Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
La floricultura de la Región entró en crisis y ya registra un 30% menos de productores

El alza de los costos redujo la actividad, elevó los precios y genera incertidumbre en una actividad referente de la zona. Incertidumbre con miras a la llegada de la Primavera

La floricultura de la Región entró en crisis y ya registra un 30% menos de productores

la producciòn de flores está en crisis por el alza de los costos que ya dejó un tendal de emprendedores en el camino/ sebastián casali

18 de Septiembre de 2018 | 03:00
Edición impresa

La floricultura, una de las actividades económicas mas importantes del cordón verde de la Región, está jaqueada por los aumentos de la tarifa eléctrica, del gasoil y de los insumos, situación que provocó a que haya un 30 por ciento menos de productores. “Cualquier cultivo demanda un costo de luz que ronda entre los 25 mil y 30 mil pesos mensuales, también aumentaron los insumos y el gasoil, pero no se puede llevar eso al precio de las flores porque la gente no tiene plata para ese tipo de gastos”, resume Américo Lópes, dirigente de la Cooperativa Argentina de Floricultores.

Yuka Yamawaki, vinculada por varias generaciones de japoneses al mercado de las flores, asegura que “el panorama está bastante feo” y dice que la actividad ya se tendría que estar moviendo fuerte desde el 1° de septiembre, dos de las fechas claves son el Día de la Secretaria y el Día del Maestro.

“Con septiembre empieza la euforia, pero este año la actividad no se movió y eso pese a que hay mucha cantidad de flores; en el sector no se ve la adrenalina que genera completar los pedidos cuando crece la demanda”, apunta.

En el 2018 los floricultores soportaron trabas en la importación de insumos, una sequía, un invierno con temperaturas muy bajas, pero Yuka señala que a pesar de todo eso la cosecha es buena. Sin embargo, opina que la escalada del dólar y el aumento en el precio del combustible dispararon los costos con el agravante de que no pueden trasladarlos al consumidor porque la “sequía” le llegó a los bolsillos.

“Hay una crisis generalizada y la gente tiene otras prioridades antes que comprar flores, eso se nota en el Mercado, las flores pasan a ser consideradas como un producto suntuario cuando podrían transformarse en una amenity”, afirma.

Yuka Yamawaki asegura que la crisis pone nerviosos a los productores porque no ven la salida, no obstante es optimista con relación a los proyectos que pueden surgir para pasar el temporal.

Como se sabe, no hay empresas multinacionales en la Región y la floricultura está en manos de unos mil productores pequeños y medianos de origen japonés y portugués, en algunos establecimientos ya trabaja la tercera generación; en menor medida también hay algunos bolivianos en la actividad.

En el actual contexto de retracción generalizada del consumo, no hay demanda de flores y los floricultores no pudieron ajustar significativamente los valores de su producción, por eso coinciden en que los precios son prácticamente los mismos que los del año pasado.

Ahora es época de flores perfumadas como las fresias, a las que en unas semanas se le sumarán los jazmines. Los ramos de las primeras rondan los 50 pesos, aunque eso depende de las varas que se coloquen y hasta del tipo de celofán que se emplee para envolverlas, otro de los elementos que encarece el producto.

En el sector también se analizan mecanismos que podrían instrumentarse para que el producto, como se sabe perecedero, tenga una rápida salida, ya que lo que no se vende en el día se termina desechando.

“Se hacen envíos al interior, pero no estamos preparados para exportar porque se tendría que cambiar la técnica de producción y contemplar cuestiones como el agua, la cadena de frío, la logística, todo implica un riesgo tan grande que sería necesario que el Estado nos apuntale”, afirma Yuka, consciente de que existe un potencial mercado en el exterior, pero activarlo depende exclusivamente del esfuerzo del productor.

Hay productores que están muy nerviosos porque no le ven una salida a la situación”

La floricultura varió el uso e incorporó distintas fechas emblemáticas”

Entre las innovaciones se menciona que ya se producen flores para comer y que se trabaja mucho para darle otros usos, se destaca que hay productores que nos las fumigan para que puedan ser utilizadas en la gastronomía como, por ejemplo, para decorar tortas.

Además se cree que la Expo Flor que volverá a hacerse en noviembre próximo en la República de los Niños será una buena vidriera para que los productores muestren el fruto de su trabajo y la gente se acerque a las flores.

“La floricultura varió el uso, antes el momento mas fuerte de ventas era el Día de los Muertos; pero con los años se incorporaron fechas como San Valentín o el Día de la Mujer, también se le da otra valoración en el aspecto decorativo, todas cuestiones de la que no nos podemos quejar”, concluye.

Américo Lópes, dirigente de la Cooperativa Argentina de Floricultores, coincide en que el sector está por de mas castigado, ya que la falta de plata provoca que la gente recorte los gastos que no son esenciales.

“Los valores están mas o menos como el año pasado, pero con el agravante de que hay una fuerte incidencia en los costos del precio de la luz y del gasoil, por eso hay un 30 por ciento menos de productores que el año pasado”, afirma.

Por citar un ejemplo, Lópes consigna que en materia de energía eléctrica cualquier cultivo demanda un costo que ronda entre los 25 mil y 30 mil pesos mensuales; otro factor que achica los márgenes de ganancia es el vinculado al transporte a raíz del aumento en el precio del gasoil.

“Hablamos de la problemática en todos lados, se planteó por ejemplo tener tarifas diferenciales, pero este gobierno es igual o mas sordo a nuestros reclamos que el anterior ”, señala y remarca que en la región se cultiva el 80 por ciento de la flor de corte que se vende a nivel nacional.

El fantasma para los floricultores locales es que ocurra lo que pasó en Escobar que de ser una ciudad referente en el cultivo de flores pasó a tener solo cuatro productores.

Valores

Para la próxima primavera el productor dice que habrá que tener en cuenta que por ejemplo la gerbera rondará los 400 pesos la docena; las fresias, unos 50 pesos; los claveles, 150 pesos la docena y habrá una abundante oferta de alstroemeria, conocidas como lirios del campo, cuyo ramo también rondará los 150 pesos.

Las rosas, en tanto, seguramente se reservarán para cuestiones muy especiales porque se estima que su valor será de unos 500 pesos la docena.

30
Por ciento menos de productores se registran en la Región a raíz de los aumentos en los insumos y el combustible, según informaron distintos referentes del sector que pugna por mantener la actividad a pesar del crecimiento de los costos
30.000
pesos mensuales representa el costo de la luz para los productores del ámbito de la floricultura, según informaron en el sector, donde observan que la situación se ha tornado difícil de sostener
50
pesos sale un ramo de fresias, aunque este costo depende de las varas que se coloquen y hasta el tipo de celofán que se utilice para envolverlas. En tanto, las rosas pueden llegar a los 500 pesos la docena, lo cual se cree que se utilizarán para situaciones muy especiales

 

Seguridad, agua, electricidad. Los vecinos saben que somos la tribuna para que el reclamo sea atendido. Invertí para que la tribuna siga siendo independiente
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Plan Básico
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$64.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla