Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $104,79
Dólar Ahorro/Turista $172.90
Dólar Blue $186,00
Euro $120,89
Riesgo País 1629
ELDIA |DEPORTES
Superclásico: un empate bajo el agua y muy picante

Hubo de todo. En medio de un diluvio, lo ganaba Boca, con un gol del ex Gimnasia Lisandro Magallán. Pero el árbitro Vigliano cobró un penal que no fue para River y empezaron las polémicas. El gol de la igualdad fue de Germán Pezzella

6 de Octubre de 2014 | 00:00
Edición impresa
ASÍ METIERON RIVER Y BOCA EN UN CLÁSICO PASADO POR AGUA, PORQUE LA LLUVIA GANÓ PROTAGONISMO CENTRAL EN EL MONUMENTAL. LOS DOS FUERON POR TODO, Y EL 1 A 1 AL FINAL PARECIÓ LO MÁS JUSTO
ASÍ METIERON RIVER Y BOCA EN UN CLÁSICO PASADO POR AGUA, PORQUE LA LLUVIA GANÓ PROTAGONISMO CENTRAL EN EL MONUMENTAL. LOS DOS FUERON POR TODO, Y EL 1 A 1 AL FINAL PARECIÓ LO MÁS JUSTO


Un clásico súper picante fue en definitiva el que River y Boca protagonizaron ayer en el estadio Monumental, sobre una cancha muy afectada por el agua que no paró de caer y con una equivocación del árbitro que alteró el desarrollo en el tramo final del primer tiempo, ya que dejó a los visitantes con uno menos por la expulsión de Fernando Gago y con la posibilidad de un empate que al final no se concretó porque Rodrigo Mora desaprovechó el penal.

El encuentro correspondió a la 10a. fecha del campeonato que encabeza el equipo Millonario dirigido por Marcelo Gallardo, que salvó una racha de 18 encuentros sin perder (12 triunfos, 6 empates) con un cabezazo de Germán Pezzella, instalado en el área de enfrente como un delantero más, cuando se jugaban 33 minutos del segundo período.

Sí, porque el conjunto orientado por Rodolfo Arruabarrena se había puesto en ventaja a los 22 minutos de la primera mitad, por intermedio de Lisandro Magallán, el marcador central surgido en Gimnasia.

Boca, que reúne 14 unidades en la tabla de posiciones, y continúa a ocho de su tradicional adversario, jugó con diez hombres desde los 40 minutos de la etapa inicial, por la referida expulsión de Gago, que derivó en un penal que el uruguayo Mora ejecutó muy desviado.

PASADOS POR AGUA

Por la intensa lluvia caída, el campo de juego fue el principal protagonista del partido, debido a que el balón quedó atrapado, en muchos pasajes, entre los charcos de agua.

En ese contexto primó el temor a cometer un error por el estado de la cancha y eso favoreció el planteo de Boca de esperar a su rival y apostar a alguna pelota parada.

River quiso imponer su estilo vertical, el que lo convirtió en el equipo más productivo del torneo, con la salida por los laterales de Leonel Vangioni y el uruguayo Carlos Sánchez (Gabriel Mercado estuvo más contenido), la pegada de Leonardo Pisculichi, más la movilidad de Mora y del colombiano Teófilo Gutiérrez.

Sin embargo, el agua frenó el ímpetu de River y lo hizo abusar del pelotazo por lo que su circuito de juego en el medio estuvo marcado por la imprecisión, a causa de la falta de asociación de sus mejores jugadores.

LA FORMULA DEL GOL

La fórmula boquense dio resultado, y se transformó en la fórmula del gol, cuando un envío desde la derecha de Federico Carrizo fue conectado por Magallán, que se estiró con los pies para adelante y conectó al gol, pese a la estirada de Marcelo Barovero.

River pudo llegar al empate con un centro desde la derecha de Pisculichi, que bajó Gutiérrez y Mora no pudo parar el balón por lo que llegó a las manos de Agustín Orión.

Aunque la más clara fue un tiro de esquina de Pisculichi, que Mercado conectó de cabeza y al palo, con el arquero vencido.

La presión Millonaria se hizo insistente y no dejó salir a su rival. El local comenzó a adaptarse al campo y a imponer su circuito.

Pero esto no se tradujo en la conquista que merecía, más allá de que River tuvo la chance de un penal, mal sancionado por el árbitro Mauro Vigliano, de flojo desempeño en el clásico.

LA GRAN POLEMICA

A los 40 minutos, un tiro de Ariel Rojas que iba a la valla fue interceptado por Gago en el área chica. Según Vigliano, el mediocampista del seleccionado argentino utilizó mano para parar el remate. Pero el ex Real Madrid y Valencia metió cabeza y la impresión óptica dejó “en off side” al árbitro.

La ejecución de Mora, muy desviada, privó a River de un empate que, a esa altura, parecía lo más acorde al desarrollo de un clásico desnaturalizado por las condiciones del campo de juego, aunque con ingredientes para ponerlo picante.

APOSTO AL GOL

En el segundo tiempo, las intenciones de ambos equipos quedaron evidenciadas con los cambios. Mientras el Vasco Arruabarrena hizo ingresar al lateral Emanuel Insúa por Federico Carrizo, el Muñeco Gallardo metió en la cancha a Lucas Boyé por Vangioni, en un intento más por apretar el juego contra el arco de Orión.

Después de un comienzo a pura presión del local, en los cuales contó con dos chances por intermedio de Boyé y Mora, Boca se volvió a fortalecer en su esquema defensivo y alejó el peligro del arco propio.

Solamente rompió la monotonía del partido un cabezazo esquinado de Mora, tras un buen centro de Sánchez, que sacó el arquero boquense, al córner.

Boca se conformó con aguantar cerca de su valla el partido y apostar a alguna réplica aislada. Ante esta situación, Gallardo hizo ingresar a Pezzella por Pisculichi, pero el defensor que en un momento se lo vinculó como posible refuerzo de Estudiantes en la previa del actual campeonato entró a desempeñarse como delantero para aprovechar su buen juego aéreo.

La apuesta le salió bien al entrenador cuando Ramiro Funes Mori mandó un centro largo que Pezzella conectó de cabeza, Orión dio rebote largo y le dejó servido el empate al defensor ingresado.

River intentó buscar la victoria para mantener su ventaja en el torneo, pero se fue correctamente expulsado Funes Mori, tras una fuerte y peligrosa infracción a Marcelo Meli, y el partido se hizo equilibrado.

Hasta Boca lo pudo ganar con un zurdazo de Andrés Chávez, que fue detenido a medias por el arquero Barovero, y con un mal pique de la pelota que sorprendió al arquero que se recompuso delante del arco. River también tuvo lo suyo, con dos situaciones de alto riesgo que no usufructuó Boyé con todo a favor.


Notas relacionadas

Con tanta agua, casi imposible

Gallardo: “No se pudo jugar al fútbol”

“Estoy muy orgulloso de mis jugadores”

La lluvia no los pudo detener

El penal que no fue, y la roja a Gago, condenaron a Vigliano

“Yo sanciono lo que veo”

Magallán, la primera vez del ex Gimnasia

Gago: “Un error muy grave”

Orión: “El partido se desvirtuó”

A dos toques


Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla