Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Espectáculos |ESTRENO EN LA PANTALLA CHICA
“La fiesta silenciosa”: una noche de terror desata una furia sangrienta

Desde el thriller, el cineasta Diego Fried explora problemáticas de género en su última película, que llega a Cine.Ar

“La fiesta silenciosa”: una noche de terror desata una furia sangrienta

Jazmín Stuart en una escena de “La fiesta silenciosa”, de Diego Fried, que llega mañana a Cine.ar TV

Pedro Garay

Por: Pedro Garay
pgaray@eldia.com

3 de Junio de 2020 | 05:18
Edición impresa

Diego Fried caminaba por las playas de Goa, India, tras ser parte de un festival de cine, cuando se encontró con una “fiesta silenciosa”, encuentros nocturnos en los que la música la escucha cada uno, a través de sus auriculares, para no contaminar sonoramente.

“Era bastante particular estar caminando por la playa, de noche, en silencio, y de repente encontrar gente bailando con auriculares puestos. Esa imagen disparó el proyecto”, dice Fried, en diálogo con EL DIA, sobre “La fiesta silenciosa”, cinta que debuta mañana en la pantalla televisiva de Cine.Ar, desde las 22, y que desde el viernes podrá verse vía la plataforma Cine.Ar Play, gratis.

Pero esa semilla encontrada en una playa del otro lado del mundo se transformó en la película cuando Fried conoció que en uno de esos encuentros jóvenes, joviales y naturales, había ocurrido un caso de violencia contra una mujer: así, las imágenes etéreas de gente bailando en silencio se convirtieron en el germen de la trama que envuelve a Laura (Jazmín Stuart), una mujer que a horas de celebrar su casamiento en la estancia de su padre, sale a caminar sola y se encuentra con una de estas fiestas. Laura se deja llevar por la música y embriagar por el movimiento, un momento de liberación, hasta que un violento hecho cambia drásticamente el curso de la noche.

Película de género en más de un sentido, “La fiesta silenciosa” es un thriller para ser visto en sala: pudo verse en el último Festival de Mar del Plata, pero ahora tendrá “un estreno un poco acotado” vía la pantalla chica, en tiempos de pandemia, a la espera de “ver cómo avanza el mundo y si tenemos la posibilidad de estrenar en salas más adelante”.

“La película fue pensada para su estreno en sala: para cualquier película, no es lo mismo verla en la pantalla de un celular que en una sala de cine. Pero en la sábana corta, lo que tiene de positivo es que tiene muchas más chances de que la vea más gente de esta manera”, agrega el realizador sobre este thriller, en el que “el género ayudaba a hacer avanzar la historia” pero no es solo una forma, un ejercicio de estilo.

“Uno filma las cosas que a uno le dan terror, es una forma de exorcizarlas”

 

“No quería que quedara solo en una película de género”, dice Fried sobre su thriller con reminiscencias a “La fuente de la doncella”, “Kill Bill” e “Irreversible”, aunque, avisa, aggiornada a los tiempos que corren: planeada durante ocho años, la cinta fue mutando al calor del movimiento feminista, revisado varias veces junto a Nicolás Gueilburt y Luz Orlando Brennan, los coguionistas, mientras la película buscaba la forma de financiarse (clave fue el ingreso de los productores Martín Aliaga y Roxana Ramos, agradece Fried, para completar financiamiento).

“Desde el género se puede armar subtextos interesantes, tejer preguntas interesantes para que la audiencia se haga”, dice el director de “Vino” y “Sangrita”, sus dos largos anteriores, y afirma que “fue un gran desafío hacer hoy una película así”, con la problemática de género en el frente, con una mujer en el centro y una supuesta situación de violencia contra ella: la película procura desestabilizar al espectador, que no sabe qué ocurrió porque ella es reacia a recordar su experiencia.

“El punto de vista de la película es el punto de vista de una mujer: quería que el espectador atraviese esa noche con Laura”, cuenta el cineasta, y explica que la elipsis en el momento clave se debe a que “cuando sucede un hecho traumático, hay un corte a negro, y uno después, a lo largo del tiempo, va rearmando esa escena: el cerebro elide ese hecho”. Esa elisión del momento cumbre de la violenta noche dispara dudas e incomodidad en el espectador, obligado a tomar partido, “a juzgarla”, sin toda la información: “La película pone en crisis al espectador hasta la resolución final”.

La juzga el espectador, y también todos los varones (su padre, su novio) que la rodean: la película está interpretada solo por varones, a excepción del personaje de Stuart.

“Claramente, es una película que pone en tela de juicio el mundo patriarcal que la rodea: todo el tiempo los hombres están intentando que no actúe”, analiza Fried, y sigue: “Es una lucha de ella contra el mundo masculino en el que, efectivamente, vivimos, aunque ahora se está empezando a deconstruir”.

¿Por qué un hombre dirigiría una película así? “Es una pregunta que me hacen habitualmente”, dice Fried, y acepta que “yo también me lo pregunté: uno filma las cosas que le dan terror, es una forma de exorcizar eso. Y también, hay que meterse un poco en el barro”.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla