Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Información General |SE DUPLICARON LOS CASOS EN VILLA AZUL
Crece el temor a que se descontrole la situación en los barrios vulnerables

Los contagios en el barrio aislado por el gobierno provincial pasaron de 92 a 174. La peligrosa cercanía con Villa Itatí

Crece el temor a que se descontrole la situación en los barrios vulnerables

Las autoridades sanitaristas PROVINCIALES CONFIRMARON AYER QUE LOS casos en villa azul se duplicaron: pasaron de 92 a 174 en 24 horas / télam

28 de Mayo de 2020 | 02:26
Edición impresa

Son desde hace tiempo el foco donde están puestas todas las miradas y todos los temores. Por su densidad poblacional y sus condiciones de vida, los barrios vulnerables de nuestra provincia y de capital federal -paisajes que en varios países que deben enfrentar la pandemia no existen- representan por estas horas una de las preocupaciones más grandes de las autoridades sanitarias. Ayer, y acaso como para reafirmar aún más esas preocupaciones, los casos de COVID-19 en el barrio Villa Azul, ubicado en los partidos bonaerenses de Quilmes y Avellaneda, subieron a 174, con un índice de positividad de 57%.

Desde el Ministerio de Salud bonaerense, concretamente, se detalló que sobre 301 testeos que se realizaron en Villa Azul, que como se sabe se encuentra en estricto aislamiento desde el pasado lunes, 174 fueron positivos, “lo cual indica un 57% de positividad”, de acuerdo a las fuentes provinciales.

Desde el arranque de la cuarentena, se sabe, asomó el temor por lo que podría ocurrir en los barrios populares. Y dirigentes de los movimientos más extendidos y organizados plantearon el tema al Gobierno, coincidiendo en que siempre lo mejor era cuarentena en el barrio –comunitaria y de hecho- pero no aislamiento colectivo. El fantasma del gueto -avivado por algunas agrupaciones sociales- asomaba en el horizonte, aunque los primeros contagios y el brote en barrios como Villa Azul, la 31 o Itatí terminaron encendiendo todas las alarmas y generando así el aislamiento más duro.

Según Daniel Gollán, titular de la cartera sanitaria provincial, en Villa Azul “están todos aislados en sus casas y el seguimiento es día a día”. El funcionario detalló que se trata de un barrio chico (viven unas 3.200 personas, según el censo de barrios populares realizado por la provincia de Buenos Aires en 2018) pero advirtió que “si esto se dispara en barrios más grandes, las estrategias van a ser diferentes”. Además, expuso que si bien no se puede “aislar a un municipio entero”, si en un “edificio corporativo en el que trabajan 2 mil personas y encontramos 50 o 60% de casos positivos, como pasó en Barrio Azul o en Retiro, se tendrán que tomar medidas drásticas”.

Presente en el lugar por el aislamiento tras los casos detectados, el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, confirmó ayer su preocupación al entender que lo de Villa Azul no es un caso aislado sino parte de un proceso epidemiológico que ya se observó en otros lugares.

“No es un hecho aislado, estamos entrando al período que vimos que pasó en Europa y Estados Unidos -dijo Berni-. Lo que estamos haciendo es generar acción retardante: imposibilitarle al enemigo que avance a ritmo normal. Esto es como el Titanic: tenemos el iceberg enfrente, el choque es inevitable y tenemos que definir dónde lo chocamos. Vamos a chocar, lo que el gobernador está haciendo es que ese daño sea el menor posible”.

A la hora de hablar del aislamiento en Villa Azul, que en algunos sectores generó polémica, Berni defendió esa estrategia y precisó que “si en sus casas tienen las condiciones necesarias, lo hacen allí” con la asistencia del gobierno provincial, mientras que “si no se puede garantizar el aislamiento, se trasladan a un centro de aislamiento en Avellaneda o Quilmes, donde los intendentes se estuvieron preparando” o a hospitales de la zona como el de Wilde o el Sanatorio Antártida.

Como se sabe, el barrio se encuentra completamente bloqueado por la policía de la provincia de Buenos Aires por una decisión de Axel Kicillof, que en sintonía con el gobierno nacional y los municipios que conducen Mayra Mendoza y Jorge Fererraresi decidió tomar esa medida de aislamiento para evitar que el virus se propague por la zona.

En el asentamiento, hay que decir, viven 8 mil personas: 5 mil sobre el área quilmeña y los 3 mil restantes del lado de Avellaneda. La preocupación es alta no solo por el aumento de los contagios, sino porque el Acceso Sudeste es la única barrera que lo divide con la Villa Itatí, que es mucho más grande y tiene 40 mil habitantes.

Este barrio pertenece a la localidad de Don Bosco. El panorama en Quilmes preocupa y por eso es que las autoridades sanitarias de ese municipio tratan de aislar antes de que los casos se disparen. “Estamos analizando todas las situaciones de lo que va sucediendo con una preocupación lógica y veremos cómo se desarrolla”, dicen en el municipio de Quilmes.

Ayer, el ministerio de salud bonaerense confirmó siete casos positivos de COVID-19 en Villa Itatí, ubicada como se dijo frente a la Villa Azul. Si la situación llegara a complicarse allí, todos coinciden en que sería mucho más preocupante y peligroso que el brote en su asentamiento vecino. Y el aislamiento, claro, una respuesta sanitaria mucho más compleja de brindar.

La proximidad entre asentamientos vulnerables es otro tema que preocupa

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla