Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
A MÁS DE UNA SEMANA DEL SANGRIENTO INTENTO DE ASALTO

Las redes sociales delataron al prófugo de la salidera: cayó en Los Hornos

Los investigadores lo localizaron por la ubicación de algunos posteos de su novia. También, porque lo vincularon con el robo de una moto en esa misma zona. Vigilaron la casa durante tres días, hasta que salió

El traslado de Osvaldo calcaterra al hospital san martín, después de recibir dos tiros en las piernas / archivo

La presentación del principal sospechoso en su perfil de una red / EL DÍA

El momento de la captura / EL DÍA

“Aca tranqui cocinando algo para mi hijo. Un re calor mal pero bue es lo que ay (SIC)”. Posteos tan intrascendentes como éste en una red social terminaron por sellar la suerte del principal acusado de balear a un hombre en la puerta de la casa matriz del Banco Provincia, ya que su novia olvidó desactivar el GPS de su teléfono celular y las publicaciones que hizo desde ese aparato marcaron su ubicación en un domicilio de Los Hornos, donde habían alquilado una habitación para los dos.

Pero no fue la única actividad en redes que ayudó al trabajo de los pesquisas, ya que en los últimos días tuvieron acceso a un chat de messenger en el que vinculaban al acusado con el robo de una moto en la zona de 60 y 143, ocurrido poco después de la salidera fallida.

A Alexis Pedro Joel Carugatti, de 21 años, lo capturaron ayer a la tarde en 149 entre 58 y 59, donde detectives de la DDI La Plata habían montado una vigilancia encubierta desde hacía tres días, con el apoyo de policías de la comisaría Tercera de Los Hornos. Lo detuvieron apenas se asomó a la vereda. Y en las próximas horas el fiscal Juan Cruz Condomí Alcorta lo indagará por el delito de “homicidio en grado de tentativa críminis causa agravado por el empleo de arma de fuego (dos hechos), robo en grado de tentativa por el empleo de arma de fuego apta para el disparo y robo calificado por el empleo de arma de fuego apta para el disparo, todo en concurso real”.

Todo ocurrió a las 10.20 de la mañana del miércoles 9 de mayo, cuando Osvaldo Calcaterra (de 65 años y señalado como “arbolito” por distintas fuentes) salió del Bapro de 7 entre 46 y 47 cargando una mochila en la que tenía alrededor de un millón de pesos en distintas monedas.

Una de las cámaras de la entidad registró el momento en que un joven vestido con ropas deportivas y una gorrita abordó a la víctima y le apuntó con un arma para sacarle el bolso, lo que consiguió después de un forcejeo y dos disparos que lastimaron a Calcaterra en sus dos piernas. No fue un asalto al voleo. En la filmación se lo ve al ladrón esperando a su víctima al lado de un árbol y no se descarta que un sujeto que pasó en una moto haya oficiado de “marcador”.

Lo concreto es que el delincuente escapó corriendo hacia 47, perseguido por un policía que pasaba por el lugar y logró arrebatarle la mochila con el botín. En 48 entre 5 y 6 el asaltante se subió a un automóvil Volkswagen Gol Trend en el que estaban un oficial de la fuerza vestido de civil y su esposa embarazada.

“No se pudo llevar a cabo el robo porque hubo policías que lo impidieron”

Juan Cruz Condomí Alcorta
Fiscal de la causa

 

El agente le retuvo el arma -una Bersa Thunder 9 milímetros- pero, en la confusión que se generó con la intervención de otros uniformados, ninguno pudo impedir que el ladrón escapara con el auto Gol, indemne a los disparos que ellos mismos hicieron con aquella pistola.

El coche apareció abandonado en 4 y 41, sin el ladrón.

Calcaterra, en tanto, fue llevado al hospital San Martín, con un tiro en cada pierna, a la altura de un tobillo y una rodilla. Días atrás lo derivaron al hospital Español, donde le extrajeron el proyectil que le quedó alojado y se prepara para otra cirugía.

LA BÚSQUEDA

Con los numerosos testigos que vieron la secuencia, los policías que participaron de la misma y el material de las cámaras de seguridad, se dispuso avanzar con la investigación sobre la base de reconocimientos en los libros de modus operandi (fotos de imputados en delitos) y un dictado de rostro, lo que permitió identificar a Carugatti como el supuesto autor material del hecho.

“Dada la gravedad del hecho, el fiscal Condomí Alcorta manejó la situación personalmente y evaluando modus operandi y los Facebook. En tiempo récord, se logró establecer la identidad del sospechoso”, dijo un investigador, resaltando que “en base a los elementos colectados, el juez de Garantías Fernando Mateos dispuso la detención del autor del hecho”.

Al día siguiente se hicieron cuatro allanamientos en Villa Alba y Puente de Fierro (de donde es oriundo el joven), pero no lo encontraron.

En un registro que se concretó en 121 entre 83 y 84 detuvieron a otro muchacho y secuestraron 70.000 pesos, una balanza, celulares, un arma calibre 32 y 50 gramos de cocaína. Y aunque en un primer momento trascendió que podía tratarse del cómplice, altas fuentes de la investigación lo pusieron en duda. Lo cierto es que quedó detenido por la droga y el arma, y no por su supuesta participación en el intento de salidera.

Con la sospecha firme de que Carugatti había participado del robo de una moto en la zona de 60 y 143 y ya identificada su novia, los detectives se abocaron a bucear en las redes sociales de los dos.

Así establecieron que la chica había hecho un par de posteos desde el mismo sector de Los Hornos donde el prófugo -presuntamente- había hecho de las suyas, por lo que concentraron los rastrillajes en esa zona hasta detectar que la pareja había alquilado “una habitación en una precaria vivienda de 149 entre 58 y 59”. Vigilaron el lugar. Y ayer a la tarde demoraron al joven, a pesar de que ofreció resistencia. Esta vez ya no pudo irse.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...