Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Omar Emilio Ferrari

Omar Emilio Ferrari

Omar Emilio Ferrari

Su fallecimiento

Fue el coleccionista de cactus más respetado del país; la variedad y riqueza de las especies que reunió, sumado a sus conocimientos, lo convirtieron en una fuente de consulta obligada de botánicos nacionales y extranjeros. Por eso, pero fundamentalmente por sus innumerables cualidades, el fallecimiento de Omar Emilio Ferrari, dueño del tradicional vivero platense, causó un profundo pesar entre quienes lo conocieron.

Nació en La Plata el 4 de diciembre de 1936 en el seno de una familia de inmigrantes italianos constituida por Evangelina Ruscitti y Silvestre Ferrari y sus hermanos Osvaldo y Horacio. Cursó sus estudios primarios en la Escuela Nº 23, los secundarios en el colegio Albert Thomas y luego ingresó en la facultad de Ingeniería, pero abandonó la carrera para acompañar a su padre en las tareas del vivero que cumplió 80 años.

En 1960 se casó con Margarita Eusebi y precisamente fue durante su luna de miel cuando descubrió su afición por los cactus; a raíz del entusiasmo que le despertó ese pasatiempo se hizo diseñar un invernáculo contiguo a su casa en el que llegó a tener 5 mil ejemplares de unas 500 especies.

En 1978 se relacionó con el Círculo de Coleccionistas de Cactus y Crasas de la República Argentina; esos encuentros lo impulsaron a aumentar la variedad en los cultivos. También emprendió junto a su amigo Roberto Kiesling -doctor en Ciencias Naturales- numerosas expediciones por lugares recónditos del país para ampliar su colección o simplemente observar distintas especies, algo que repitió en Uruguay, Bolivia, sur de Brasil, Europa y Estados Unidos.

Su amor por esas plantas lo convirtieron en un experto y en un referente del que se nutrieron numerosas personas que compartieron su hobby. La fama de sus cultivos le valieron el reconocimiento de la International Organization for Suculent Plant Study que designaron su invernáculo como "colección de referencia".

También ofreció charlas y publicó varias notas acerca de los cactus, incluso de algunas especies que hasta ese momento habían sido desconocidas y que adquirieron su nombre, como fue el caso de la Cleistocactus Ferrari. Además ideó un nuevo sistema de clasificación que fue adoptado en todo el mundo y editó un libro llamado "100 Cactus Argentinos", con fotos, descripciones y comentarios de cada planta.

En el plano afectivo tuvo una entrañable relación con sus hijos Marcelo, Roberto y Mauricio que a su vez le dieron 5 nietos: Nicolás, Delfina, Santiago, María de los Angeles y Juan José, por los que se desvivía.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...