Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Un “Cacho” de Buenos Aires pero también de La Plata

El vínculo cercano que mantuvo con nuestra ciudad lo llevó a elegir entre las diagonales a sus amigos, músicos y colaboradores

Un “Cacho” de Buenos Aires pero también de La Plata

Cacho Castaña, en un pasaje de su emotivo último show en la ciudad, en octubre de 2016 / Sebastián Casali

16 de Octubre de 2019 | 01:45
Edición impresa

Músicos, amigos, colaboradores e incondicionales fans ha encontrado Cacho Castaña en La Plata, una ciudad con la que siempre mantuvo un vínculo estrecho y cariñoso.

Su última visita artística a La Plata había sido en octubre de 2016, en el marco del inicio de la gira “Tango y Chamuyo”, con la que regresó a los escenarios tras un año y medio de entradas y salidas al sanatorio.

Y eligió nuestra ciudad por un motivo especial. “Porque es la ciudad donde yo más amigos tengo, de donde son todos mis músicos que hace años están conmigo”, le había contado a EL DIA en la previa del show que ofreció, a sala llena, en el Coliseo Podestá.

Durante esa presentación, que tuvo a Matías Santoianni como maestro de ceremonias y a la Gata Varela como invitada, Cacho dejó en claro que “más que músicos, somos familia”. Y no tardó en nombrarlos uno por uno. Aquella noche estaban los de siempre y otros que se sumaron para la ocasión. Ellos fueron: Jorge Raggio (director musical, guitarras eléctrica y acústica), Julio Lastra (percusión), Adrian Seara (bajo), Pablo Murgier (piano), Juan Páez (guitarra acústica) y Noelia Cobos (violín). Actualmente también lo acompañaba Nahuel Acosta (teclado).

El guitarrista Juan Páez, conmovido y triste por la muerte del “cantor”, lo definió ayer como “un gran tipo y generoso”, quien lo invitó a ser parte de su “familia”, oportunidad que le agradecerá por siempre, así también como la confianza que le ha manifestado en diferentes ocasiones. “Recuerdo que cuando comenzó con su bar Café La Humedad hizo un casting para buscar músicos que tocaran con él ahí y me pidió que ayudara en la selección. Audicionaron 300 músicos y seleccionamos a 15”, contó el platense.

Páez llegó a la banda recomendado por el cantante local Hugo Reyes, y una de sus primeras actuaciones fue en Tucumán, un día de un calor insoportable, que llevó a Cacho a cantar sin la camisa. Recuerda el guitarrista local una de sus últimas actuaciones con el “Matador”, en febrero pasado, una presentación que tendrá siempre en su corazón. “Me llevó a Villa María junto a Jorge Raggio y allá hizo contratar a la Sinfónica de Villa María, con 70 músicos. Eso fue una emoción enorme porque parecía un cine. Quince mil personas lo aplaudieron de pie”.

En La Plata, además, Cacho grabó sus últimos discos, en un estudio de City Bell, revalidando su respeto por los artistas locales.

Y una parada frecuente en sus visitas a la Ciudad era al barrio de Tolosa, que frecuentaba porque un amigo era dueño de una parrilla que lo enloquecía.

Leticia Gourdin, periodista platense, fue la histórica jefa de prensa de Cacho Castaña, quien lo acompañó hasta el final.

Tan estrecho fue el vínculo con la Ciudad que, durante su último show, la Municipalidad de La Plata lo distinguió con el título de Huésped de Honor, una distinción que recibió emocionado.

Durante su última entrevista con EL DIA, estaba feliz por la recuperación de su salud y por su reciente casamiento con Marina Rosenthal y se refirió a la posibilidad de convertirse en padre, la asignatura pendiente de toda su vida.

“Él -por Dios- dirá si viene”, dijo, y con su humor habitual remató: “De todos modos, yo sigo haciendo los deberes, como él manda”.

En aquel diálogo, Cacho reconoció que “por primera vez” se sentía amado y contó por qué sintió con Marina la necesidad de intentar convertirse en padre, algo que finalmente no sucedió.

“Tuve muchas oportunidades pero, quizás, no fueron en el momento adecuado, o no estaban las cosas dadas para de repente andar por ese camino”, reveló en aquel entonces.

También dijo que el hecho de haber estado varias veces al borde de la muerte le sirvió para ver la vida desde otro costado: “ A esta altura de mi vida, mañana es más tarde de lo que uno piensa. El presente es mucho mejor”.

 

Multimedia

Cacho Castaña, en un pasaje de su emotivo último show en la ciudad, en octubre de 2016 / Sebastián Casali

Néstor Fabián y Cacho (centro), rodeados por dos de los músicos platenses de su banda: Juan Páez (i) y Jorge Raggio (d)

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla