Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Espectáculos |Entre el fútbol y la música
Juan Cupertino: de descolgar centros para el Lobo al hard rock

Líder de Crixo, banda local que lanzó su segundo disco, fue arquero profesional de Gimnasia hasta que cambió guantes por escenario

Juan Cupertino: de descolgar centros para el Lobo al hard rock

Juan Cupertino es vocalista y guitarrista de Crixo, banda de hard rock platense

María Virginia Bruno

Por: María Virginia Bruno
vbruno@eldia.com

7 de Julio de 2020 | 03:00
Edición impresa

Juan Cupertino (35), que en su pasado como arquero formó parte del plantel profesional del Lobo, colgó los guantes, cambió de profesión y se subió al escenario como vocalista y guitarrista de Crixo, la banda de hard rock platense que acaba de lanzar su segundo disco, “Fuego y Mar”.

Nacida en 2015, tras un proyecto tributo a Héroes del Silencio, la agrupación que se completa con Iván Foschini en batería, Juan Biffis en bajo y Manuel “Chino” Hollender (que hizo inferiores en el Lobo) en guitarra líder, tiene objetivos claros. “Aspiramos a lograr un lugar en la escena y un nombre propio, obtener respeto, trabajamos para eso. Somos respetuosos de quienes nos escuchan, ensayamos, estudiamos, invertimos, tratamos de llevar al día las redes sociales, y por supuesto tocar en vivo y grabar discos”, cuenta Cupertino, en diálogo con EL DIA.

Crixo, que en estos cinco años ha recorrido la escena local, porteña y muchas ciudades del interior del país, se destaca por la composición a partir de riffs y melodías, mostrando en los vivos una impronta “bien rockera”, con la que se sienten cómodos en el escenario.

“El rock es un estilo que se reinventa constantemente, por eso nosotros apostamos a lograr un sonido fuerte, rockero pero que sea escuchable para todo tipo de personas”, revela el cantante sobre la banda que en sus genes lleva marcas de Slash, Myles Kennedy, Guns N’ Roses, Audioslave y, entre otros, Chris Cornell.

“Fuego y Mar”, flamante material que llega con un sonido “más contundente”, desarrollado en ocho canciones bien definidas, que pasan de la tranquilidad del océano y la voracidad de las llamas, se grabó entre diciembre y enero pasado, y se terminó de editar y mezclar en cuarentena y a distancia, con Martin Zuccarelli. El lanzamiento -ya disponible en todas las plataformas de streaming- es acompañado por el videoclip de “Dogma”, el corte de difusión del álbum que se puede ver en el canal de YouTube de la banda, que se comenzó a grabar antes del aislamiento en Romaphonic y se terminó en La Plata en estudios La Marca.

Los chicos viven este nuevo alumbramiento con alegría y expectativa, con la tranquilidad de haber dado el máximo en este proyecto, pero con las sensaciones encontradas que nos atraviesan un poco a todos en este contexto pandémico porque, remarca el vocalista, “hay que saber mirar para los costados”.

Hijo de “Pipo” Cupertino, un cantante que desde Bolívar recorrió los escenarios de todo el país, Juan heredó la pasión por la música, una disciplina que siempre lo acompañó a pesar de haber emprendido antes otras búsquedas profesionales.

PASADO AZUL Y BLANCO

A los veinte años, aterrizó en La Plata “con un bolsito en la mano”, luego de que su hermano Manuel le consiguiera una prueba en Gimnasia, que pasó con éxito. “Fue una experiencia increíble ya que soñaba con jugar al fútbol en un club de primera división”, recuerda sobre su pasado en Gimnasia, “un club hermoso, familiar, donde la gente me trató muy bien siempre” con el que estará “agradecido” de por vida y con el que no pierde el contacto.

Como profesional, Cupertino fue parte de los conjuntos de Julio Falcioni, “Pacho” Maturana, Guillermo Sanguinetti y Leonardo Madelón, pero el que mejor recuerda es el que lo hizo convivir con Pedro Troglio, quien comandaba el equipo que peleó hasta la última fecha el torneo local en 2006.

En su pasado azul y blanco, el bolivarense llegó a compartir plantel con figuras como Navarro Montoya, Lucas Lobos, Marcelo Goux y “Chirola” Romero, a quienes elige destacar “por el compañerismo y profesionalismo que nos inculcaron a los más chicos en ese momento, líderes positivos”.

“En el fútbol no todo es color de rosas… A mí dejame con la música que es fiel y sana el espíritu”

 

Tras su paso por Gimnasia, Juan recorrió otros equipos y hasta jugó en Villa San Carlos. Sin embargo, algo en su interior le dijo que no era por ahí.

“La decisión fue fácil. Ya estaba cansado de ir de un lugar a otro, de un club a otro, la incertidumbre de buscar nuevos rumbos. Me tocó jugar en varios equipos del ascenso donde hay muchas falencias estructurales, deportivas, económicas, entonces uno tiene que aprender a plantarse frente al espejo y preguntarse si ése es el presente que busca, que pretendía”, revela Cupertino sobre las cuestiones que consideró a la hora de colgar los guantes.

Y se mete de lleno en los falsos ideales que sobrevuelan detrás del mundo de la redonda sobre el que afirma que “no todo es color de rosa”.

“Hay muchos chicos que se retiran de grandes y no tienen un buen capital, entonces no saben a dónde están parados en la vida. Por eso es importante que los clubes en sus divisiones formativas tengan profesionales que guíen a los chicos y los mantengan con los pies sobre la tierra, que les den las herramientas para lograr sus objetivos, que sean fuertes en sus convicciones”, reflexiona.

Apenas dejó de jugar, empezó a entrenar arqueros y tuvo la posibilidad de trabajar en Huracán, en donde tenía a cargo a las divisiones inferiores. En ese recorrido, se cruzó con Miguel Gomis, quien estaba como coordinador. También conoció a su hijo, Pablo, que le ofreció trabajar en Independiente pero Juan, que seguía viviendo en La Plata, ya tenía un trabajo fijo en nuestra ciudad: actualmente, se desempeña como Martillero y corredor Público Nacional y trabaja en la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires.

Analizando a la distancia, el vocalista de Crixo se anima a trazar un paralelismo entre el fútbol y la música, dos actividades que “tienen muchísimo en común” a pesar de las diferencias. “La adrenalina, la preparación, la confianza sin dudas son las mismas”, reconoce Cupertino, quien encontró la misma sensación, “increíble y maravillosa”, tanto en el primer acorde como en el primer centro a descolgar.

De todos modos, a la hora de elegir, tiene una clara inclinación. “El fútbol es un ambiente hostil, egocéntrico. Muchos viven en una burbuja que es irreal, por eso cuando caen les resulta duro”, admite el bolivarense, quien elige quedarse entonces con la música “que es fiel y sana el espíritu”.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

Juan Cupertino es vocalista y guitarrista de Crixo, banda de hard rock platense

Cupertino, en su pasado como arquero de Gimnasia

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $223.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla