Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
ENTREVISTA CON JUAN RAMÓN VERÓN, A 50 AÑOS DE LA PRIMERA LIBERTADORES PINCHA

“Estábamos muy bien preparados y teníamos un cuerpo técnico de avanzada”

La Bruja, goleador y figura albirroja de aquella consagración, recordó la conquista. Elogió a Osvaldo Zubeldía, repasó partido por partido y contó lo que significó ese plantel en su vida

La Bruja Verón con la Copa, la que levantó hace medio siglo en el estadio Centenario / Sebastián Casali

La portada de El DÍA

Por MARTÍN CABRERA
mcabrera@eldia.com

Pasaron 50 años de aquella final que lo consagró. Sus gambetas en la primera fase de la Libertadores, aquel partidazo en Avellaneda contra Independiente, el gol de chilena a Racing en la semifinal, la apilada sobre el arco del Industrial en la primera final y el segundo gol contra Palmeiras, el 16 de mayo de 1968. Juan Ramón Verón, la Bruja -para algunos el mejor jugador en la historia del Club- recibió a este medio para hablar de aquella inolvidable conquista en Montevideo de la cual hoy se celebran las Bodas de Oro.

VIDEO.- El golazo de chilena de la Bruja Verón en la semifinal ante Racing

El hombre viste ropa deportiva. Hace un tiempo superó la barrera de los 70 y sigue amando al fútbol igual que antes. De hecho cuenta que la semana pasada jugó un partido en el complejo Prado Español de Villa Elisa

-¿Qué significó para usted esa primera copa Libertadores?

-Para nosotros fue algo inesperado, nos tomó un poco por sorpresa. Después de ganar el Metropolitano del ‘67 sabíamos que podíamos conseguir algo más, pero nunca pensamos algo tan grande. Pero ¿sabés qué? Teníamos un cuerpo técnico muy trabajador, de avanzada y nosotros confiábamos una barbaridad.

-¿Cuándo se dieron cuenta que podían hacer un buen papel?

-En el primer partido contra Independiente, en Avellaneda. Debutamos en enero y ganamos 4-2. No era cualquier Independiente, había sido campeón hacía poco y tenía u equipazo. Por dentro, esa noche, pensamos que algo bueno podía pasar.

En la primera fase de la Libertadores Estudiantes tuvo un andar casi perfecto. Además de ganarle al Rojo en el debut, después hizo lo mismo con Millonarios y Deportivo Cali, ambas veces en Colombia. En 57 y 1 les ganó al Rojo y a Cali; sólo resignó un punto contra Millonarios (0-0).

“Estábamos muy bien preparados por eso un arranque así. Imaginate que arrancar ganándole como visitante al candidato nos dio un envión fenomenal”, continuó la Bruja en una charla distendida y muy futbolera que duró alrededor de una hora.

-¿Ustedes se daban cuenta en el momento de lo que estaban consiguiendo?

-En el momento no. Nosotros queríamos jugar y ganar, no importaba otra cosa. Así nos mantuvimos arriba entre el ‘67 y 1971.

-¿Cuál fue el partido más duro que tuvieron en la segunda ronda?

-Universitario de Perú. Pero te diría que fue lo más complicado que tuvimos en la competencia. Perdimos en Lima y llegamos al último partido de la fase en La Plata obligados a ganar o quedábamos eliminados.

En esa segunda ronda el equipo de Zubeldía debutó con una derrota en Lima contra Universitario. Un gol de Lobatón a falta de 10 minutos complicó las cosas. Peor aún: esa noche se lesionó en su rodilla Eduardo Luján Manera, quien no volvió a jugar en la Copa. Ni siquiera ganándole dos veces a Independiente (2-1 en Avellaneda y 1-0 en La Plata) el rumbo se normalizó. Llegó al último partido, jugado el 9 de abril, con la obligación de ganar. Y lo hizo, con gol de Verón a poco de comenzado y mucho coraje para defender la ventaja.

-¿En la semifinal contra Racing terminaron de comprobar que iban a salir campeones?

-Estábamos bien pero nos faltaba dar el último paso. Nosotros sentíamos que el grupo estaba fuerte pero nadie te aseguraba nada. Había que respetar al rival de enfrente porque también quería lo mismo que nosotros: levantar la copa.

-Contra Racing hizo un gol de chilena. ¿Fue mejor que la de Cristiano Ronaldo?

-(se ríe) Fue distinta. Desbordó (Marcos) Conigliaro por izquierda, tiró el centro, la rechazaron de cabeza y me quedó a mí. Giré y le pegué en el aire. Fue al segundo palo.

-Los hinchas de aquellos años recordaron, con el correr de los años, lo que fue su gol contra Palmeiras en la primera final. ¿Fue tan lindo?

-Fue un gran gol, la verdad. Faltaban siete minutos y perdíamos 1-0. Encaré desde la mitad de cancha tras el pase de Madero, que generalmente salía con pelota dominada, encaro en diagonal, en la medida que iban saliendo gambeteaba y cuando me dí cuenta estaba pisando el área. Entonces la tiro para adentro buscando el penal y cuando enfrento al arquero le pego de derecha. En ese momento la derecha la usaba sólo para caminar. Una curiosidad: los tres goles que le hice a Palmeiras en los tres partidos los marqué con la derecha.

-¿La derrota en Brasil los golpeó o todo lo contrario?

-Sirvió para que Osvaldo (Zubeldía) terminara de planificar el partido final en Montevideo. Ellos tenían un número “9”, Tupanzinho que jugaba muy bien. Se tiraba atrás y organizaba el juego. Entonces para el partido en el Centenario le mandó a Pachamé y no tocó la pelota. Palmeiras no llegó al arco. Esas pequeñas cosas marcaban lo que era nuestro entrenador, que sabía cómo jugaba cada rival, algo que en la época no estaba tan implementado.

“Lo único que me quedó pendiente en el fútbol fue jugar un Mundial con la camiseta de la Selección. Después hice todo”

Juan Ramón Verón

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...