Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Peligros de circular con neumáticos en mal estado, la otra cara de la crisis: cuándo deben cambiarse

Peligros de circular con neumáticos en mal estado, la otra cara de la crisis: cuándo deben cambiarse
28 de Septiembre de 2022 | 07:17

En medio de la crisis por la falta de neumáticos, crece la preocupación de aquellos que advierten que deben cambiar los suyos porque se encuentran deteriorados o, en su defecto, los que pincharon o reventaron y deben reemplazarlos por nuevos. Y en ese universo también se encuentran las víctimas de los delincuentes que por estas horas hacen de las suyas robando gomas en distintos barrios de La Plata, aprovechando la problemática.

Es por eso que la otra cara del conflicto gremial es la de los peligros que enfrentamos ante el mal estado de los neumáticos ya que aumenta el riesgo de sufrir un grave accidente. Desde algo habitual como un reventón hasta un vuelco provocado por un desllantado son las causas de un mal mantenimiento de las ruedas de un auto. Porque en definitiva, lo único que mantiene al coche sobre el asfalto son esos cuatro elementos, y deben estar en buen estado. 

¿Cuáles son los mayores peligros de llevar neumáticos en mal estado? Primero, reventarlo en plena circulación. Un pellizco contra un cordón, un neumático con más de 6 años o una presión baja de aire pueden provocar que exploten. Las consecuencias pueden ir desde una simple llanta rota hasta una salida del camino que puede acabar en un vuelco con consecuencias fatales.

También aparece el desllantado si la presión de inflado es demasiado baja. Y pasa cuando el flanco del neumático se deforma demasiado en las curvas. Allí, si la llanta toca el asfalto con el vehículo en pleno apoyo la probabilidad de acabar volcando es elevadísima. Las pinchaduras son otro problema. Una goma con una banda de rodadura desgastada o con una presión inadecuada aumenta de forma exponencial la probabilidad de padecer un pinchazo.

Además, en la mayoría de los autos modernos con tracción total, que emplean sistemas de reparto variable de la tracción, llevar los neumáticos con un desgaste irregular en cada eje o unas presiones inadecuadas pueden provocar graves averías en el diferencial central, una pieza cuya reparación o sustitución puede costar muy cara. Mientras que el desprendimiento de la banda de rodadura se presenta como otro inconveniente. Esta situación puede advertirse cuando en las rutas vemos trozos de las ruedas de un camión y suele suceder cuando el neumático es recauchutado y su temperatura aumenta debido a un fallo en el sistema de frenos del remolque o una baja presión de inflado. Es por ello que un vehículo de carga o gran porte no debería pasar de 90 kilómetros por hora, ya que no genera tanta fuerza centrífuga como en un auto que puede alcanzar los 120 kilómetros por hora. El uso de neumáticos recapados no es recomendable, pero no es la única causa de este problema. Largos períodos de inactividad provocan planos en los neumáticos, que junto con la mayor rigidez de la goma al envejecer, pueden provocar este problema.

La caducidad, factor clave

Además del dibujo, que debe tener una profundidad legal de más de 1,6 mm, un factor clave de los neumáticos es la caducidad. Eso significa que aunque pueda parecer un neumático en buen estado, puede presentar una degradación a nivel molecular que cuando se manifiesta puede ser demasiado tarde.

Un neumático no es solo el dibujo, o la estructura, o la marca. Además del caucho, cada fabricante utiliza una serie de compuestos que dotan al neumático de propiedades como mayor duración, o un agarre mejorado con lluvia o más resistencia al frío. Y estos compuestos se degradan con el tiempo.

Es importante ver la fecha de fabricación y para ello hay que buscar en la banda de rodadura cuatro cifras, normalmente inscritas en una elipse. Las dos primeras cifras indican la semana, las dos siguientes el año. A modo de ejemplo, un neumático fabricado en la semana 15 de este año pondría: "1522". 

Según las recomendaciones, no se deben superar los cinco años de la fecha de fabricación. Pasada esa fecha, conviene que un especialista compruebe el estado del neumático. Dependiendo de las condiciones de uso y conservación, ese plazo puede ser inferior, o algo superior. 

¿Cómo podemos evaluar un neumático nosotros mismos? Hay que observar de cerca la goma y si encontramos grietas o la notamos cuarteada, estamos en problemas. El agua se puede colar por estos surcos, llegando a oxidar los alambres de la estructura, pudiendo incluso reventarse.

El cuarteamiento también es sinónimo de cristalización. La goma se va endureciendo, pierde elasticidad, y cada vez agarrará peor al asfalto. Además, también se degrada la capacidad de evacuación de agua, pues no solo el dibujo quita agua, también el compuesto a escala microscópica. Normalmente esto no preocupa a quienes hacen 25.000 kilómetros al año o más. Los que deben vigilar más estas cosas son los dueños de autos que tienen menos movimiento. Con la excusa de que algunos coches apenas se mueven, los dueños tienden a descuidar mucho la seguridad en sus ruedas.

Lisas y recapadas

Tal como informó EL DIA, en una reciente recorrida por las gomerías de la Ciudad se pudo comprobar la escasez de neumáticos. “No hay ni nacionales ni importadas, el problema afecta a todo el país”, reconocía días atrás el titular de una gomería de calle 22 al 1.200. La situación se complicó por estos días en que los trabajadores del neumático continúan con el paro que afecta las actividades en las plantas de Bridgestone, Fate y Pirelli, pero que también ahora se extiende a las automotrices que ya anunciaron el freno de su producción.

No hay neumáticos, ya sea por las medidas de protesta de los trabajadores del sector o por los inconvenientes para importar insumos. Es por eso que el Gobierno ya amenazó con abrir las importaciones si continúa el conflicto gremial porque los fabricantes y, en línea más cercana, los distribuidores se quejan de que no tienen forma de abastecer la demanda interna.

El problema afecta a todos por igual ya tengan auto, camioneta o camiones. En ese contexto, muchos no encuentran más alternativa que reparar las viejas ruedas o comprar usadas. “Reparaciones hacemos a montones, tenemos mucho trabajo manual porque no hay neumáticos nuevos”, explicó el comerciante. En relación a los precios indicó que los neumáticos aumentaron como el costo de vida y los que estaban alrededor de 50 mil pesos hoy se venden a 80 mil.

“Las subas son importantísimas, pero tampoco se consiguen y muchos terminan buscando neumáticos usados”, apuntó. “Vamos a tener que rellenar las ruedas con pasto como se hacía antiguamente”, dijo con tono escéptico.

En otra gomería de la zona de Plaza Rocha también se indicó que hay muy poca mercadería y la que llega lo hace mes a mes con aumentos que van del 5 al 10 por ciento. La escasez, sumada a la inflación, hace que en poco tiempo los neumáticos hayan experimentado subas del 60 por ciento.

Se informó que los vehículos con mayores complicaciones son los de alta gama, los que requieren rodados 17, 18 o 19. Cada cubierta cuesta entre 100 mil y 150 mil pesos. No obstante, se comunicó que también faltan los rodados chicos, los números 13 y 14. Con un tono de marcada preocupación los comerciantes del ramo sostuvieron que podrían quedarse sin stock antes de fin de año, si no se revierte el panorama actual.

Ante esa situación, se retomó el hábito de emparchar, cambiar cámaras y arreglar los neumáticos. El parche más económico ronda los mil pesos; 1.600 si se trata de un sistema reforzado que permite seguir circulando durante cierta distancia y las roturas más importantes, entre 3 mil y 4 mil pesos.

En relación a cómo prolongar la vi útil de un neumático, distintos mecánicos consultados indicaron que es importante tener artículos de buena calidad. También se sugirió revisar la presión de las gomas y adecuarlas al tipo de camino que se tomará, ya sea ruta o calles urbanas. Realizar un buen mantenimiento y evitar el exceso de carga son otros factores que se deberán tener en cuenta; así como también realizar una conducción prudente en las maniobras, evitar las frenadas violentas y la aceleración repentina. En algunos casos será importante hacer una rotación de neumáticos y no utilizar los que hayan caducado.

Cuando las llantas se exponen repetidamente a condiciones climáticas adversas, como temperaturas extremas, luz solar intensa, lluvia, nieve o hielo, se ve perjudicada considerablemente su vida útil. Además, si el material de los neumáticos entra en contacto con aceite o grasa, también merma su duración.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico Promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$60.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $490.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla