Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Los albiazules en una multitudinaria fiesta

Más de once mil Triperos disfrutaron en el Bosque el "Día Internacional del Hincha de Gimnasia"Por WALTER EPISCOPO

Los albiazules en una multitudinaria fiesta

El pueblo tripero colmó la cabecera que da espaldas al Bosque y no dejó de cantar en toda la noche

Con gran colorido y con mucha pasión. Así vivieron todos los Triperos, que acudieron ayer al estadio de 60 y 118, el Día Internacional del Hincha de Gimnasia. El bosque se tiño totalmente de azul y blanco, con la presencia de más de 11 mil hinchas de Lobo. Desde las últimas horas de la tarde, el pueblo gimnasista disfrutó de una verdadera fiesta, la cual concluyó, como es costumbre, con un fantástico show de fuego artificiales, ya en los primeros minutos del día de hoy.

Desde antes de las 18, una gran cantidad de público de Gimnasia se fue acercando paulatinamente al estadio del Bosque, portando camisetas, gorros y banderas del Lobo. La familia Tripera en su totalidad se acercó a vivir una nueva edición de este evento (el 10 de diciembre conmemora el pedido formal de las tierras del estadio del Bosque, por parte de los hinchas de Gimnasia a la Municipalidad), que año tras año nuclea a todos los hinchas albiazules.
Pasadas las 19:15, los jardines del estadio Juan Carlos Zerrillo comenzaron a colmarse de hinchas, que con bombos, cánticos y mucho color, comenzaron a transitar una noche inolvidable para el mundo Tripero. Y lentamente, los simpatizantes fueron ocupando un lugar en la cabecera que da espaldas al Bosque, tribuna que lucía como si el plantel profesional de Gimnasia tendría que salir a jugar un partido oficial. El alambrado perimetral estuvo minado de una enormidad de banderas, mientras que en el corazón de la cabecera, en el lugar que habitualmente ocupa "La 22", las banderas largas atravesaban ese sector dándole un gran marco, al sitio donde se ubicaron los hinchas del Lobo.

El escenario por donde desfilaron los números artísticos prefijados fue montado en la puerta del área grande de la cabecera que da espaldas al Bosque. A su lado, dos pantallas gigantes, trasmitieron todo lo que sucedió en el escenario principal, mientras que en el césped de la cancha, entre el escenario y el alambrado, lucía desplegada una gran bandera de Gimnasia.

El primer jugador en llegar a la fiesta fue el capitán del primer equipo, Gastón Sessa, que cerca de las 19:20 arribó al estadio junto a su padre. El Gato estuvo durante varios minutos sacándose fotos y firmando autógrafos con los simpatizantes de Gimnasia, en la zona de los jardines. Luego, cerca de las 19:45, fue Sebastián Romero el que llegó al evento, acompañado por su hijo Tomás. Minutos más tarde, el que se hizo presente fue Roberto Sosa.

La velada comenzó formalmente, cuando se escucharon las estrofas del Himno de Gimnasia. Pero uno de los picos máximos de la noche, ocurrió cuando minutos después de las 22, ingresó con bombos, trompetas y bengalas, el grueso de la barra del Lobo. allí se estremecieron todos los presentes, por el color desplegado y el espectáculo que brindó este grupos de hinchas.

El cierre de la noche fue por demás emotivo. La gente aplaudió a rabiar a los jugadores que subieron al escenario y no pararon de cantar cuando se proyectó un video en las pantallas gigantes. Pero sobre la medianoche llegó lo mejor. Las luces de los juegos artificiales fueron el moño para una noche que quedará guardada en el corazón y en la retina de todos los hinchas de Gimnasia presentes en el estadio del bosque.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...