Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

El presidente de la Corte advirtió que "la Constitución se puede romper solo con ignorarla"

El integrante del máximo tribunal de justicia reflexionó que "en momentos tan divisivos y confrontativos como los que atraviesa el país, la cultura constitucional es producto de una enorme delicadeza y fragilidad", y alertó: "Se rompe fácil" 

El presidente de la Corte advirtió que "la Constitución se puede romper solo con ignorarla"

El presidente de la Corte Suprema, Carlos Rosenkrantz, advirtió hoy que la Constitución "se puede romper sin necesidad de cambiarla" y para lograr ese objetivo "basta con ignorarla", por lo cual alertó que "en momentos tan divisivos y confrontativos" como el actual la "cultura constitucional" tiene "una enorme delicadeza y fragilidad".

"La Constitución se puede romper sin necesidad de cambiarla pues basta con ignorarla o moldearla para hacerle decir aquello que a nuestros intereses les gustarían que dijese", señaló el magistrado.

Además, el integrante del máximo tribunal de justicia reflexionó que "en momentos tan divisivos y confrontativos como los que atraviesa el país, la cultura constitucional es producto de una enorme delicadeza y fragilidad", y alertó: "Se rompe fácil".

Rosenkrantz formuló estos conceptos al cerrar el ciclo de conferencias en el Senado al cumplirse los 25 años de la reforma constitucional de 1994.

El presidente de la Corte aseguró que "la supervivencia de una cultura constitucional es difícil" y aconsejó "trabajar para mantenerla siempre, conscientes de que el beneficio que se logrará ayudará a desarrollar un vínculo valioso, de amistad cívica entre los habitantes".

Además, recordó que "la Constitución que funciona como límite al poder y consagra nuestros derechos sólo es eficaz si le somos leales".

"Una reforma constitucional sólo puede ser exitosa si está inspirada o contribuye a formalizar lealtad a nuevas reglas. Y si los cambios que consagra son capaces de generar y hacer sustentable una nueva cultura constitucional", aseveró.

En ese aspecto, opinó que la reforma de 1994 "fue muy exitosa" porque "fue capaz de generar la lealtad que la hace mucho más que un mero papel y la consagra como una verdadera cultura constitucional".

El cierre del ciclo que protagonizó Rosenkrantz se llevó a cabo en el Salón Rosado de la Cámara de Senadores, al que asistieron constituyentes de la reforma de 1994.

Entre otros, estuvieron los ex senadores Ricardo Gómez Diez, Eduardo Menem, Pedro Del Piero y José Antonio Romero Feris y los ex diputados Mabel Muller y Daniel "Chicho" Basile.

También fueron parte del encuentro el senador nacional por el peronismo jujeño Guillermo Snopek y el secretario parlamentario de la Cámara alta, Juan Tunessi.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla