Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
El Lobo, en busca de la regularidad deseada
Walter Epíscopo

Por: Walter Epíscopo
wepiscopo@eldia.com

12 de Noviembre de 2019 | 03:01
Edición impresa

Un caso para el diván este Gimnasia de Maradona. Que por momentos parece que no tiene más nada por hacer en Primera y pareciera que el descenso es un hecho consumado, y de repente renace de las cenizas y mete un triunfo que invita a soñar que todo es posible. Que tiene con qué pelear. Y que todavía falta una eternidad. Sin dudas el Lobo merecería tener algunos puntos más, la diosa fortuna no ha estado de su lado, pero se sabe que en el fútbol los goles no se merecen, se hacen.

Hablando solo del ciclo de Diego, jugó 8 partidos, ganó 3 y perdió 5. Los que ganó, no dejó dudas, lo hizo de manera contundente (4-2 a Godoy Cruz, 4-0 a Newell´s y 3-0 a Aldosivi), y en los que perdió mereció quedarse con algo. En ambos 2-1 con Racing y Talleres; en los 1-0 con Unión y Estudiantes, en los cuatro partidos no fue superado, pero terminó fallando en el área de enfrente y en la propia. En el 2-0 con River, los de Gallardo sacaron dos goles de diferencia, pero Bologna fue figura y atajó como en sus mejores tiempos en Banfield y como nunca lo hizo en Gimnasia.

Esto es a modo de resumen de como transita este Lobo de Maradona la Superliga, donde por ahora no ha podido sumar ni siquiera un punto de local, pero de visitante entre homenaje y homenaje, además de muchos regalos para el “diez”, se ha llevado los tres puntos. En Córdoba pudo haberse llevado al menos uno, pero tras estar empatando, un inexistente penal cobrado por el juez no le permitió sumar en la Docta.

Gimnasia hoy necesita regularidad. Poder sumar dos o tres victorias seguidas, o al menos no perder para seguir soñando. Maradona junto al Gallego Méndez y González han iniciado una revolución en el plantel. No se han casado con nadie y han sacado nombres importantes, y buscando “abajo” lograron cierta bocanada de aire fresco. Han sorprendido, como este último fin de semana con Eric Ramírez que hasta hace unos días ni siquiera estaba entre los suplentes que hacen fútbol con los titulares.

Hoy Paradela y Miranda se van asentando. Contín, también. Guiffrey es titular fijo, y los demás se van viendo quién está mejor, como Caire que le ganó el puesto a Morales y no salió más. En medio de tanta búsqueda raspando en el fondo de la lata, Maradona ha empezado a potenciar a gente que no tenía continuidad, y que están manteniendo a Gimnasia en la lucha.

Le quedan tres partidos en este 2019: Arsenal de local, Banfield de visitante y Central Córdoba (SE) para cerrar en el Bosque. No perder ninguno será la meta, ganar los tres el objetivo, y poder alcanzar así la regularidad tan deseada, que lo deje de cara al 2020 con las chances intactas para seguir peleando.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla