Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Tras los roces políticos y denuncias cruzadas de presunto acoso

A Ponce lo sacaron del Concejo pero mantiene su poder en la Municipalidad

El ex presidente del deliberativo está a cargo de la campaña y cuenta con un nutrido número de funcionarios en el Ejecutivo

A Ponce lo sacaron del Concejo pero mantiene su poder en la Municipalidad

el ex presidente del concejo deliberante, fernando ponce/archivo

El desplazamiento de Fernando Ponce de la presidencia del Concejo Deliberante que el intendente, Julio Garro, realizó en diciembre quedó muy lejos de tratarse de un corrimiento del eje de las líneas internas del poder municipal. A seis meses de que el edil pidiera licencia y se alejara de la escena pública en medio de una denuncia por presunto acoso sexual, hoy coordina la campaña electoral del jefe comunal, participa activamente de las reuniones de seguimiento y mantiene a un nutrido grupo de laderos en varias áreas de la gestión local.

A fines de enero Garro anunció públicamente que le había pedido a Ponce que diera “un paso al costado” en el deliberativo, en medio de las tensiones políticas y los roces suscitados con sectores de la oposición (y también con el bloque oficialista) y de la denuncia de una ex empleada municipal por presunto acoso sexual que sigue su curso en la justicia. Y en ese mismo momento, el Intendente anunció que el edil que poco después pidió licencia a su banca, se ocuparía de llevar adelante el trabajo de campaña.

Con ese objetivo, Ponce instaló sus oficinas en un edificio de la avenida 53 entre 9 y 10 para abocarse a la coordinación de la campaña para la reelección del jefe comunal. Y, lejos de haber quedado marginado de las principales decisiones de la Comuna, en el entorno del Ejecutivo afirman que su rol se vuelve cada vez más preponderante.

El ex titular del Concejo participa activamente de las reuniones de gabinete y las de seguimiento de gestión y mantiene, además, una fuerte influencia en varias áreas de la administración, ocupadas por funcionarios que vienen de la militancia en la Juventud PRO. Varios de esos nombres surgieron a fines de 2017, cuando el ex secretario general de la municipalidad Javier Mor Roig abandonó ese cargo para asumir como concejal y varias de las áreas que coordinaba pasaron a ser ejercidas por miembros del ala poncista.

La gran mayoría funcionan en la órbita de la secretaría de Coordinación, a cargo de Oscar Negrelli. Allí Agustín Scotti se desempeña como subsecretario y Bárbara Bahamonde, como directora de Control de Gestión. También trabajan allí la directora de Juventud, Camila Crescitelli, y el director del Palacio, Martín Virgini. Otros miembros del sector de Ponce son el director del Centro de Lógistica, Juan Barrozo, la directora de Políticas de Género, Lucía Ríos (área que ahora pasó a la órbita de Carolina Piparo), Victoria Teruggi, a cargo de las entidades y culto, Emiliano Pérez, director de Derechos Humanos y Martín Eligi, director de Relaciones Institucionales.

También responden al coordinador la ex secretaria privada del Intendente y ahora concejal Julieta Quintero, el director del casco urbano, Mauro Petrone y la secretaria administrativa del Concejo Deliberante, Romina Cayón, quien asumió su función en 2017 y permanece en el cargo a pesar de la salida de Ponce del deliberativo.

UNA PRESIDENCIA POLÉMICA

Durante su desempeño como presidente del Concejo, Ponce fue epicentro de varias polémicas casi desde su asunción. Mientras que los más conocidos han sido los cruces con varios miembros de la oposición, tampoco faltaron roces con los propios concejales y funcionarios de Cambiemos. Incluso, al poco tiempo de iniciado el gobierno de Cambiemos hubo sectores opositores que habían impulsado juntar las voluntades necesarias para cambiar la presidencia del Concejo, una idea que desactivó el propio Intendente.

Sin embargo, con el inicio de la concejalía de la kirchnerista Victoria Tolosa Paz las rispideces con varios de los ediles fueron en aumento y luego de un episodio de fuertes dichos en el recinto la edil lo denunció a la justicia por “violencia de género” e “injurias” y Ponce debió pedir perdón para dejar el tema en el olvido.

Pocos meses después una joven que había sido empleada del Ejecutivo denunció a Ponce por acoso sexual y el edil replicó radicando una presentación judicial por “falsa denuncia”, atribuyendo sus dichos a “motivaciones políticas”. Tras esto Garro anunciaba su desplazamiento del Concejo. Pero no sería la última polémica. Durante la última sesión presidida por el edil, todos los bloques coincidieron en votar un aumento de hasta el 25 por ciento en las dietas de los concejales, una medida que el propio jefe comunal afirmó que se realizó “a sus espaldas” y que, por eso, la vetó.

Ahora, desde la planta baja del palacio de calle 12, muchas de las decisiones cuentan con la consulta de Ponce y hay quienes afirman que también pedirá poner en las listas un candidato a concejal.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...