Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
La marcha de la economía

El peso argentino está más fuerte por las tasas de interés que siguen por las nubes

El peso argentino está más fuerte por las tasas de interés que siguen por las nubes

el central volvió a comprar U$S 50 millones / archivo

Luis Varela

WWW.eleconomista.com.ar

Mientras continúa la ebullición en Venezuela, Argentina está recorriendo un camino completamente diferente. En las {ultimas horas se conocieron en Buenos Aires algunos datos económicos ciertamente malos. Se supo que la actividad económica cayó 7,5% anual en noviembre, por lo que la Argentina tiene el peor desempeño desde la crisis de 2009. Con eso, el consumo masivo sufrió su peor caída en noviembre y alcanzó a todos los segmentos. La producción industrial cayó 4,7% el año pasado. En la construcción el empleo cayó 5% en noviembre. Y la Universidad Di Tella indicó que la confianza del consumidor cayó 8% en enero.

Con semejantes cifras, se supo también que en la Ciudad de Buenos Aires hay 639.000 pobres, 120.000 más que un año atrás. Y, según la UCA, tal como está evolucionando el ingreso, en marzo uno de cada tres argentinos será pobre.

El jueves, adem{as, se dio una gran paradoja: a pesar de conocerse datos económicos tan malos, el país está mostrando signos ya vistos en épocas de la patria financiera con tasas de interés tan altas que atraían dinero al país, pero de producción ni hablar. Según datos del BCRA, la tasa de las Leliq (que el Central le paga a los bancos) sigue bajando muy lentamente: pasó de 56,87% a 56,7% anual. Y por los plazos fijos, las entidades pagaron 44,6% anual por plata chica y 47,3% por plata grande. Y, a pesar de enfrentar la fuerte competencia de las fintech, los bancos siguen sin bajar comisiones y costos.

Pero en las mesas de los bancos se quedaban con la boca abierta: “Acaban de dar datos de la economía malísimos, y están entrando capitales del exterior para aprovechar la tasa. Por eso, el peso argentino está subiendo frente a todas las monedas, no solo el dólar”.

Ayer, el Banco Central salió a comprar otros US$ 50 millones para lograr mantener el precio del dólar, pero no lo logró. Y con esa compra,ya lleva comprados US$ 340 millones, por lo que liberó nada menos que $ 15.000 millones, que fueron a tasa de interés. Y el tema no termina ahí, porque en Suiza, Guido Sandleris acordó con el FMI que la compra diaria de dólares subirá, probablemente a US$ 150 millones por día en febrero. Esto es así, porque sólo con un dólar planchado todo el año, el BCRA controlaría la inflación.

A pesar de todo ese movimiento, el dólar oficial bajo otros 10 centavos hasta $ 38,48, el blue cayó 50 centavos hasta $ 38,50, y el mayorista bajó 15 centavos hasta $ 37,40, y se ubicó 29 centavos por debajo del piso de la banda cambiaria. Con esto, por pago de cupones, se dio una baja de US$ 99 millones en las reservas del BCRA: quedan US$ 66.516 millones.

Y el peso emerge sólido no solo contra el dólar. Medidas en pesos, el real bajó 7 centavos hasta $ 9,90, la libra bajó 25 centavos hasta $ 48,80 y el euro cayó 48 centavos hasta $ 42,26. Esto, con un panorama en el exterior donde el dólar sigue flojo contra casi todas las monedas.

Uno de los motivos de esta abundancia de dólares tiene que ver con la cosecha de trigo, que está valuada en US$ 4.400 millones. Y ese cereal estuvo firme en este mercado. En Chicago la soja subió 0,1%, pero el trigo bajó 0,8% y el maíz achicó 0,5%. Pero en Rosario se anotó una suba del 2,6% para el trigo y una baja del 2,1% para la soja.

Los bonos

Con todos esos movimientos de fondo, mientras se vio una consistente suba para los bonos de México, Italia, Portugal y España; con bajas para los bonos de Brasil, los bonos argentinos siguieron muy firmes: subieron otro 0,8%, volvieron a precios de agosto y en consecuencia el riesgo país bajó a 657 puntos básicos (estaba a 836 puntos hace poco más de un mes).

Así, con gran firmeza, el 83% de lo operado en bonos se transó en tres títulos: AY24 53%, AO20 21% y DICA 9%. Y en los extremos se vieron subas para los bonos CO21D, CCO26, TVY0, DIY0D, TVPP, DICAC, DICA, DICYD, DICAD y DICY. Y bajas para los bonos PUO19 y AM20.

En realidad, mientras Venezuela está en llamas, la Bolsa de Nueva York volvió a subir, amparada en que los pedidos de subsidios por desempleo cayeron en EE.UU. a mínimos en cincuenta años. Así, hubo cierre mixto con baja del 0,1% para el Dow, suba del 0,1% para el S&P y suba del 0,7% para el Nasdaq. Detrás de eso, hubo una suba del 1,2% en la Bolsa de San Pablo y una baja del 0,3% en la de México, donde no se apoyó la salida de Maduro.

Y, según dicen los operadores, el renovado ímpetu de Wall Street empuja el fuerte rebote de los activos locales. Con más negocios ($ 782 millones) la Bolsa de Buenos Aires subió apenas 0,3%, de mayor a menor. El 80% de lo operado en acciones se transó en diez papeles: G.F. Galicia tuvo el 26% de los negocios totales, YPF el 13% y Petrobras Brasil el 9%.

En los extremos hubo un salto del 32% para Petrolera del Conosur (por Venezuela, con grandes subas también en los bonos venezolanos) y subas del 2% al 4,9% para Valores, Capex,YPF, Havanna, Central Puerto, Garovaglio y Dycasa. Con desplome del 14% para Colorín y baja del 2 al 6% para Longvie, Caputo, Patagonia, Rosenbusch, Quickfood, Molinos, Grimoldi y Gas Natural.

Mientras que entre los ADR argentinos en Nueva York hubo alzas para Cresud, Irsa I, YPF, Globant, Edenor, Ternium, Pampa E,Tenaris e Irsa P y bajas para Macro y Galicia. Finalmente, en commodities, se vio un repunte del 1% para el petróleo: cerró a US$ 53,23 por barril. Los metales preciosos estuvieron débiles: el oro bajó 0,2 y la onza de plata cedió 0,3%. Los metales básicos actuaron mixtos: el níquel subió 0,5% pero el cobre y el aluminio bajaron 0,4%. Y hubo una suba del 0,6% para el bitcoin, con cierre mixto para el resto de las criptomonedas.

Con todo este panorama, los inversores se están pasando de monedas extranjeras a pesos, a pocos meses de las elecciones, en un movimiento que en el pasado se repitió muchas veces…

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...