Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Dólar Oficial $83,27
Dólar Ahorro/Turista $137.40
Dólar Blue $180,00
Euro $95,52
Merval 0,00%
Riesgo País 1433
Espectáculos |Mano a mano con EL DIA
Ruairi O’Connor: “No podemos siempre contar la historia desde la perspectiva de poderosos”

El actor irlandés vuelve a ponerse en la piel de Enrique VIII en la segunda temporada de “The Spanish Princess”, una tanda de episodios “más oscura” que llega el domingo 11 de octubre a StarzPlay

Ruairi O’Connor: “No podemos siempre contar la historia desde la perspectiva de poderosos”

Ruairi O’Connor en la piel de Enrique VIII, en “The Spanish Princess”, estreno de Starzplay

29 de Septiembre de 2020 | 04:43
Edición impresa

Al principio, todo era romance, y luchar por el amor. Sin embargo, como saben quienes conocen sus lecciones de historia, a la historia de Catalina de Aragón y Enrique VIII, que al nacer parecía un idílico e intenso romance, la terminaría atravesando el tiempo, la desgracia y el engaño: esas turbulencias manchadas de sangre y dolor, las que más interesan a la audiencia, son las que toman el timón en la segunda temporada de “The Spanish Princess”, estreno del domingo 11 de octubre a través de la plataforma StarzPlay.

Protagonizada por Charlotte Hope (Catalina) y Ruairi O’Connor (Enrique VIII), “The Spanish Princess”, secuela de la miniserie “The White Queen”, comienza con Catalina y Enrique presidiendo la corte más glamorosa de Europa y amados por su gente. Sin embargo, la lucha de Catalina por tener un heredero pone en riesgo su matrimonio y su posición en la corte, y sus decisiones del pasado la atormentan.

“Una temporada mucho más oscura”, adelanta, en diálogo con EL DIA, Ruairi O’Connor, quien poco a poco se va transformando en el Enrique que todos conocemos, el déspota que no tenía pruritos en cortar cabezas, incluso de sus allegados.

Sin embargo, el Enrique que apareció en la primera temporada era solo un chico enamorado de una chica. O’Connor revela que, al acceder al papel para la primera entrega, “no estaba demasiado interiorizado en la historia de Enrique. Soy irlandés, y los irlandeses tenemos cierto desprecio por la historia de la corona inglesa, aunque no se puede contar la historia irlandesa sin contar a Inglaterra”. Pero admite que, como todos, “creía que Enrique era este tirano, una especie de Hitler”.

Sin embargo, “no es que estuviera equivocado, pero cuando era joven, era solo un adolescente enamorado por primera vez y que quería salir de la sombra de su padre. Me tocó interpretar otro costado”, comenta el actor irlandés, que trabajó junto a Elle Fanning en la película debut de Max Manghella como director, “Teen Spirit”, estrenada el presente año, y se prepara para ser parte de la segunda temporada de “The Morning Show” para Apple TV+.

“Contada a través de los ojos de Catalina, esta es una historia completamente distinta”

“Creía que Enrique era un tirano, una especie de Hitler, pero cuando era joven, era solo un adolescente enamorado que quería salir de la sombra de su padre”

 

Por eso, a la hora de investigar el papel, “no quise mirar otros acercamientos al personaje, porque muestran otra personalidad de Enrique”: el despiadado monarca es uno de los preferidos de las series y el cine, y fue llevado a la pantalla por figuras desde Charles Laughton y Rowan Atkinson a Damian Lewis y Jonathan Rhys Meyers, pero siempre desde su costado más conocido y tiránico.

O’Connor tenía que encarnar otra dimensión, juvenil, enamorada, de Enrique, y para ello se basó en las cartas de amor que el propio rey dedicó a Catalina cuando todavía era príncipe.

“Fue el primer rey en escribir cartas de su propia mano, y tenemos esas cartas que le envía a Catalina. Es increíble ponerse en la piel de un personaje del cual podés leer sus propias ideas”, afirma el intérprete. “Era un verdadero romántico, escribía poesía, pasaba notas a escondidas a Catalina en la iglesia, escribió música para sus mujeres. Era un blando: es algo que no hubiera visto en otras interpretaciones de él, así que estoy contento por haber hecho una investigación previa”.

MÁS OSCURO

De aquel chico embelesado, sin embargo, va quedando paulatinamente poco, con el correr de los episodios de esta temporada “más oscura, mucho menos esperanzadora”, donde además de las intrigas palaciegas y las traiciones, hay abortos espontáneos, niños muertos y un romance que se resquebraja.

Por eso, comenta O’Connor, “esta segunda temporada no se centra tanto sobre la química entre Charlotte y yo, como de retratar el peso de la relación de 25 años, de los embarazos frustrados”.

La química había sido parte central de la primera entrega de “The Spanish Princess”, y uno de los aspectos más celebrados del drama de época. “Nos eligieron por nuestra química. Hicimos pruebas con otros Enriques, otras Catalinas, pero en las pruebas quedaba claro que nos excitaba la energía del otro, que sentíamos una conexión profunda”, comenta O’Connor al respecto, y cuenta que “incluso nos peleábamos como un viejo matrimonio en el set, porque tenemos mucha cercanía y los dos somos muy apasionados por lo que hacemos”.

Así fue que el joven O’Connor consiguió el fundamental rol: Charlotte Hope, de fama por su paso en “Game of Thrones”, “La teoría del todo” y “The English Game”, ya había sido elegida para ser Catalina, y el irlandés fue su mejor Enrique en las pruebas previas.

La elección de Hope estuvo desde la génesis del proyecto, algo que no es extraño teniendo en cuenta que el punto en que “The Spanish Princess” se diferencia de tantos relatos sobre la corte de Enrique, es que éste está contado desde la perspectiva de Catalina, con eje en su personaje.

OTRO TIPO DE RELATO

“Es un tipo diferente de relato, y eso es lo que lo hace interesante. Creo que el público estaba lista para ver esta historia desde otro ángulo, y contada a través de los ojos de Catalina es una historia completamente distinta”, dice al respecto O’Connor. “Y una totalmente válida: no podemos siempre contar la historia desde la perspectiva de los hombres más poderosos del cuarto, porque obtenés historias sesgadas. La mayoría de la historia, y las representaciones en los medios, han sido contadas por los más poderosos, pero muy poca gente es poderosa, y sus historias son muy interesantes, incluso más interesantes, porque son relatos que no han sido contados”.

Esta segunda tanda de episodios, las de la caída de Catalina, marcarán el final de la historia que permitió a O’Connor debutar en las series de época (Hope tenía experiencia a través de la fantasía medieval “Game of Thrones”), una experiencia que, afirma, fue divertida pero exigente. “Nos piden bastante: nos tenemos que levantar a las 4 de la mañana para ponernos una barba postiza, una peluca, mientras que para algo moderno con una remera y un poco de maquillaje salís al set. Pero lo hacemos todos juntos: si no hubiera sido un set feliz hubiera sido muy difícil, porque para colmo el contenido de esta temporada es mucho más oscuro”, afirma el actor. ¿Volvería al género, entonces? “Me gustaría hacer otro drama de época... pero creo que voy a esperar un rato”, se ríe.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla