Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Otra de “patachorros”, ahora en una inmobiliaria
8 de Noviembre de 2019 | 02:59
Edición impresa

“Fue al voleo; intentaron con otros negocios y como pudieron con el nuestro porque la puerta estaba mal trabada, entraron”, explicó Franco, uno de los encargados de la inmobiliaria que funciona en 60 entre 10 y 11, de donde tres delincuentes se llevaron, ayer a la madrugada, alrededor de 15.000 pesos.

Algunos datos llamativos: en la escena perdieron otros 5.000 pesos que quedaron en el piso por casi siete horas (hasta que alguien llamó al dueño para avisar que el negocio estaba abierto); y dos de los ladrones no aparentan tener más de 13 años.

Es que la secuencia quedó filmada por las cámaras del edificio donde está la inmobiliaria Enríquez Propiedades, lo que permite observar con bastante nitidez los movimientos de los delincuentes, así como también cómo pasa frente al local un patrullero, justo en el momento en que los pibes estaban en plena faena.

“Se ve que no miraron o estaban viendo otra cosa”, especuló Franco.

Las mismas cámaras indican que el hecho sucedió unos 15 minutos después de la 1 de la mañana, cuando tres pibes -los dos menores y uno que tendría poco más de 18- se acercaron al edificio en el que terminaron entrando. “Primero manotearon la puerta de otro local”, apuntó el damnificado tras observar la filmación con detenimiento, “y como no pudieron entrar, se sentaron en la puerta del edificio”.

Uno de los más chicos tanteó la puerta de la inmobiliaria con el pie, y como notó que “se doblaba un poco porque la cerradura no estaba ajustada al aluminio”, esperaron a que todo estuviera tranquilo para actuar.

De hecho, en ese interín se ve que le piden a un grupo de jóvenes que pasó frente a ellos que les convidaran de la bebida que estaban tomando y a una chica dándoles lo que parece ser un vaso de cerveza. Después, con la calle tranquila, uno de los más chicos arremete con un par de patadas contra la abertura, que cedió sin demasiada resistencia.

Luego entraron; pasó el patrullero y salieron de nuevo, ya con la plata. Franco supo lo que había pasado alrededor de las 8 de la mañana, de modo que hasta entonces el negocio estuvo abierto, con 5.000 pesos tirados en el piso. Los ladrones se llevaron otros 15 mil, según el damnificado. Este es el primer robo que sufren en el lugar. Eso sí, la modalidad no es nueva en el barrio.

 

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla