Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
A fuerza de los deportes y obras, Everton refuerza su rol social

Tiene más de 1.500 socios y realiza múltiples actividades deportivas y culturales en su sede de 14, 63 y 64 y en el campo deportivo de 7 y 629

10 de Enero de 2020 | 02:00
Edición impresa

Si dos palabras pudieran resumir el presente del Club Everton, seguramente serían “deporte” y “ladrillos”. La primera porque es la razón por la que unos 1.500 asociados concurren, ya sea a la sede de calle 14 o al campo de deportes de 7 y 629, y la segunda porque, pese a la crisis que asfixia a la mayoría de los clubes locales, el “Ever” no para de crecer y está constantemente en obras.

Marcelo Fortes, su presidente desde hace 5 años y vinculado a la institución desde 1988, asegura que todo se consigue pensando en el “día a día”, en no detenerse ante nada.

Al tiempo que recorre cada una de las canchas del predio de barrio Aeropuerto -de fútbol hay cinco de 11, y cuatro para 7 jugadores, más una de hockey con césped sintético- cuenta que están allí desde 2005, cuando el club consiguió la adquisición del campo de deportes justo en el año de su centenario.

“Algunos privilegian los logros deportivos, pero nosotros preferimos abocarnos a la estructura del club. Después de que tengamos todas las comodidades podremos dedicarnos a lo otro”, resume.

El Club Everton se fundó el 9 de abril de 1905. En su sede de 14 Nº 1528 entre 63 y 64, entre otras disciplinas, se puede practicar taekwondo, pesas, gimnasia funcional y patín. En ese edificio también dicta un taller de canto y funciona la concurrida biblioteca “Mario Sureda”, que cuenta con libros de todo tipo, para escolares y universitarios. “Hay contenido para el público infantil pero también con muchos textos académicos y de renombre en la actualidad”, destacan.

Además, funciona el tradicional restaurante del club y, por convenio con la Universidad Nacional de La Plata, una sede del comedor universitario.

En Everton la actividad “nunca frena”. Es que cada una de esas propuestas convoca a centenares de personas. Forte calcula que a diario por la sede de 14 pasan unas 500 personas. Según estimó, gimnasia artística cuenta con alrededor de 200 chicas anotadas, patín otras 150 (hay clases de 17 a 21 horas), las disciplinas de taekwondo y el gimnasio movilizan otro centenar.

En tanto en el predio de 7 y 629 están las canchas de fútbol -vale destacarse que también se practica fútbol femenino-, y la de hockey, un deporte que arrancó para las chicas y al que ahora se suman los varones. “En hockey son 300 deportistas. La mayoría son mujeres”, resalta Forte. El año pasado el club cumplió el sueño de la cancha propia y en marzo de este año cumplirán otro: por primera vez, competirán en el torneo Metropolitano.

FúTBOL, el MAS CONVOCANTE

En la actualidad, “el 70 por ciento de las actividades las concentra el fútbol y en este espacio yo creo que está el alma del club, acá conocemos a cada uno por su nombre, vienen chicos de todas partes y también muchos que son del barrio”, señala Forte. Entre las categorías infantiles, juveniles y mayores, además de la Escuelita de Fútbol y la división femenina, el deporte de la pelota mueve a unos 700 asociados del club.

El dirigente está convencido de que en instituciones como esa está la respuesta a muchos problemas contemporáneos porque -asegura- quien practica deportes se aleja de los peligros de la calle.

En esa linea, Forte opina que lo ideal sería que el Estado trabaje codo a codo con los clubes porque “la necesidad es mútua”, advierte.

“Yo no quiero que me regalen nada, pero sí que apoyen toda la tarea que hacemos. Acá notamos que teníamos muchos chicos lesionados porque están mal alimentados, entonces preparamos un gabinete de Kinesiología, pero también una merienda para reforzarlos”, dice.

Aunque aún esté flamante el gabinete de Kinesiología que funciona sobre las gradas, ya se levantó otro mas grande y en planta baja para facilitar el desplazamiento de los lesionados.

Además habrá otros 4 ambientes y un gimnasio para que utilicen los juveniles.

Pero esa no es la única obra que se encaró en los últimos meses, porque también se avanza en la construcción de los vestuarios de la cancha de hockey.

Además está previsto el vestuario del árbitro, una pequeña cocina y un inmenso un salón para el intercambio del tercer tiempo.

El proyecto cobra forma en paredes a medio levantar, pero apenas son un punto y coma en las ambiciones de la comisión que preside Forte.

El dirigente anticipa que los pibes algún día tendrán un dormicentro arriba de esas instalaciones y podrán hacer las concentraciones de modo ordenado. Unos metros más allá, pero en el 2021, calcula que habrá un gimnasio para que los padres que llevan a sus hijos no se aburran en las esperas.

“Para nosotros conseguir todo esto es mucho porque arrancamos sin nada y nuestro sueño es brindarles todas las comodidades posibles a los chicos”, apunta el dirigente.

Acompañar el crecimiento de los chicos es parte del desafío. Por eso también se menciona con satisfacción que se pudo becar a un joven para que este año ingrese a la Universidad. “Terminó la secundaria y nos dijo que iba a buscar trabajo. Entonces nosotros le propusimos que se anote en alguna carrera y lo hizo en Educación Física”, afirma Forte.

Si bien en el prolijo y asoleado campo de deportes los proyectos son sinónimo de progreso, también aparecen preocupaciones, como las abultadas sumas que deben pagar cuando llegan las facturas de la luz o el agua. Incluso se reconoce que estuvieron a punto de sufrir el corte de Absa al no poder hacer frente a una deuda de 20 mil pesos, que descontaron con una moratoria.

FUERTE ROL SOCIAL

En relación al aspecto económico, Everton se mantiene gracias a la cuota societaria. “Todo lo que hemos logrado lo conseguimos con esfuerzo y con los 800 pesos que paga de cuota cada socio, en eso está incluido el deporte”, asegura. Es que de los cerca de 1.500 asociados, la gran mayoría son deportistas que aportan una matrícula por la actividad que realizan. De esa forma, cada disciplina se autofinancia. Sin embargo, Forte aclara que “hay muchos becados”, es decir, deportistas que no pueden cubrir la cuota y el club decide apoyar.

Por eso Forte resalta que “el rol social del club es muy fuerte. Acá viene el barrio y quiere participar”. Pero deja en claro que, para salir adelante en contextos muchas veces adversos, el nuevo perfil de los clubes de barrio requiere una comisión directiva ordenada, que proyecte obras con continuidad y que no pierda las ganas de trabajar. Y hoy en Everton las ganas y la garra sobran.

 

EVERTON

Dirección
14 entre 63 y 64
Año de fundación
1905
Actual presidente
Marcelo Fortes
Nota destacada
Everton incorporará el hockey masculino y está construyendo nuevas instalaciones

 

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Multimedia

con cerca de 300 chicas, el hockey es uno de los deportes más convocantes en everton, tras el fútbol/ c.s

Marcelo Fortes, Presidente de Everton “Para nosotros conseguir todo esto es mucho porque arrancamos sin nada y nuestro sueño es brindarles todas las comodidades posibles a los chicos”

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla