Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Policiales |Escalofriantes detalles del robo en Tolosa
Ella asaltaba a una jubilada y su hijo de 12 años le ordenó: “Matala, mamá”

La víctima, de 87 años, contó que escuchó al menor decir esta frase mientras ella estaba atada a una silla con una sábana. Recordó que el chico tenía un cable en la mano, con el que sugirió que la estrangularan

Ella asaltaba a una jubilada y su hijo de 12 años le ordenó: “Matala, mamá”

La detenida, tras su captura/el dia

28 de Mayo de 2020 | 02:34
Edición impresa

En silencio y esposada. Así llegó al edificio de las fiscalías y así se fue de ellas la mujer de 38 años que el martes pasado asaltó a una jubilada de 87 en su casa de Tolosa, frente a su hijo de 12, por 250 pesos y un paquete de fideos Matarazzo. El caso ya se contó en la edición de ayer, aunque en estas horas trascendieron detalles nuevos y escalofriantes sobre el rol que jugó el niño en esta historia.

Según declaró la víctima, en determinado momento éste tomó el cable de un alargue en sus manos y le ordenó a su madre: “Matala, mamá, matala con esto”, mientras la dueña de casa observaba la escena atada a una silla por los pies y por el cuello.

¿Sobrevivió porque la mujer no estaba dispuesta a llegar a tanto? ¿O fue por la oportuna llegada de un hombre que había ido a cortarle el pasto de su vivienda? A esta altura no hay modo de saberlo.

“Ingresó con un vecino y en la cocina vio a la señora Esther atada de manos y cuello, con una sábana”

Extracto de la causa sobre el aporte de testigos

 

Después de negarse a declarar ante el fiscal Marcelo Romero, la acusada quedó formalmente detenida por “robo calificado por el empleo de arma cuya pena se agrava por la participación de un menor de edad”, confirmaron fuentes judiciales.

Como se informó, el caso sucedió alrededor de las 11.30 de la mañana del martes en una casa de 529 entre 118 y 119, donde una mujer que dijo estar embarazada (no se sabe si es verdad o no) se presentó junto a su hijo de 12 años para pedirle a María Esther, la dueña, de 87, que le permitiera barrer la vereda a cambio de dinero. “Lo que pueda”, lanzó, resuelta a convencerla.

“La víctima aceptó porque la misma se encontraba embarazada y con su hijo menor de edad”, destaca en el pedido de detención el fiscal Romero, por lo cual, ya con el aval de María Esther, la recién llegada comenzó a barrer las hojas. Una vecina que vio la escena la confirmó en su declaración ante la Policía.

Todo iba bien, hasta que la mujer dejó la escoba de lado para pedirle a la jubilada que le permitiera entrar en la casa para usar el baño. La víctima accedió de nuevo por los mismos motivos que antes, como tampoco se negó ante un reclamo más: un vaso de agua.

En eso estaba, cuando sintió un fuerte golpe en la cabeza y escuchó la frase: “Dame toda la plata porque te mato”.

Según figura en la causa, la mujer “se aprovechó de dicha situación” para golpear a la víctima “y amedrentarla con un cuchillo, para luego de ello maniatarla y sustraerle dinero en efectivo y un paquete de fideos”.

Por lo que contó María Esther y corroboraron más tarde los médicos que la revisaron, la agresora no se contentó con exhibir el cuchillo: “Se lo colocó en el cuello”, provocándole “lesiones que a la postre fueron calificadas como de carácter leve”, además de maniatarla “a la fuerza de pies y del cuello a una silla con una sábana”, detallaron los investigadores.

Mientras la sujetaba, recordó la víctima, la ladrona continuaba pegándole en la cara y pidiéndole plata. En la requisa de la casa, ella y su hijo se apoderaron de 250 pesos y los Matarazzo, circunstancias en las que sobrevino el momento más escalofriante. Así lo contó la jubilada: “En determinado momento el menor le dijo ‘matala mamá, matala con esto’; mientras manipulaba el cable de un alargue”.

Cuando sonó el timbre, la víctima dudó entre el alivio de saberse a salvo y la angustia por la reacción de los intrusos. Terminó resultando lo primero, ya que la ladrona y su hijo decidieron escapar con lo que tenían. Del otro lado de la puerta estaba el hombre que había ido a podar el césped en la casa de María Esther, quien se sorprendió al verlos salir con mochilas. Al pasar a su lado, la mujer murmuró, con tono de exigencia: “Vos no viste nada”. El testigo buscó a un vecino, con el que entraron juntos y rescataron a la víctima, además de pedir ayuda a otros frentistas y llamar al 911. Un hombre que vive cerca, que además es policía, demoró a la acusada y al menor en inmediaciones de 530 entre 116 y 117, con la plata y los fideos.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla