Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Policiales |Cerca del country de estudiantes
En un barrio de City Bell les asfaltaron la calle y en vez de progreso les trajo robos

Fue hace dos años, pero los vecinos denunciaron que a partir de ese momento el barrio sufre inseguridad. Pidieron tener luminarias

En un barrio de City Bell les asfaltaron la calle y en vez de progreso les trajo robos

Eduardo supervielle (a la izquierda) y Carlos salvatore, viven en el barrio del country del pincha/d. Ripoll

12 de Agosto de 2020 | 03:11
Edición impresa

Quienes viven en la zona de City Bell cercana al Country Club de Estudiantes celebraron, hace dos años, la llegada del asfalto a una calle, sin imaginar que por una rara paradoja aquel avance les traería un problema nuevo: el comienzo de episodios delictivos que se mantienen hasta la fecha.

Lo que suponía un progreso para el lugar derivó en una mayor circulación de autos y motos, con ladrones que tienen al barrio en jaque.

Así lo dieron a conocer en la tarde de ayer a este diario dos vecinos que viven en 463 entre 27 y 28, a apenas 100 metros de la entrada al predio albirrojo.

“TIRALE, TIRALE”

Uno de ellos, Eduardo Supervielle (46), a fines del año pasado y con pocas semanas de diferencia, fue abordado en la puerta de su casa en dos ocasiones por bandas distintas.

En uno de esos ataques, el 25 de octubre pasado, uno de los motochorros le disparó “indignado” porque la víctima intentó evitar el asalto echando a correr. De milagro no lo hirieron. “Fue terrible -recordó ayer ante EL DIA en la cuadra de su domicilio- porque el que tenía el arma fue incitado por su cómplice, que le gritaba ‘tirale, tirale’ y éste le hizo caso”.

Eduardo admitió que se estremeció al escuchar la detonación, por lo que frenó su carrera y le dijo al agresor “pará flaco, tengo hijos”, reveló, mientras el ladrón le recriminaba que intentara huir y le apoyó un revólver en el estómago.

“Al final, me robaron la billetera y otras cosas que tenía encima, y escaparon en la moto”, completó sobre el dramático momento que padeció meses atrás.

Con el miedo a flor de piel, y cuando todavía comentaba entre sus familiares y allegados aquel asalto, en noviembre fue abordado de nuevo por delincuentes, también cuando salía de su vivienda marcha atrás con su camioneta.

“Estos estaban en un auto Volkswagen Gol gris. Pensé en atropellarlos con mi camioneta, pero pareciera que sospecharon de mi intención y se subieron al coche y se fueron rápido, desistiendo de robarme”, consignó.

El frentista señaló que “cuando pasa algo así o cuando hay alguna situación sospechosa, llamás a la Policía y a los 3 minutos viene un patrullero. Pero el problema pasa también por la gran oscuridad que tenemos en la calle 463. Hace 8 meses que estoy reclamando a la Municipalidad por luminarias que no funcionan y no se ocuparon del tema”.

Enseguida se sumó a la charla otro vecino de la misma cuadra, Carlos Salvatore (70), quien también fue damnificado por el accionar de ladrones, pero en su caso de oportunistas.

“A mi casa se metieron en momentos en que dormíamos o no estábamos y nos llevaron diversas cosas que había en el parque, como un motor de la pileta, una máquina de cortar el pasto y distintas herramientas de jardinería”, detalló.

Citó también de madrugada suelen escuchar ruidos, “como motos o el motor de algún auto que sospechosamente se detienen un buen rato”.

Eduardo intervino en apoyo a lo que manifestaba su vecino, para expresar que “estamos todos perseguidos con los ruidos de la noche”, por lo que es habitual que intecambien mensajes a toda hora en el grupo de WhatsApp que generaron para prevenir este tipo de situaciones.

Otra modalidad que recrudeció a partir de la cuarentena es la de los falsos vendedores: “Te tocan el timbre para ofrecer algo y atrás están los otros en alguna motito, como al acecho de que salga alguien para hacerles una entradera”, explicaron. “Se puso muy complicado el barrio desde hace dos años, justo desde que nos asfaltaron la calle 463”, añadió. Otros episodios de inseguridad se registraron en domicilios de 464 entre 27 y 28 y en 24 entre 462 y 464.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $223.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla