Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Venden el 10% de la cosecha y terminan tirando parte de la producción

La sacudida del dólar pone en la cornisa a los productores del sector hortícola de la Región

Sostienen que cada vez es mayor la brecha entre el precio que les pagan a los horticultores y el que se vende luego en las verdulerías. Advierten por una fuerte caída del consumo y alza de los costos

Pocos trabajos exigen tanto esfuerzo y dedicación y devuelven, a la vez, una rentabilidad por demás baja, como el que realiza, día tras día, en jornadas de sol a sol, el pequeño productor hortícola. En estos tiempos, además, de dólar por las nubes y una recesión que ataca ya cualquier rubro del consumo, incluido el alimenticio, el sector, muy extendido en la Región, se ve contra las cuerdas. Para mostrar al público en general en qué consiste su tarea y vender al mismo tiempo de forma directa sus cosechas un grupo de quinteros lleva adelante en plaza Moreno la “Semana de la Visibilización de la Agricultura Periurbana”. En el emblemático espacio verde platense estarán, con bolsones de hortalizas a $100, hasta mañana, en el horario de 10 a 15.

La producción frutihortícola es, de entrada, a puro riesgo. Antes de que una cosecha resulte exitosa, cualquier plantación tiene que sortear durante meses un proceso en el que de seguro enfrentará exceso o escasez de lluvia, temporales de viento fuertes y plagas. Se debe cuidar el desarrollo del cultivo momento a momento. “Hay que estarle todo el tiempo encima”, afirman los productores. Sin embargo, aseguran los quinteros que existe una enorme desproporción entre lo que reciben por colocar las verduras en el mercado y lo que paga finalmente el consumidor; eso cuando no ocurre lo que en estos días, que van a entera pérdida.

Cuentas que no cierran

Salvador Vides, de la Asociación Platense de Horticultores Independientes, ilustra la situación con el kilo de lechuga. “Nosotros tenemos un costo de entre 6 y 7 pesos y nos están pagando entre 3 y 4 pesos”, dice. En góndola, al consumidor le sale entre 35 y 40 pesos. Y la brecha, remarca el productor, “sigue creciendo”

No obstante ese desfase, lo que más inquieta al sector es el desperdicio de alimentos. “En este momento -señala Vides- vendemos el 10 por ciento de lo que producimos. Como la gente no consume nos quedamos con la mayor parte de la producción y terminamos tirándola”. Eso sucede, puntualizó, con la lechuga, la acelga, la cebolla de verdeo.

Justamente esta situación fue la que los movilizó para vender de forma directa la producción. El bolsón con apio, acelga, espinaca, remolacha, radicheta y rúcula, deberían cobrarlo $180. “Preferimos rebajarlo lo que más podamos, aunque no sea un precio genuino, para no perder tanto, que la gente pueda comprar y que no se tire la basura”, explica Vides.

Lidia Fernández, presidenta de la Asociación Civil El Guadalquivir y parte del Frente Agropecuario Regional Campesino, compuesto por 19 organizaciones, indicó que “la idea es que se visibilice a los pequeños agricultores de la economía familiar”.

Según resaltan los productores que se instalaron con puestos en plaza Moreno, la producción en la tierra es a precio dólar, pues semillas y otros insumos indispensables a la hora de plantar, siguen la escalada de la moneda extranjera. “Cada centavo que aumenta impacta directamente en la contabilidad del laburo. Además, después se vende en pesos, así que cada centavo que aumenta es un golpe tremendo al bolsillo”, explica Nahuel Levaggi, de la Unión de Trabajadores de la Tierra.

Los vecinos que ya han pasado por plaza Moreno en estos días, se mostraron satisfechos por la iniciativa. Después de recorrer los 15 stands instalados para apreciar la variedad de hortalizas, se llevaron su bolsón. Un joven comprador, destacó el hecho de adquirir ahí parte de su alimentación cotidiana: “es importante venir por solidaridad con los productores y para llevarse verduras frescas, recién cosechadas”.

Esta suerte de feria “de la tierra al consumidor” fue organizada por el Consejo Local Asesor del INTA AMBA y organizaciones sociales que nuclean a pequeños productores de la Región. Además de verduras pueden encontrarse mermeladas, conservas y miel pura.

El cinturón verde de la Región, que abarca varias zonas de la periferia platense y hasta Berazategui, es el principal productor de florihortícola del país, y por la variedad de los productos que ofrece es, en sí mismo, una enorme verdulería a cielo abierto.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...