Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Un joven muy querido

A través de las redes sociales, los familiares, amigos y ex compañeros de Pedro lo evocaron con distintas anécdotas que pusieron de relieve su carácter alegre, su gran sentido del humor y su bondad.

Pedro nació en City Bell, estudió en el Colegio Estrada de esa localidad y completó el secundario en el San Francisco de Villa Elisa. Fue uno de los más queridos entre sus compañeros porque solía mediar hasta en los más insignificantes conflictos; en ese contexto, uno recordó: “en una reunión, unos pocos días antes del 2 de abril, él me salvó de que me corten el pelo por haberme sacado número bajo”.

Fue barman y tenía el sueño de empezar abogacía. Cuando se desató la guerra, estaba en condiciones de salir de baja, pero fue reincorporado para viajar a las islas. Con su frase “uy bolú” y sus salidas burlonas para mofarse de la vida militar, siempre conseguía levantarle el ánimo a los compañeros más deprimidos. Ellos señalaron que Pedro se hizo notar desde el primer día por su histrionismo y sus dotes de imitador.

“Recuerdo a Pedro con su mueca de media sonrisa mientras hacíamos saltos de rana. En una de esas formaciones, vimos un gran charco de barro, y corrimos para caer justo ahí. Nunca olvidaré su cara de felicidad chorreando agua y barro del uniforme y de como nos reímos del cabo, mientras nos decía si estábamos locos”, recordó un compañero.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla