Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Vivir entre el amor a la enfermería y el miedo de meter el virus en el hogar

Tienen 3 chicos a cargo en su casa y ambos trabajan en el Hospital San Martín, mientras que él también está en el Instituto Médico Platense. En diálogo con este medio se mostraron preocupados por la falta de insumos necesarios

Vivir entre el amor a la enfermería y el miedo de meter el virus en el hogar

Gonzalo asteggiano y rocío Ramírez, pareja de enfermeros de nuestra ciudad / el dIa

7 de Abril de 2020 | 02:12
Edición impresa

Los enfermeros y enfermeras son un pilar fundamental en la lucha contra la pandemia del coronavirus (COVID-19). Su labor en cada hospital o clínica es clave para atender a los pacientes infectados y, obviamente, deben extremar los cuidados sanitarios para evitar un contagio. En este contexto, la vida personal de cada una se ha trastocado por completo y deben saber manejar diferentes sentimientos como el miedo para poder sobrellevar el día a día. En el Día Mundial de la Salud, sus historias merecen ser contadas.

Este diario se contactó con Rocío Ramírez y Gonzalo Asteggiano, una pareja de enfermeros que reside en nuestra ciudad, más precisamente en la zona del hospital interzonal “General José de San Martín”. Con ellos viven sus dos hijos en común, de 6 y 2 años, y la hija de él de 12. El temor por contagiarse y transmitirle el virus a algún integrante de la familia es constante, mientras que deben lidiar con la falta de insumos en sus trabajos.

Rocío tiene 28 años, es Licenciada en Enfermería y también se dedica a la docencia. Hace 8 años que es enfermera asistencial en el San Martín; Gonzalo, por su parte, tiene 37 años y es enfermero universitario. Desde hace 14 años trabaja en el San Martín, fue supervisor y también está en la unidad de Terapia Intensiva del Instituto Médico Platense.

“La verdad es una situación difícil y complicada. Tenemos dos hijos en común y con nosotros también vive la nena de él, así que son tres menores de edad que viven a nuestro cargo”, comenzó indicando Rocío en diálogo con este medio desde su casa y mientras estaba a cargo de los más chicos de la casa.

Al trabajar en turnos distintos, se van rotando para estar en la casa: ella trabaja a la mañana, mientras que él está ocupado durante la tarde/noche. Pasado el mediodía, en las primeras horas de la tarde, es el único momento en el que toda la familia junta puede estar reunida en la casa.

 

“La verdad que con el sueldo que cobramos, es más vocación y amor por la profesión que otra cosa

Rocío Ramírez Enfermera del Hospital San Martín

“Amamos nuestro trabajo, pero vivimos en constante exposición. Hay falta de material en el hospital San Martín”

Gonzalo Asteggiano Enfermero del Hospital San Martín y el Instituto Médico Platense

 

Con respecto a los francos, los días en los que pueden el día completo, precisaron que en “el hospital nos programamos nosotros”, mientras que Gonzalo en la clínica “tiene seis francos por mes que son viernes por medio y sábado fijo”. Rocío, al respecto, aseguró: “La verdad que con el sueldo que cobramos, es más vocación y amor por la profesión que otra cosa”.

Obviamente que, al regresar del hospital, cada uno toma los recaudos necesarios para evitar que el virus pueda entrar dentro de la casa y afectar a los chicos. Al igual que cada uno de los exceptuados durante este “aislamiento social, obligatorio y preventivo”, ya tienen una especie de “ritual” para ingresar al hogar de la manera más segura posible.

“Traemos el ambo en una bolsa, llegamos y vamos a bañarnos directamente antes de tocar a los chicos”, contó Lucía.

Una gran preocupación: la falta de insumos en los hospitales

Tanto Rocio como Gonzalo no dudaron en mostrar su preocupación por la falta de insumos en los lugares de trabajo. Esto, obviamente, aumenta las posibilidades de que ellos (u otros miembros del tan necesario personal de la salud) pueda contagiarse del COVID-19.

Tal como explicaron en reiterados ocasiones varios profesionales, es importante cuidar a médicos y enfermeros por varios motivos: están en la primera línea en la lucha contra la pandemia, la baja de alguno de ellos se va a sentir y, además, están en contacto directo con muchas personas y pueden provocar contagios múltiples. Por ende, es indispensable que estén bien equipados para que la probabilidad de tener coronavirus sea mínima.

“Amamos nuestro trabajo, pero vivimos en constante exposición al contagio de COVID-19 ya que hay falta de material en el hospital San Martín”, expresó Gonzalo al respecto de lo que viven día a día en sus trabajos.

Rocío, por su parte, detalló: “Nos hacen falta muchos elementos de bioseguridad como camisolines y barbijos. También faltan materiales como el alcohol en gel”, y agregó en relación de su trabajo: “Más allá del COVID-19 tenemos otros tipos de aislamientos, neutropénicos, de contacto y respiratorios”.

En relación a los ambos que utilizan para trabajar, y los cuáles deberían ser provistos por los hospitales, aseguraron que no hay y que debieron comprarlos con su dinero para poder llevar a cabo su profesión. “No nos dan ambos y nosotros nos compramos los que están más de 2.000 pesos cada uno”, comentó Gonzalo en la entrevista telefónica que mantuvieron con este medio en la jornada de ayer.

Al respecto de estos faltantes, y más teniendo en cuenta la crítica situación sanitaria que se está viviendo, Rocío afirmó: “Todo eso nos tendría que proveer el Estado, ya que está en la ley que nuestro empleador nos tiene que proveer material de trabajo”.

En muchas ocasiones los enfermeros parecen no ser demasiados valorados, pero su función dentro de los hospitales es fundamental porque se encargan de cuidar a cada uno de los que se encuentra internado, sea cuál sea el motivo. “Hay una frase que siempre digo: quizás piensen que enfermería es una carrera como cualquier otra, pero ninguna es tan humana. Es una ciencia el arte de cuidar, porque enfermería es acompañarte desde que naces hasta que mueres”, dijo Rocío al respecto.

Según datos oficiales del Sistema de Información Sanitario Argentino (SISA), que depende del Ministerio de Salud de la Nación, 179.170 enfermeras y enfermeros matriculados trabajan en el país; de ese total, 19.730 tienen una licenciatura, 73.373 son técnicos y 86.073 auxiliares. Hoy, en el Día Mundial de la Salud, el reconocimiento a todos ellos.

FATSA PIDE QUE EL COVID-19 SEA “ENFERMEDAD PROFESIONAL”

La Federación de Asociaciones de Trabajadores de la Sanidad (FATSA) lanzó ayer por la tarde un comunicado indicando que han gestionado “ante las autoridades nacionales la incorporación del COVID-19 al listado de enfermedades profesionales inculpables”.

El escrito, en un pasaje, afirma: “Impulsamos la sanción de un Decreto de Necesidad y Urgencia para que el COVID-19 sea incorporado al listado de enfermedades profesionales inculpables especialmente para aquellas profesiones más expuestas al contagio como los trabajadores de la Salud”.

En este sentido, los enfermeros y enfermeras estarían incluidos y tendrían un respaldo en caso de contagios. “Creemos que es un derecho para todos y en este sentido hemos trabajado”, se lee en otra parte del comunicado que lanzó en la jornada de ayer FATSA.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla