Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $140,98
Dólar Turista $246,72
Dólar Blue $296,00
Euro $141,82
Riesgo País 2439
Espectáculos |DESTACADO DE LA CARTELERA porteña
“Borges y Perón”: o la necesidad de un sano debate

La calle Corrientes recibe este encuentro surrealista y secreto entre dos personajes icónicos que conviven a pesar de las diferencias

“Borges y Perón”: o la necesidad de un sano debate

rolo sosiuk es borges y rené meriles es perón en esta obra del uruguayo enrique eztrázulas que, dirigida por néstor amarilla, se ofrece los domingos a las 20 en el porteño teatro buenos aires

María Virginia Bruno

Por: María Virginia Bruno
vbruno@eldia.com

9 de Junio de 2022 | 04:31
Edición impresa

Un encuentro surrealista entre dos personajes opuestos que aprenden a convivir en las diferencias es la propuesta de “Borges y Perón, la entrevista secreta”, obra protagonizada por René Meriles y Rolo Sosiuk que, bajo la dirección de Néstor Amarilla, se ofrece los domingos a las 20 en el porteño Teatro Buenos Aires.

Planteada como un elegante juego verbal, se trata de otra obra hija de la pandemia que se fue creando a través de las pantallas mientras esperaban los derechos: “Borges y Perón” fue escrita por el periodista, dramaturgo, escritor y diplomático uruguayo Enrique Eztrázulas que murió hace dos años en medio del pedido que Néstor Amarilla había hecho para poder realizarla en Argentina. Finalmente, tras una intervención especial de la asociación de autores del país vecino, el director logró conseguirlos y el proyecto, que los había mantenido anclados en la tierra frente a los momentos de incertidumbre que trajo el COVID, tomó un impulso mayor.

Según cuenta en diálogo con EL DIA, a Amarilla le interesaba mostrar algo que tenía que ver con “cómo dos opuestos, en algunas cuestiones, en este caso políticas, eran parecidos”, sobre todo en una época “de tanto enfrentamiento como el actual donde, a pesar de esas dos o tres posturas que hay con respecto a muchas cosas, eso no significa que tengamos ese opuesto en todos”.

Buscando obras que bucearan por estas profundidades llegó a este material que, hace diez años, había tenido una única versión en el país con las actuaciones de Jean Pierre Noher y Víctor Laplace. Sin haber visto esa puesta, Amarilla pensó en algunos de los actores que conoció a lo largo de una profesión que, además de la dirección, lo ha llevado a desempeñarse como docente, investigador teatral y hasta jurado de algunos festivales. Y así llegó a René Meriles y Rolo Sosiuk con quienes encaró el gran desafío de componer “unos personajes bien difíciles porque están muy metidos dentro del imaginario popular”,.

Con estos personajes, a los que interpretan en diferentes edades, no quisieron encararlos sólo como una imitación pero tampoco quisieron que estuvieran lejos de ese imaginario. “Entonces, en algunos momentos, son Perón y Borges al 100% y después, a través de diferentes elementos y recursos, se desarman en escena y se transforman en todos nosotros, lo que permite un juego desde otro lugar”, cuenta el director que, anteriormente, se había destacado por su versión clown de “La casa de Bernarda Alba” -a la que llamó “Ni Bernarda ni Alba”- y que, para más adelante, planea una versión terrenal y cotidiana de “El príncipe” de Maquiavelo.

Apelando a la ironía y al sarcasmo, los personajes se plantearon a partir de “esa idea de verse reflejados en el otro”, lo que supuso “un alto riesgo en el juego artístico porque metimos a Perón en un ambiente borgiano” y viceversa: “El universo peronista también aparece y sorprende a Borges porque Perón conoce toda su obra y la recita”.

Con algunos detalles surrealistas, como el escritorio de Borges “volando” cuando Perón hace su entrada triunfal, la obra muestra más allá de las diferencias las similitudes “de estos dos maestros, dos personajes sumamente inteligentes, ingeniosos y capaces de reírse de sí mismos con el otro”, algo que está impregnado en la pieza.

A diferencia de la obra original que “tiene una idea muy de postura, de cosa más rígida”, esta versión incorpora “un tono de juego al que los personajes vuelven después de las discusiones”, debates acalorados que les parecen vacíos, inconducentes. Así, las reflexiones se suscitan en el escenario por el que desfilan conceptos como la realidad, la verdad, la muerte. “Y a partir de ahí todo se relativiza y se aclara porque tenemos tan poco tiempo para estar peleándonos a muerte por cosas tan pequeñas…”, remarca.

Amarilla, que trabajó durante más de 30 años en el Teatro San Martín y que tuvo interesantes experiencias en España, admite que los intereses como director fueron cambiando a lo largo de su carrera. “Hoy siento que quiero acompañar lo que le pasa a la gente y tratar de mostrarlo en el escenario con una posible solución: todos tenemos problemas pero hay poca disponibilidad de soluciones. En este caso, era cómo aprender a discutir”, cuenta.

Convencido de que “siempre las obras sirven para mostrar algo más”, el director reflexiona en la necesidad de “desarmar esta permanente discusión que tenemos a pesar, muchas veces, de pensar lo mismo: creo que todos queremos estar bien y que los demás estén bien y a partir de ahí construir con las mejores herramientas”. En este sentido, destaca que “hay que discutir cuestiones políticas y cuestiones ideológicas pero creo que hay que cambiar el foco: hay que aprender a discutir y que ese aprender a discutir no significe que el otro sea un enemigo sino una persona que, simplemente, piensa o siente diferente”.

Que haya sido un autor uruguayo el que escribió este texto hizo que la obra ganara en equilibrio e imparcialidad, remarca el director. “Me parece que esta historia necesitaba la distancia. Si la obra hubiera sido escrita por un argentino, hubiera tenido más resistencia”, dice Amarillo y, entre risas, cuenta que “borgianos y peronistas muy estrictos han venido a verla y han salido muy sonrientes”. por lo que anima al público a vivir la experiencia y sacar luego sus propias conclusiones.

Con invitaciones para presentarse en Mendoza, Mar del Plata y hasta en Chile, además de la posibilidad de realizar una función en octubre en el teatro platense La Lechuza, “Borges y Perón, la entrevista secreta” continuará ofreciéndose los domingos de junio y julio a las 20 en la sala ubicada en Corrientes 1669 (casi Rodríguez Peña). Las entradas para ver esta obra producida por Mauro Mateos están disponibles en Alternativa Teatral.

“A veces son Borges y Perón al 100% y después se desarman en el escenario y se transforman en cualquiera de nosotros”

Néstor Amarilla, director

“Fueron dos maestros, dos personajes inteligentes, ingeniosos y capaces de reírse de sí mismos con el otro”

Néstor Amarilla, director

Para agendar
Qué: “Borges y Perón, la entrevista secreta”Cuándo: Domingos a las 20Dónde: Teatro Buenos Aires (Corrientes 1669)Entradas: Alternativa Teatral

 

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $350.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla