Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

El Luna fue una disco futurista

Los Pet Shop Boys dieron un show que mezcló lo viejo con lo nuevo y una buena conexión con su público

En su quinta visita al país, el dúo británico Pet Shop Boys presentó en Buenos Aires el espectáculo de su "Electric Tour", con un show en el Luna Park cargado de hits en el que hubo baile desenfrenado y buena conexión con el público.

La propuesta que el vocalista Neil Tennant y el tecladista Chris Lowe armaron para presentar el disco "Electric", que saldrá a la venta en junio, es un vertiginoso repaso de canciones de ayer y hoy en formato bailable; con un sonido con guiños al pasado pero con espíritu de futuro.

El circuito integrado es el leit motiv visual de la nueva apuesta de los ingleses y apareció de entrada, proyectado en un telón delante del escenario que posteriormente mostró imágenes preparadas para la ocasión.

Con la luz apagada, y con los músicos detrás de este cortinado multiuso, el concierto comenzó con "Axis" y una versión de la añeja "One More Chance" fusionada con la reciente "Face Like That".

Y tras la impaciencia del público ante tan inusual introducción, cayó el telón para mostrar a los dos músicos enfundados en extravagantes trajes negros hechos con tubitos plásticos y bonetes al tono.

Cada uno de los temas sonó en versiones remozadas, con un sonido electrónico actual que desató el baile frenético de los presentes. "Memory of the Future" y la inédita "Fugitive" (mezclada con "Integral") clausuraron el primer bloque de la noche.

A continuación, aparecieron en escena dos bailarines con máscaras de toros que realizaron una coreografía con movimientos estilo ballet clásico y luego los anfitriones regresaron -también con máscaras de toro pero de aspecto robótico- para encarar "I Wouldn’ t Normally Do this Kind of Thing" y la festejada "Suburbia".

El momento de calma llegó con "I’m Not Scared" e "Invisible", aunque la fiesta siguió a toda marcha con "The Last to Die / Somewhere", mientras los bailarines bailaban bajo luz negra, enfundados en colores flúo.

El siguiente tramo continuó la senda bailable con "Leaving", "Thursday", "Love, etc" (en la que el dúo se metió en unas camas verticales sobre las que se proyectaron los cuerpos de dos bailarines que les daban aires de estar haciendo curiosas contorsiones), "I Get Excited/Rent" y "Miracles", estas últimas bajo un nuevo telón con efectos lumínicos. "¡Muchas gracias Buenos Aires, we love you!", exclamó Tennant para agradecer el fervor del público, antes de "It’s a Sin".

Los bailarines vestidos como pompones metalizados y saltando sin parar acompañaron la inolvidable "Domino Dancing", tras un nuevo cambio de vestuario en el que los músicos se enfundaron en trajes naranja.

"Go West" y "Always on My Mind" cerraron la lista de temas a toda fiesta, bajo una alegre lluvia de papelitos naranjas. "¡Buenos Aires, muchas gracias!", dijo Tennant –que mantiene su voz en envidiable forma- antes de salir del escenario.

Pero claro está que quedaban un par de bises, que llegaron unos segundos más tarde con "West End Girls" y la flamante "Vocal" para ponerle su punto final al show. "¡Buenos Aires, we love you!", se despidió la banda, empecinada en repetir una y otra vez el nombre de la ciudad tras haberla confundido con Santiago de Chile al inicio

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...