Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
“Estuvimos con su mamá despidiéndolo”, dijo el negro

Último adiós a Leo Satragno: entre la tristeza, el dolor y una función en su honor

Lavié, que hace temporada en Mar del Plata, le dedicó una presentación a su hijo. Pinky, en silla de ruedas, lo despidió en Buenos Aires

Último adiós a Leo Satragno: entre la tristeza, el dolor y una función en su honor

Pinky, ayer, en la Chacarita, despidiendo a su hijo / Maximiliano Luna

“Me sirvió de terapia trabajar, fue en honor a él. Se hubiera divertido si me hubiera visto”, aseguró en la madrugada de ayer Raúl Lavié, en la puerta del teatro marplatense donde hace temporada con “La jaula de las locas”, al término de la función el mismo día en que murió su hijo mayor, Leonardo Satragno, de 54 años, víctima de cáncer.

“Era un chico maravilloso y Dios quiso que se fuera. Ya estaba sufriendo mucho, estaba cansado”, agregó el actor, quien contó que, a pesar de él estar en Mar del Plata, y toda su familia en Buenos Aires, pudo despedirse, junto a su ex mujer y madre de su hijo, Lidia Satragno, Pinky, de su hijo.

“Yo hablé con él el miércoles desde acá y el jueves estuvimos con su mamá, los tres solos despidiéndolo. Creo que eso aceleró su partida porque seguramente el misterio de la muerte que nosotros no conocemos hizo posible que al estar reunida su familia, su padre y su madre, él dijera ‘ya está’”, manifestó Lavié, que no viajó a Buenos Aires.

En relación al motivo por el que decidió hacer su duelo trabajando, explicó: “Había público esperando, hay gente que depende de hacer la función, no tengo reemplazo. ¿Qué iba a hacer ante el momento que vivo? ¿Encerrarme? Hay que disfrutar de un trabajo que gracias a Dios sigo teniendo y haciendo y amo y respeto mucho, por eso subí al escenario”.

Los restos de su hijo no fueron velados y se cremaron ayer al mediodía en el cementerio de la Chacarita, en donde se reunieron, en medio de escenas de llanto y dolor, familiares de Leonardo, entre ellos a su mamá Pinky, quien, en silla de ruedas, fue a despedirse, con un ramo de flores. También estuvo presente Cacho Fontana, quien vive junto a ella en una residencia para mayores.

Muchos amigos de Leo, sobre todo del ambiente musical donde se desempeñaba, también asistieron a darle el último adiós, entre ellos El Bahiano y Juanchi Baleirón.

Fundador de El Signo, una de las primeras bandas de tecno-pop, de la Argentina, Leo falleció el jueves tras batallar con una dura enfermedad.

Tanto él como su hermano Gastón, a quien ayer se vio muy acongojado en el cementerio, son hijos del matrimonio compuesto por la conductora televisiva y el cantor de tangos.

Leo Satragno fue uno de los primeros fans de Soda Stereo, les tomó sus primeras fotos y en su casa de la calle Malabia, frente al Jardín Botánico porteño, ensayó el trío liderado por Gustavo Cerati.

A finales de los 80, los hermanos Satragno conformaron el grupo El Signo, que cultivaba el género bien electro-pop techno, con muchas influencias del house. Su primer vocalista fue Bahiano, que luego partió para integrar Los Pericos.

Durante años, los hermanos Satragno se dedicaron a musicalizar películas, obras de teatro y publicidades y dejaron el pop para formar Ultratango, que mezclaba el tango con la electrónica más ácida y bailable.

Inclusive, se ocuparon de musicalizar y de la publicidad y el diseño de la campaña de su madre, Pinky, cuando fue candidata a intendente de La Matanza para las elecciones de octubre de 1999.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...