Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
NO CEDE LA TENSIÓN

Otro paso de Irán contra el acuerdo nuclear y dura advertencia de EE UU

TEHERÁN

La tensión entre Irán y EE UU continuó aumentando su nivel ayer con el anuncio de Teherán de que abandonará más compromisos del acuerdo nuclear de 2015, en un contexto de fuertes fricciones con Washington.

En el marco de un clima extremadamente tenso con la Casa Blanca, Irán informó el mes pasado que dejaría de sentirse constreñido por los límites impuestos por el acuerdo celebrado en 2015 en Viena respecto a sus reservas de agua pesada y uranio enriquecido. Así, el umbral de la reserva de agua pesada será franqueado simbólicamente el jueves.

Pero ayer la República Islámica fue aún mucho más lejos: a partir del 7 de julio, reducirá “decididamente” los compromisos contraídos en el marco del acuerdo, declaró en una nota citada por la agencia oficial Fars, el almirante Alí Shamjani, secretario general del Consejo Supremo de Seguridad Nacional (CSSN).

Por su parte, Donald Trump, calificó de “ignorante e insultante” la respuesta de Irán a su oferta de diálogo tras el anuncio, el lunes, de nuevas sanciones contra ese país.

Las sanciones de índole financiera (congelamiento de activos en EE UU) conciernen al guía supremo iraní, el ayatolá Alí Jamenei, y a altos mandos militares, al tiempo que Trump prometió incluir al ministro de Exteriores, Mohamad Javad Zarif, pese a su oferta de negociación con Teherán.

Con su anuncio, Irán dejará de respetar las restricciones impuestas en cuanto “al grado de enriquecimiento de uranio” (limitado al 3,67% por el acuerdo de Viena).

Además podría reanudar la construcción de un reactor de agua pesada en Arak (centro), interrumpido merced al acuerdo. Ayer, Teherán acusó Washington de haber “cerrado por completo la vía de la diplomacia”, tras su anuncio de nuevas sanciones del lunes.

Trump anunció sanciones contra Jamenei, y la “semana próxima” contra el jefe de la diplomacia, Mohamad Javad Zarif, rostro visible de la política iraní de distensión con Occidente, por lo que es odiado por los sectores ultraconservadores de su país. El portavoz de Relaciones Exteriores iraní, Abas Musavi, estimó por su parte que “imponer sanciones estériles contra el guía supremo de Irán y el jefe de la diplomacia iraní es cerrar de manera permanente la vía de la diplomacia”.

“PROBLEMAS MENTALES”

“Sanciones, ¿para qué?”, se preguntó Rohani, “¿para congelar los activos del guía? Pero nuestros dirigentes no son como los de los otros países que tienen miles de millones en sus cuentas en el extranjero para que ustedes puedan imponerles sanciones”. “Esta Casa Blanca sufre problemas mentales. No sabe qué hacer”, clamó.

Irán y EE UU rompieron sus relaciones diplomáticas en 1980 tras la Revolución Islámica y la toma de rehenes en la embajada estadounidense en Teherán. Se produjo un acercamiento bajo el gobierno de Barack Obama, con la conclusión del acuerdo en 2015 por el cual Teherán renunciaba a dotarse del arma nuclear, del que Trump salió unilateralmente a su llegada al poder. (AFP)

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla