Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 21 °C
Nublado
Humedad: 89 %
20.4.2018
PANORAMA PROVINCIAL

Viejas fotos del pasado y un llamado a la unidad para la búsqueda de candidatos

El peronismo bonaerense reordena el tablero y abre sus puertas. Vidal, con un ojo en los fondos

Viejas fotos del pasado y un llamado a la unidad para la búsqueda de candidatos

Por JOSÉ MALDONADO
jmaldonado@eldia.com

Hay futuro”. El slogan con el que dirigentes del kirchnerismo reciclado se reunieron el jueves y viernes pasado en San Luis puede funcionar también como una pista sobre el dilema central que atraviesa a la principal fuerza opositora por estos meses. ¿Habrá 2019 o las elecciones del año próximo serán otras vez torturados espectadores del baile triunfal de Cambiemos?

En la semana que terminó, el peronismo comenzó a poner en marcha los intentos, por ahora descoordinados, de reconstrucción, en la búsqueda no sólo ya de candidatos sino de liderazgos.

El peronismo se alimenta con el combustible de las malas noticias económicas que viene recibiendo el gobierno, que esta semana se reflejaron en la difusión del índice de precios mayoristas, con un acumulado anual del 10%. “Si seguimos así, para cumplir la meta de inflación, Cambiemos se va a tener que desprender de un par de provincias”, bromeaban en los cónclaves peronistas.

Aunque se propongan inyectar algo de la mística perdida, por ahora los intentos del kirchnerismo por ponerse al frente de la pelea de cara a 2019 son fallidos. La imagen que dejó el cierre del “Encuentro de la Militancia Peronista” en La Pedrera, con Hugo Moyano y Amado Boudou en primera fila, lo redujo a un mitin de la nueva y forzada alianza con el líder camionero y poco más. Para muchos de los hombres del peronismo provincial, una foto del pasado.

En San Antonio de Areco, primero, y Hurlingham, después, el peronismo bonaerense llevó adelante esta semana su propia agenda de actividades. Ayer, en el Conurbano, sesionó el Congreso del PJ bonaerense en una jugada con el sello del nuevo conductor de la fuerza, el intendente Gustavo Menéndez.

“ La elección como congresal de Solá, hoy todavía en las filas del massismo, fue uno de los primeros gestos en el camino de reconstrucción del PJ provincial”

 

“Unidad con todos, sin restricciones”, es el mensaje que repitieron ayer en el mitin del club Tesei, convocado para designar nuevos congresales y para votar la reforma de la Carta Orgánica necesaria para allanar el camino de retorno a quienes fueron candidatos por otras fuerzas.

“Será para que puedan volver los kirchneristas que se presentaron por Unidad Ciudadana”, chicaneaban ayer por lo bajo en el entorno de Florencio Randazzo.

Por lo pronto, el camino de señales hacia la unidad tuvo ayer un primer hito: Felipe Solá, diputado por el Frente Renovador, fue designado primer congresal nacional por la Provincia. Un paso lógico para quienes vienen siguiendo los movimientos del ex gobernador provincial y otros hombres del massismo, como Daniel Arroyo.

Mientras tanto, esta semana se produjo otro encuentro que dejó especulaciones. En el Palacio Raggio, su base de operaciones, Florencio Randazzo recibió el jueves a Sergio Massa.

Fue un almuerzo de reencuentro tras años de distanciamiento entre quienes fueron compañeros del gabinete kirchnerista, quienes el año pasado se tiraron con munición gruesa en medio de la campaña electoral.

Randazzo y Massa, en rigor, habían retomado el contacto hace algunos meses, vía Whatsapp. Por esa vía, hablaron de la necesidad de concentrarse en las coincidencias. El jueves volvieron a remarcarlo.

El ex ministro del Interior y el líder del Frente Renovador hablaron básicamente de la necesidad de avanzar hacia algún tipo de frente de unidad para 2019 que pueda, eventualmente, dirimir diferencias por candidaturas o armado de listas en las Primarias.

Además, hablaron de concentrarse en la provincia de Buenos Aires y acordaron un nuevo encuentro. ¿Se viene la unidad de los legisladores bonaerenses del massismo y el randazzismo?

UNA CENA, MIL VERSIONES

Con un ojo en estos movimientos, María Eugenia Vidal se concentró esta semana en las gestiones para aceitar la llegada de fondos del gobierno nacional a la Provincia, una de los principales desvelos en la Gobernación.

El jueves, acompañada por el Jefe de Gabinete Federico Salvai, se reunió con Marcos Peña y Mario Quintana en la Casa Rosada. Fue, dijeron, un encuentro de coordinación.

Uno de los dos ejes centrales, trascendió, fue la marcha de las negociaciones paritarias con los gremios docentes, en la antesala de un nuevo encuentro previsto para el miércoles próximo.

El otro, un tema que obsesiona al equipo económico de la Provincia y que tiene que ver con la marcha del Pacto Fiscal, fruto del cual Buenos Aires recuperará los fondos que le corresponden y que hoy no está percibiendo.

Vidal protagonizó además en los últimos días un episodio que generó especulaciones. Recibió, en una cena privada en su domicilio de la Base Naval de Morón, a Margarita Stolbizer.

Cada vez más alejada de Sergio Massa, la líder del GEN no oculta su afinidad en muchos temas con la Gobernadora, con quien comparte diagnósticos en materia social y en la necesidad de enfocarse en “la lucha contra las mafias”.

La cena, que finalmente se filtró y llegó a los medios, dejó versiones de todas las especies. Una de las más compartidas, apunta a una posible postulación de Stolbizer para ocupar uno de los sillones vacantes en la Suprema Corte de Justicia provincial.

Especulaciones aparte, el encuentro se produjo con Vidal ya lanzada en la carrera hacia la reelección. Por eso, la cena con Stolbizer (que es muy crítica con el presidente Macri), fue vista por muchos como una especie de gesto de autonomía de una Gobernadora que ya mira el 2019.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...