Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Sofia Wiñazki

Sofia Wiñazki: la “oveja artista” de la familia

Parte de una dinastía de periodistas, escapó al mandato familiar y siguió el camino del arte

Por NICOLÁS ISASI

Proveniente de una familia de notables periodistas, Sofía Wiñazki siguió el camino del arte y logró un estilo propio representando paisajes y mundos naturales. Sus obras relatan por sí mismas con cada detalle a pesar que no haya personajes. Los materiales orgánicos que utiliza mantienen esa impronta natural: desde las carbonillas, pasando por los papeles y hasta el óleo. La aparente calma de esos bosques, nos deja perplejos y a la espera como si algo latente estuviera por suceder. La superposición de planos, los colores en tono y las imágenes cual libro de cuento mágico hacen de su obra una de las más encantadoras de la nueva generación. Pasó del papel a los objetos de uso común y en este momento se encuentra interviniendo vidrieras de reconocidas marcas. Entre sus próximos proyectos, se encuentra un taller de dibujo al aire libre en los jardines del Museo Larreta. Durante un intervalo laboral, Sofía recibió a EL DÍA en su atelier para hablar de la relación con el arte.

- ¿Cómo fueron tus comienzos en la pintura?

-De chica iba con mi hermana a un taller de arte, hacíamos pinturas y esculturas. Tenía 4 o 6 años y me llevaban mis padres. Después durante el colegio, iba a un taller de pintura y dibujo en Capital, porque yo vivía en Caseros. Es decir que para el último año no tuve mucho que pensar al momento de elegir qué iba a estudiar porque ya estaba decidido. Me anoté en el IUNA y realicé toda la carrera, muy ordenada, rápido. Ahora me falta la tesis que me está torturando, pero estoy haciendo un montón de cosas.

- ¿Cómo es tu relación con el público?

-El porcentaje de gente que ve las obras en una galería es muy poco. Me gusta cambiar de formatos y por eso comencé a hacer vidrieras. Es algo que te lleva el arte a la vida cotidiana. A partir de la muestra de pájaros del año pasado, unifiqué la obra de arte con algo útil. Elementos que puede comprarlos cualquiera, y son cosas accesibles: desde platos, vasos o cuadernos. Algunos pintados a mano y otros ya de forma más industrial. Así salió una serie de 20 pájaros que aparecen sobre vidrio u otros objetos. Después la gente, por ejemplo, me manda un twitter con un comentario sobre la obra porque pasó por Medrano con el 124, y me escribe en el momento desde el colectivo. Eso me encanta.

- ¿Con qué tipo de materiales te gusta trabajar?

- Prefiero los materiales cálidos. Por eso trabajo sobre papel y no bastidor. Uso carbonilla, pasteles o acuarela, no me gustan los marcadores. Las vidrieras las hago con acrílico, pero es un tema conseguir ciertos materiales. A veces hay cosas básicas que no entran y uno tiene que adaptarse a los cambios todo el tiempo. Me preocupa si uso diferentes tipos de negro para una obra, trato de estar en el detalle, elijo los papeles y los materiales con mucha dedicación.

- ¿Sos obsesiva con los detalles?

- Soy obsesiva en general… (Ríe). Soy obsesiva con mis dibujos. (Me muestra una obra grande en pleno proceso de trabajo). En ese dibujo, por ejemplo, uso pastel, carbonilla, es material muy volátil. Es difícil mantener las partes blancas sin que se manchen. Porque por más que lo fije, el material se corre. Ahora tengo que trasladarlo y mide como 2 metros y medio.

- ¿Cómo es el método de trabajo?

- En el caso de esta muestra, me llevó más tiempo la organización de la misma, que la obra en sí. Me gusta trabajar sola, estar encerrada. Trabajo muy rápido. La obra más grande comprende 9 cuadros por separados y eso también fue una decisión clave que modificó la forma de hacerla. Una vez que surge la idea, es momento de colgar los papeles y poner manos a la obra. Pero el proceso previo, buscar el bosque es todo un desafío. Cuando empiezo a dibujar es porque ya tengo la idea de lo que quiero. A veces suceden cosas como por ejemplo las hojas doradas de una de las obras. Apareció a partir de una alumna que me trajo ese material de afuera, lo probé y justo coincidió con el otoño, no era algo planeado pero creo fue una buena elección.

- ¿De dónde surgió el tópico de la naturaleza presente en la gran mayoría de tus obras?

- El tema de la naturaleza… Siempre cuento la misma anécdota: durante mis viajes, mientras esperaba el colectivo tanto tiempo, empecé a sacar fotos de árboles en Constitución. Al comienzo fueron ejercicios para la facultad y después empecé a sacar fotos de árboles por todas partes. Más adelante lo tomé como algo propio y desde hace un tiempo dibujo casi todos paisajes. Aunque el año pasado hice una muestra sobre pájaros, y son algo difícil de fotografiar. Ahí si tuve que investigar mucho para hacerlos, usé libros e imágenes de internet. A veces salen cosas de viajes, como las araucarias, pero me baso mucho en lo que veo. Primero usaba mucho las referencias, pero ahora tengo una imagen de un bosque y me entrego a la obra sin usar nada de base. Puedo estar 10 años pintando árboles, no es algo que me aburra ni que se repite porque va cambiando el material, el punto de vista, el soporte, la escala. Son todos diferentes.

Para agendar
Qué: “Ultimas hojas”
Cuándo: Martes a sábados 15 a 20hs. Hasta el sábado 27 de junio.
Dónde: Galería Mar Dulce (Uriarte 1490, Palermo Soho).

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla