Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Toda la semana |TENDENCIAS EN VIAJES
Turismo en estancias: un buen plan para hacer en familia o con amigos

Las escapadas a parajes rurales son cada vez más elegidas por personas que buscan desconectarse y disfrutar de unos días de descanso. Del mar a las montañas, pasando por la pampa y las sierras, abundan las alternativas a pocos kilómetros de la Ciudad

Turismo en estancias: un buen plan para hacer en familia o con amigos

Cañuelas ofrece estancias con mucho verde y tranquilidad, ideales para desconectarse y pasar unos días relajados / Estancia Puesto Viejo

Cecilia Famá

Cecilia Famá
vivirbien@eldia.com

4 de Septiembre de 2022 | 08:21
Edición impresa

Conectarse con la naturaleza, hallar tranquilidad, comer rico, cabalgar, disfrutar de un amanecer diáfano, leer a la sombra de un sauce o un tala con los pájaros y la brisa como banda de sonido. Cada vez más viajeros eligen los destinos rurales para las escapadas de fin de semana, en familia o con amigos, e incluso para realizar reuniones de equipos de trabajo. El campo ofrece todo lo que buscan aquellos que desean alejarse del frenesí urbano y disfrutar de unos días de paz. La oferta es muy variada. A menos de cuatro horas en auto de nuestros hogares, podemos atravesar una tranquera y dedicarnos a descansar.

Operadores y referentes del sector turístico coinciden en que luego de la pandemia, se generó un furor por los viajes cortos, a destinos de cercanía, en lugares tranquilos, con grandes extensiones de tierras, y donde la conexión con la naturaleza es protagonista.

El turismo rural, en nuestra provincia, se combina con propuestas como cabalgatas, paseos en globos aerostáticos, circuitos guiados en bicicleta por caminos de tierra, astroturismo, caminatas por paisajes agrestes, fiestas populares, cosecha de miel o de uvas en pequeños viñedos, termas, Pueblos Turísticos, y gastronomía típica (empanadas, picadas, asados, postres caseros). Estas modalidades tienen fuerte demanda durante todo el año.

Paseos en carruajes en Cañuelas / Estancia Puesto Viejo

A pocos kilómetros de La Plata, tenemos lagunas, ríos e inmensos espacios abiertos desde los que podemos contemplar el cielo hasta el horizonte, sin el “ruido” visual ni el sonoro, que en las metrópolis pueden llegar a abrumar. Chacras preparadas para el turismo receptivo ofrecen sosiego, gastronomía tradicional y confort para todo tipo de viajeros, tanto los más exigentes como aquellos que cuentan con un presupuesto menor pero las mismas ganas de alejarse de todo por un par de jornadas. Es cuestión de bucear un poco en las páginas de Internet y en las plataformas destinadas al turismo, para encontrar numerosas opciones. En esta nota, les mostramos algunas posibilidades, con lindas historias detrás de cada una.

A MENOS DE 300 KILÓMETROS

En apenas una hora y media de viaje, la localidad de Cañuelas ofrece un paisaje soñado y servicios turísticos de calidad. La estancia “Puesto Viejo” brinda lo mejor del campo a minutos de la ciudad. Se trata de un predio de 220 hectáreas ubicado sobre el kilómetro 82 de la ruta 6, a minutos del área urbanizada cañuelense. El predio comprende un hotel boutique, un salón de eventos, un club de polo, una zona de glamping y un desarrollo inmobiliario.

El hotel boutique cuenta con diez habitaciones en suite. Las estadías incluyen pensión completa y actividades como cabalgatas, paseos en carruaje, paseos en bici y una espectacular piscina con borde infinito. El hotel ofrece paquetes por el día o estadías más largas, cualquier opción es la escapada ideal para relajarse rodeado de naturaleza.

“Puesto Viejo sigue creciendo y desde hace unos meses incorporamos el glamping, término que deriva de ‘camping con glamour’’’, explican los anfitriones: “El campamento cuenta con 21 carpas africanas construidas sobre decks elevados. Cada carpa cuenta con alfombra, camas con su respectiva ropa, toallas y baño privado. El espacio se completa con un carpón comedor y un fogón. Es una experiencia súper original a minutos de la ciudad”.

A pocos kilómetros de La Plata se puede disfrutar a pleno del turismo rural

 

El Clubhouse de Puesto Viejo es una excelente opción para celebrar eventos corporativos o sociales. Los grandes ventanales de la sala principal resaltan las impresionantes vistas de las canchas de polo y de los alrededores. La sala tiene capacidad para 160 personas para banquetes, mientras que todo el Clubhouse puede albergar eventos de hasta 400 personas.

Los domingos al mediodía funciona allí un restaurante con menú a la carta. Los platos incluyen parrillada, pastas, pescado, opciones para vegetarianos y celíacos. El restaurante también cuenta con entretenimientos para niños entre los que se incluye el laberinto de pinos, una verdadera oportunidad para divertirse en familia y con amigos.

Las estancias, cada vez más visitadas por turistas / Estancia Don Silvano

Por otra parte, a menos de tres horas en auto de La Plata, en la localidad de Exaltación de la Cruz, se encuentra la estancia “Don Silvano”. A mediados del año 1900, un niño inmigrante de origen italiano llamado Silvano llegó junto con su familia, que se instaló en esta región de la pampa. Con los años comenzó a trabajar en un almacén de empleados y pronto llegó a instalar su propio almacén de ramos generales. En 1940 logró comprarles varias hectáreas a la familia Lennon, que como muchas otras familias irlandesas llegaba a la región y admiraba el estilo victoriano, lo que se refleja en la casa de 1930, que actualmente es el Casco de la estancia.

Esta estancia que compró Don Silvano posee 380 hectáreas. Muy pronto, por la belleza del lugar y por lo sociable que era, comenzó a recibir amigos, pero más adelante sus amigos comenzaron a pedirle algún lugar donde poder quedarse y pasar más de un día, y es ahí cuando se habilitaron las dos primeras habitaciones, además de la suya. De esa manera Don Silvano comenzó con una actividad que hoy va por la cuarta generación consecutiva. Sobre el final de su vida, transfirió la estancia a su yerno Santiago, quien construyó dos cuartos más y un comedor para 200 personas, reformando la vieja caballeriza.

Estancias emplazadas en el campo, una opción para visitar Guaminí

 

Pero cuando realmente tomó impulso el proyecto fue con Carlos, el hijo de Santiago, que encaró la construcción de dos habitaciones más en el casco, un salón para 350 personas y agregó otro más para 150, convirtiendo la caballeriza en un hotel de 16 habitaciones, para totalizar 23 -hoy son 25-, todas con baño privado, calefacción y aire acondicionado.

Paseos en caballos, carruajes, juegos típicos, natación, un Parque del Gaucho (galpón de carruajes, maquinarias agrícolas, corral de palo a pique y rancho de adobe con todas sus características), se combinan con un esquema de pensión completa y guía permanente. “Lo que más sorprende es que haya en un lugar tantos animales sueltos (además de los de granja tenemos búfalos, flamencos, pavos reales y cisnes), que los días queden cortos de tanto que hay por hacer”, señala Rodrigo Lisiardi, quien está al frente de Don Silvano y cuenta “una anécdota entre tantas: después de casi 80 años de actividad tenemos una pareja que se casó aquí (con organización de mi abuelo), festejó sus Bodas de Oro (ya con mi papá a cargo) y en el casamiento de uno de sus nietos, a mí me tocó armar su renovación de votos. Crecer con nuestros visitantes es lo mejor que nos ha pasado siempre”.

Asado al asador, un clásico / Estancia Don Silvano

De estilo victoriano, la casa principal data del año 1930. Actualmente cuenta con 9 cuartos con capacidad para 24 huéspedes. Todos con baño privado y calefacción. En su salón principal, con capacidad para 60 personas, se sirve el desayuno y está el televisor. En la parte superior se encuentra el salón de juegos con mesa de pool, metegol, ping pong, sapo y entretenimientos de mesa”. Los visitantes también se ven atraídos por los menús: desayunos con panes artesanales, empanadas, asado criollo, la merienda con mate cocido con pasteles y tortas fritas, y otras delicias que salen de la cocina.

ENTRE 300 Y 500 KILÓMETROS

A 355 kilómetros de La Plata, Bolívar cuenta con una interesante propuesta de turismo campestre. La estancia “Santa Catalina”, de esa localidad, es de Dolores Posadas, quien cuenta que “el establecimiento debe su nombre a Doña Catalina Berreterreix, quien llegó desde España a finales del siglo XIX. Años más tarde de su llegada, en 1889, se construyó la casona familiar, y su dedicación fue absoluta a la producción ovina. En sus inmediaciones se encontraba el Fortín Reunión, componente de la línea de frontera argentina con el Wallmapu a fines del siglo XIX. En sus instalaciones se celebró en 1928 el cincuentenario de la fundación de la ciudad de Bolívar en gran comitiva y con celebridades de renombre nacional. Allí se ofrece comida típica de campo: asado, empanadas, locros, entre otras”. Se pueden hospedar hasta seis personas.

Tras pasar varios años y varios herederos, adquiere el establecimiento Emiliano Posadas (actual propietario desde hace más de dos décadas). Durante estos años ha pasado mucha gente que dejó vivencias que hasta la actualidad son recordadas.

“Una de las anécdotas que apreciamos fue la visita sorpresiva de Stefano e Isidora, huéspedes italianos. Reservaron con la idea de pasar un día de campo y ante nuestra sorpresa ellos decidieron pasar una semana con nosotros antes de regresar a su país porque había sido uno de los lugares más interesantes y tranquilos que habían conocido en la Argentina. Ellos durante 5 años eligieron este lugar para pasar sus vacaciones, lo que nos dejó una amistad que perdura hasta el día de hoy”, cuenta Dolores.

En “Santa Catalina” se realizan visitas guiadas, cabalgatas, avistaje de fauna y flora, senderismo. Hay asadores, demostraciones criollas, visitas a lugares únicos para pescar, comidas típicas.

Lo que más sorprende del lugar es el ambiente de paz que se respira, la tranquilidad y la historia de la pampa húmeda en todo su esplendor, el nivel de atención personalizada y la belleza del lugar con su amplio parque.

Es el lugar indicado para poder descansar sumido en el silencio de las religiosas siestas. A la hora del mate, se podrán deleitar con tradicionales tortas fritas y los cuentos camperos darán lugar a la imaginación a la vera del fogón.

Siguiendo con el recorrido, a 506 kilómetros desde La Plata, Guaminí atrae a los viajeros con su laguna y otras bellas atracciones para conectar con la naturaleza.

Allí se encuentra la estancia “La Sistina”, un lugar ideal para el descanso con una particularidad que lo hace único: está en una isla, dentro de la laguna del Monte, como no existe otra en toda la provincia. La casa principal está rodeada de naturaleza, docenas de maras patagónicas y otros animales como pavos reales pasean alrededor. La travesía empieza con un breve pero acogedor viaje en lancha atravesando la hermosa laguna. Luego se puede hacer un safari en camión por la isla para admirar a los animales exóticos y autóctonos del lugar, como flamencos, siervos y ñandúes; probar con el kayak o simplemente dar una caminata.

La hora de la comida es un deleite, con platos de primera calidad. Las noches son un espectáculo aparte, con la luna reflejada en la laguna y la calma acogedora del lugar.

La laguna y su isla, grandes atractivos de Guaminí / Estancia La Sistina

Entre las actividades, se realizan safaris fotográficos, paseos en bicicleta, caminatas, kayaks, pesca desde la costa y embarcada, esquí acuático y wakeboard.

¿Qué sorprende más? “Definitivamente lo que más sorprende es la fauna y su diversidad, los animales pastan en el jardín frente a la casa. Por otro lado los paisajes y atardeceres es lo que más sorprende junto con el hotel y la vista de 180° que ofrece el living de la laguna y todo el sector este donde amanece”, dice Juan Emili Vitali, anfitrión de La Sistina.

Y agrega una anécdota: “Hace algunos años nos visitó una familia Suiza, luego de 3 días con nosotros estaban fascinados con el lugar, y la calidez de la atención, al momento de retirarse les pedí que nos dejaran algún comentario en las redes sociales, a los pocos días habían dejado el que considero ha sido el comentario más reconfortante de estos 11 años que llevo en la estancia. Luego de relatar toda su experiencia terminaron el comentario diciendo “La Sistina es la joya mejor guardada de la Provincia de Buenos Aires”, cada vez que recuerdo eso frase realmente me llenó de orgullo por el lugar y la propuesta que tenemos”.

En síntesis, los operadores y promotores bonaerenses afirman que los turistas “eligen la Provincia como el principal destino del país para viajar y disfrutar, por la diversidad y calidad de la oferta que propone. Tenemos inmensos paisajes, manjares imperdibles, ciudades atrapantes, festividades populares, pueblos con mística, estancias tradicionales, playas enormes y otras agrestes, lagunas, ríos, el Delta. En cada uno de estos lugares, las personas encuentran lo que fueron a buscar: experiencias imperdibles, descanso en familia o con amistades, sabores únicos, diversión y cultura”.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $350.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla