Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Alto cada vez más alto

Un nuevo clásico y una nueva victoria de Estudiantes que tuvo oficio para saber en que momento lastimar y como administrar la ventaja, para poder festejar.

Alto cada vez más alto

La previa mostraba una realidad que hacía mucho tiempo no se palpaba en el mundillo futbolero de nuestra ciudad. Estudiantes llegaba al derby golpeado desde todo punto de vista: malos resultados, un técnico interino, bajas importantes por lesiones y demás condimentos que llevaron a pensar que la racha positiva se podía cortar. Pero no fue así, contra todo lo negativo, apareció la experiencia, el plus necesario para poder celebrar nuevamente.

El partido no se encargó de derrochar juego, más bien todo lo contrario. Pierna fuerte, dientes apretados y la decisión de saber esperar para lastimar aprovechando el hombre de más (situación que muchas veces se vuelve contraria).

El grito más esperado llegó de parte quizás del más castigado. Lucas Albertengo se elevó para transformar en gol el centro preciso de Gastón Fernández. Premio para el delantero que tuvo muchas flojas actuaciones desde su llegada y con voluntad parece que se está reencontrando con el jugador que supo ser. Este clásico lo marcó sin dudas.

La Gata fue el promotor a la hora de limpiar un poco el juego y tuvo un respaldo tranquilizador en el mediocampo: el uruguayo Castro fue importante nuevamente, Iván Gómez creció mucho en el complemento y Enzo Kalinski dejó en la cancha algunas credenciales que hasta el momento tenía guardadas.

Capítulo aparte para Facundo Mura y Pablo Quatrocchi. Todo interinato arroja siempre una sorpresa y éste no fue la excepción. Todo un riesgo hacer debutar a un chico en un partido tan pesado y encima en una posición contraria a la natural. Salió muy bien.

Mura se mostró con aplomo a la hora de marcar al atacante rival de turno que iba por su sector, y por momentos se animó a pasar al ataque para probar rematando desde lejos. No fue la figura, tendrá en adelante mejores y peores partidos, pero sin duda alguna el aprobado es bien grande en su primera presentación.

Estudiantes ganó nuevamente un clásico que le servirá de mucho. En lo futbolístico obviamente que tendrá que mejorar y no relajarse, pero en lo anímico, Gabriel Milito recibe un grupo que está bien alto. Una vez más…

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...