales, que deberá tratar –cuando llegue el momento- los pedidos de desafuero de Cristina Kirchner.

El cuerpo será presidido por el peronista jujeño Dalmacio Mera, primo del gobernador salteño Juan Urtubey y alineado con Miguel Pichetto en la Cámara alta. La propia Cristina integrará la comisión y por ahora el PJ planchará los reclamos de Cambiemos.

Pero nada asegura que, cuando lo considere necesario, el peronismo no kirchnerista deje de proteger a la ex presidenta.

Las idas y vueltas de la política pueden deparar escenarios inesperados. Si lo habrá pensando el ministro de Finanzas, Luis Caputo, cuando el jefe de Gabinete Marcos Peña le comunicó que debería ir al Congreso –probablemente el próximo jueves- a dar explicaciones ante una comisión bicameral, por su participación en fondos offshore.

De todos modos Peña no dejó a Caputo librado a su propia suerte y ya le acercó un “paper” con los ejes discursivos para su defensa ante los embates que seguramente llegarán desde los sectores más duros de la oposición.

La gobernadora Vidal sigue siendo la carta fuerte de Cambiemos no sólo en la Provincia

 

Otro funcionario que no pasa un buen fin de semana es Gustavo Arribas, el jefe de la AFI, dado que el juez federal Claudio Bonadio viajó a Suiza y a Brasil para rastrear cuentas del espía presuntamente relacionadas a pagos irregulares de la empresa brasileña Odebrecht en medio del escándalo por el Lava Jato.

EL CASO SCIOLI Y EL PJ

En la vereda de enfrente, el que recibió malas noticias judiciales fue Daniel Scioli.

El ex gobernador y actual diputado ensayaba un silencioso acercamiento al Gobierno nacional, luego de haber faltado a la sesión caliente de diciembre por la reforma previsional, cuando fue procesado y citado a declaración indagatoria en una causa que inició una denuncia de Elisa Carrió.

La jefa de la Coalición Cívica funciona como un dique de contención que impide los acuerdos del PRO con peronistas que antes fueron kirchneristas.

De igual forma, Scioli no tiene proyección entre las principales figuras de la política para los próximos años.

CARTA DE MASSA

El Partido Justicialista de la provincia de Buenos Aires ya empezó a mirar para otro lado: ayer reformó su Carta Orgánica para aceptar el eventual regreso de dirigentes que se fueron para ser candidatos de otros espacios. Y rápidamente Sergio Massa envió una carta al Congreso partidario para afirmar que “no existió en la historia política otro proceso socioeconómico comparable al peronismo”.

El mensaje de Massa fue leído en el mismo encuentro en el que Hugo Moyano fue ovacionado. El jefe de los Camioneros había participado antes de una reunión dirigencial en San Luis que fue dominada por el kirchnerismo y vaciada por los gobernadores del PJ.

Justamente esos mandatarios se han vuelto fundamentales para el futuro del peronismo, dado el colapso del aparato partidario en la provincia de Buenos Aires, que teme una nueva derrota a manos de María Eugenia Vidal.

La Gobernadora sigue siendo la carta fuerte de Cambiemos, no sólo en territorio bonaerense sino a nivel nacional, y eso provoca recelos en la Casa Rosada.

Allí mismo fueron sometidos a revisión los números económicos de la administración bonaerense, pero luego Vidal y Peña se mostraron juntos en una visita al penal de Florencio Varela. Ambos funcionarios son, junto al alcalde porteño Horacio Rodríguez Larreta, los que más chances tienen de heredar el liderazgo del presidente Macri.

Para el mandatario esos son problemas de sobreabundancia, que en todo caso deberá resolver en el futuro. En lo inmediato, debe abocarse a la coyuntura: la marcha de la economía, la inflación, el control de la agenda política –que recuperó con iniciativas como la apertura del debate sobre el aborto- y los roces con la Iglesia católica, con la figura del Papa Francisco como contrapeso. También la pulseada con los gremios, a los que quiere llevar a negociar la competitividad.

A todas esas preocupaciones, el presidente Macri sumó en los últimos días el mensaje de los jueces que, ciertamente, puso límites a la estrategia para mantener a raya al peronismo desde los tribunales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...