Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Dólar Oficial $95,12
Dólar Ahorro/Turista $156.95
Dólar Blue $146,00
Euro $113,21
Merval 0,00%
Riesgo País 1517
Información General |LA DEMANDA HOSPITALARIA
Doce horas de cola por un turno médico

Decenas de platenses pasan la noche esperando que los atiendan en los consultorios externos. Radiografía de un calvario crónicoPor OMAR GIMENEZ

Doce horas de cola por un turno médico

Comienzan a entregarse los turnos a las personas que esperan desde la madrugada. Las tres primeras integrantes de la cola llegaron al hospital entre las 20 y las 21 del día anterior y allí pasaron la noche, según contaron a este diario

16 de Octubre de 2011 | 00:00

Hospital San Martín. Jueves 29 de setiembre. 20 horas. Decidida a no volver a su casa con las manos vacías, Norma Estigarribia no duda. Llega al hospital, se acurruca con una manta en un rincón frente a la ventanilla donde entregan los números y se dispone a pasar la noche. Lo que busca es un turno para endocrinología. Alguna vez llegó en plena madrugada, pero había tanta gente adelante que no consiguió que la atendieran y se tuvo que volver sin nada a su casa de Florencio Varela. Para que eso no vuelva a pasar, otra vez le pagó 50 pesos a una señora, una "colera", que pasó la noche en vela frente a la ventanilla. Ahora no tiene los 50 pesos. Tampoco tiene obra social, ni más opción que el hospital público para hacerse atender. Así que espera. El premio a su esfuerzo, en plena madrugada del viernes 30, está a la vista: es la primera de una larga cola, de más de 25 personas, que buscan uno de los turnos que empiezan a entregarse alrededor de las 6. Cuando habla con este diario, en plena madrugada, Norma Estigarribia planea entrar al consultorio después de las 8: más de 12 horas después de su llegada.

Arriba, en el tercer piso del mismo hospital, hay más gente. La mayoría busca números para traumatología. Son alrededor de 45 personas que llegaron muy temprano porque, dicen, "no se entregan más de 15 turnos". Durante la madrugada del jueves 29 de setiembre, una madrugada lluviosa, los que esperan aprovechan que hay más espacio y se tumban sobre los sillones para dormir. El viernes 30, ya sin lluvia, el panorama cambia sensiblemente. Ahora el espacio apenas permite esperar sentados. Aún a los enyesados y a los doloridos.

Historias como la de Norma Estigarribia, como las de los pacientes de Traumatología, abundan en las madrugadas de los hospitales platenses, donde las esperas para acceder a algunos consultorios externos se han convertido hasta tal punto en parte de la rutina, que a nadie sorprende que en plena madrugada aparezcan pacientes con mantas, termos, mates y se instalen a esperar. Esta realidad coexiste con otra: la de nosocomios donde los pacientes afrontan esperas razonables sin hacer largas colas. En la mismas recorridas se pudo constatar esa situación, por ejemplo, en el Hospital Gutiérrez.

UN PROBLEMA CRONICO

El de las largas esperas en hospitales públicos (tanto bonaerenses como porteños) es un problema histórico, tan crónico como difícil de cuantificar y cuyas causas dividen opiniones en el ámbito de la salud. Entre ellas, se mencionan una articulación deficiente entre el nivel primario de atención (Unidades Sanitarias) y los hospitales; la falta de personal para atender a una demanda creciente; la carencia de herramientas de gestión a nivel de jefes de servicio y directores de hospitales que permitan un mejor uso de los recursos existentes y hasta factores culturales vigentes -tanto entre pacientes como entre agentes de salud- que contribuyeron a naturalizar, a lo largo de los años, las colas de madrugada.

Oficialmente se destaca que, desde 2010, se puso el foco en encontrarle una solución a este problema. Pero también se admite que se trata de una tarea compleja, que reclama cambios culturales profundos y que demandará su tiempo. La distribución de más de 40 kits para la entrega de turnos telefónicos en distintos hospitales desde 2010 fue una de las medidas que se tomaron para resolver el problema y evitar que la gente llegue espontáneamente al hospital. Con todo, hasta el día de hoy, los turnos telefónicos sólo representan el 30% del total de los que se otorgan, el sistema funciona con limitaciones y las colas de madrugada siguen siendo cosa de todos los días, según admiten desde la Dirección de Hospitales. Allí hacen una analogía entre la instrumentación de los turnos por teléfono y lo que fue la incorporación del uso de los cajeros automáticos en los bancos. "A ellos les llevó 10 años instalar ese sistema. Nosotros queremos que las colas se terminen antes del 2012, pero sabemos que los cambios pueden llevar más tiempo", dice el director de Hospitales, Claudio Ortiz (ver aparte).

Se estima que anualmente 2.100.000 pacientes llegan a los consultorios externos de los hospitales públicos bonaerenses. En lo últimos años, esa demanda se habría incrementado en el orden del 20%, según los datos manejados por la dirección de Planificación Estratégica del ministerio de Salud de la Provincia. Lo que no se sabe a ciencia cierta es la medida de la demanda insatisfecha. Y no se sabe porque es un indicador que no se mide, dado que las personas que vuelven a su casa sin el turno que buscaban, no son registradas, según reconoce el director de ese área, Santiago Spadafora, quien opina que se necesitan nuevas herramientas de gestión, a nivel de jefes de servicio y directores de hospitales, que permitan un mejor uso de los recursos con los que cuenta el sistema.

Con todo, se indica que muchos de esos pacientes, que en realidad buscan un especialista, terminan recalando en las guardias, que, sobreexigidas, reciben un 80% de consultas que no corresponden a emergencias.

RECURSOS

Desde la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia (CICOP) y desde el Sindicato de Salud Pública de la Provincia opinan que el problema de las esperas responde a causas más profundas y no puede explicarse sólo por el método con el que se entregan los turnos. Puntualmente, se habla de un déficit de alrededor de 800 profesionales y más de 3.000 enfermeros que estarían condicionando en la actualidad el funcionamiento del sistema. Ese argumento es refutado desde la Dirección de Hospitales, donde aseguran que en los últimos años se hizo una fuerte inversión en recursos humanos, con el pase de 7.000 becarios a planta y la incorporación de más de 3.000 agentes nuevos, más de la mitad, profesionales. En todo caso, se admite que existen problemas para cubrir cargos en especialidades "difíciles", donde hay pocos profesionales, que sueles ser captados por el sector privado.

Desde la CICOP se postula que la falta de médicos determina que muchos servicios (algunos atendidos por un solo galeno) estén hoy saturados. Los casos de neumonología y nefrología en el Hospital de Gonnet son mencionados para ilustrar este problema. Ambos están sostenidos por un solo profesional y registran una demanda creciente. Según destaca Eduardo Maniago, neumonólogo de ese hospital, en los dos últimos años se incrementó la demanda para el consultorio externo en un 50%. Mientras tanto, la capacidad de atención del servicio se mantenía en 120 pacientes mensuales a través de consultorio. Mangiano afirma que para atender ese grado de demanda, el servicio debería contar, por lo menos, con un profesional más.

TURNO PARA DENTRO DE CINCO MESES

Hay otras áreas que son mencionadas como particularmente críticas. En el Hospital de Niños se habla de consultorios externos que otorgan turnos telefónicos para entre tres y cinco meses más adelante. Uno de los servicios más exigidos es Neurología, que siempre se caracterizó por tener una larga lista de espera.

También se cuestiona, desde la CICOP, el funcionamiento del sistema de turnos telefónicos y en eso coinciden pacientes consultados, que indicaron que les cuesta comunicarse con los teléfonos de los hospitales. Desde la CICOP dicen que en el hospital de Niños, por caso, comenzaron a asignarse a través de dos líneas y dos operadores, pero el nivel de la demanda obligó a incrementar el número de líneas a 5, aunque hay sólo tres operadores para atenderlas. Este último punto es reconocido desde la dirección de Hospitales, donde se asegura que, paralelamente a la entrega de los kits se capacita a administrativos para que sepan operar el nuevo sistema.

En el Hospital Rossi, los turnos telefónicos no están implementados con una central, indicaron a este diario profesionales de ese nosocomio, sino que las líneas son atendidas, cuando están libres, por los mismos empleados que atienden en la ventanilla entregando números personalmente. Allí estiman que en la actualidad, de los turnos que se entregan, sólo el 30% se obtienen por teléfono. Si bien en el hospital se registraron reducciones en las esperas para los servicios de clínica médica, dermatología, otorrinolaringología, alergia y cirugía, para consultas oftalmológicas o en la Junta Médica de Discapacidad, las esperas son larguísimas. En la madrugada del viernes 30 de setiembre, cuando pasadas las 6 se comenzaban a entregar los turnos, las primeras tres integrantes de la larga fila habían empezado a esperar entre las 20 y las 21 del día anterior. Todas buscaban turnos para oftalmología.

Para Pablo Torres, secretario general de CICOP, las causas de este y otros problemas que aquejan a la salud pública en la Provincia, deberían buscarse en la falta de recursos y en la caída del presupuesto que se asigna a la Salud: "Mientras que hace diez años representaba el 10% del total del presupuesto de la Provincia, actualmente es apenas superior al 6%. La ciudad de Buenos Aires, con 3.000.000 de habitantes y 33 hospitales recibe un importe similar que la Provincia, que cuenta con 15.000.000 de habitantes y 80 hospitales", dice Torres.

Según Claudio Ortiz, esos números no son desacertados, pero "habría que sumarle la inversión que hacen Nación y los municipios en el área de salud, tanto en materia de programas como de estructura y equipamiento y que repercuten en la Provincia".

Mientras el debate sigue, hay pacientes que ahora mismo se preparan para pasar la próxima madrugada esperando un turno en un hospital de la Región, donde se reeditará el conocido repertorio de mates, termos, mantas...y paciencia.

50%

De las personas que piden turnos por teléfono en el Hospital de Niños falta a la consulta como consecuencia del tiempo que media entre el pedido y el

día establecido para la atención

20%

Es el crecimiento promedio estimado de la demanda que llega a los consultorios externos de los hospitales en los últimos dos años

Fotos: DOLORES RIPOLL

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla