Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
SU FALLECIMIENTO

Marcelo Viguier

Marcelo Viguier

Marcelo Viguier

La Ciudad perdió a uno de sus más importantes referentes en la defensa del medio ambiente, a un luchador incansable por mantener de pie el patrimonio forestal platense, y a un vecino permanentemente atento a las demandas urbanas. Falleció, a los 91 años, el ingeniero agrónomo Marcelo Viguier, quien participó, con sus ideas, sus propuestas y su saber en distintas instituciones sociales y culturales.

Había nacido el 23 de junio de 1927, en La Plata; fue el hijo mayor de Rosa Monsó, inmigrante catalana, y de Luis Augusto Viguier, inmigrante francés. Creció en una casa de 60, entre 1 y 2, junto a sus hermanas Nelba Rosa y René Nélida. Allí también aprendió el oficio de su padre, un prestigioso ebanista que montó una de las primeras carpinterías de la Ciudad.

Marcelo cursó los estudios primarios en la Escuela N°43; los secundarios en el Colegio Nacional y luego ingresó a la UNLP, de la que en 1957 egresó como ingeniero agrónomo. En su juventud fue un destacado jugador de billar y amante del turf, incluso tuvo caballos de carrera.

Fue el primer agrónomo en matricularse al Colegio de Ingenieros Agrónomos y Forestales de la Provincia. En el plano laboral, trabajó en el Ministerio de Asuntos Agrarios; fue asesor de varias gestiones municipales y presidente del Consejo Asesor del Medio Ambiente y Recursos Naturales de La Plata. Además fue docente en la facultad de Agronomía. Entre otras actividades profesionales participó del armado del piso de la cancha del Club Gimnasia y consiguió que tuviera uno de los mejores drenajes. En busca de información vinculada a los suelos viajó a Europa y luego llevó a la práctica lo aprendido.

De una activa vida social encaró muchos proyectos a través del Rotary Club La Plata, pero fundamentalmente se apasionó en la defensa del patrimonio forestal del Bosque a través de su participación en la Asociación Civil Hoja de Tilo y luego desde la ong Defendamos El Bosque, siempre firme en su convicción de privilegiar el bien común.

Le gustaba pasar su tiempo libre en contacto con la naturaleza y también reunirse con el Grupo de los 20, sus compañeros del Colegio Nacional.

Estaba casado con Orfelia Eduarda Sánchez, una unión que solo pudo truncar el fallecimiento de su esposa.

Quienes lo conocieron lo definieron como un hombre idealista, afectuoso, distinguido y sociable. Hasta el final de sus días expresó muchas ganas de vivir y un inclaudicable compromiso con el cuidado del medio ambiente.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla