Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 21 °C
Nublado
Humedad: 89 %
20.4.2018
El joven de 16 años terminó en el hospital

Una patota atacó con saña a un adolescente y le robó todo en pleno centro

Salió de bailar con amigos. En 7 y 48 los abordaron los ladrones. Algunos buscaron refugio en un kiosco, pero “los echaron”, dijo el padre

Una patota atacó con saña a un adolescente y le robó todo en pleno centro

la víctima, de 16 años, sufrió gravísimas lesiones en su rostro/el día

“Puede contarla de milagro”, admite Marcelo Marcolongo. Y no exagera. Es el padre de un chico de 16 años que ayer fue a bailar con sus amigos a un boliche y terminó en el hospital Español, con la cara destrozada a golpes, descalzo y sin sus pertenencias, después de que los atacó una patota de adolescentes en 7 y 46.

En rigor, la corrida arrancó dos cuadras antes y algunos de los chicos llegaron al negocio de esa esquina buscando refugio, aunque no fue lo que encontraron: “Los encargados los largaron (a la calle) sacándolos a empujones con un secador de piso”, contó, indignado, Marcolongo.

Su hijo y sus amigos habían ido a bailar a un boliche en 4 y 49, de donde salieron “tipo 5.30”, según detalló el hombre, quien recordó que de ahí “decidieron ir a desayunar al centro de La Plata. Eran ocho pibes de entre 16 y 20 años”, a los que en 7 y 48 “abordó una banda de al menos 10 chicos de edades similares”, aportó el hombre.

La intención era clara -robarles- y las víctimas, asustadas, escaparon corriendo por la avenida 7, en dirección a Plaza Italia.

“Los delincuentes les tiraron piedrazos”, sumó Marcolongo, hasta que en 7 y 46 su hijo “y un par de amigos se metieron en el maxikiosco donde había un policía”.

“Se suponía que iba a estar a resguardo -argumentó- pero fue todo lo contrario”. Según el padre, los adolescentes les explicaron a quienes estaban en el comercio que los perseguían para robarles, por lo que los encargados “bajaron la persiana al ver a los ladrones”. En lugar de llamar al 911, cuestionó Marcolongo, “los del kiosco cedieron a la presión de los delincuentes que golpeando la persiana les gritaban ‘soltalos’ y se los largaron”.

“Mandaron a lo chicos a los leones”, graficó el padre de la víctima que se llevó la peor parte: “Lo redujeron entre varios y comenzaron a pegarle piñas y patadas por todo el cuerpo, inclusive en el piso, por lo que terminó con fuertes golpes y heridas en la cara y raspones en otras partes del cuerpo, como la espalda, tórax y abdomen. Además, le partieron dos dientes por la mitad; no puede comer porque le cuesta tragar y le duele mucho la mandíbula; tiene la cara lastimada e hinchada y un fuerte dolor en una pierna que lo hace renguear”, detalló.

El hombre llegó al lugar a las 7 de la mañana, después de enterarse por la madre de uno de los chicos del grupo: “Dos policías me contaron que lo encontraron tirado en la puerta del maxikiosco, ensangrentado e inconsciente”, tras lo cual pidieron una ambulancia. Como tardaba demasiado, Marcolongo cargó al joven en su auto y lo llevó al hospital Español, donde le practicaron distintos estudios para descartar lesiones internas.

El chico pasó tres horas en observación en ese hospital, al que también acudieron algunos de sus amigos golpeados, aunque ninguno sufrió lesiones tan graves, ni tampoco el robo de las pertenencias.

A él le quitaron “la billetera, el celular y hasta las zapatillas. Lo encontré devastado emocionalmente, descalzo y con su remera y pantalón manchados con sangre”, describió el padre.

Marcolongo pidió explicaciones de lo ocurrido a los responsables del comercio, donde un “joven que se identificó como encargado dijo que quisieron evitar que les causaran daños en el local”. Con respecto al policía que estaba dentro del negocio, el mismo empleado le respondió que “solo estaba contratado para cuidar el local”, aseguró.

“Los entregaron irresponsablemente, no sin antes amenazarlos con pegarles si no salían del negocio”, resaltó Marcolongo, convencido de que “canjearon evitar algunos daños materiales por la vida de tres adolescentes”. La denuncia quedó radicada en la comisaría Primera, cuyo personal buscará imágenes de las cámaras de seguridad.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...