Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Explosión en laboratorio que tiene una de las colecciones de virus más grandes del mundo

Se trata de Vektor, ubicado en Siberia y creado durante la Guerra Fría, en el que se estudian virus letales como el Ébola y el VIH. Aseguran que no hubo contaminación biológica

Explosión en laboratorio que tiene una de las colecciones de virus más grandes del mundo

Vektor, un importante centro de investigación ruso que estudia virus letales, incluidos el Ébola y el VIH, sufrió hoy una explosión que causó alarma. De todas formas, la cadena británica BBC News informó que no hubo contaminación biológica por el incendio en uno de sus edificios, que fue causado tras la explosión de un tubo de gas en medio de trabajos de renovación de ese centro ubicado en Koltsovo, una ciudad cerca de Novosibirsk en Siberia.

Por el hecho, una persona sufrió quemaduras y se encontraba en cuidados intensivos. Los primeros informes de la cadena británica indicaban que Vektor era un centro de investigación de armas biológicas de la Guerra Fría que se instaló en 1974 como un instituto cerrado que investigaba vacunas y “defensas contra armas bacteriológicas y biológicas”.

Lo cierto es que la explosión ocurrida hoy tuvo lugar en el quinto piso de un edificio de laboratorio de seis pisos, que provocó que estallaran las ventanas, sin otro tipo de daños estructurales importantes. "No se estaba trabajando con materiales biológicos allí", dijo la empresa en un comunicado. Se conoció que el fuego se extendió por más de 30 metros cuadrados antes de extinguirse.

Vektor tiene una de las colecciones de virus más grandes del mundo, incluido el Ébola. Los informes dicen que su colección incluye muestras de viruela, gripe aviar y diferentes cepas de hepatitis. En mayo de 2004, una científica que trabajaba en un laboratorio de Vektor en Koltsovo murió después de pinchar accidentalmente su mano izquierda con una jeringa que contenía ébola. Se llamaba Antonina Presnyakova y era una investigadora experimentada que estaba haciendo pruebas en conejillos de indias en ese momento, según informó el diario ruso Kommersant.

Llevaba la ropa protectora normal, incluidos guantes de goma, y recibió atención médica inmediata, pero la dosis la mató dos semanas después. Cuatro funcionarios fueron disciplinados en Vektor por el accidente. Kommersant describió la instalación como una "instalación militar", rodeada por una cerca de alambre de púas y guardias armados en torres de vigilancia.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla