Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
River, también a la final de la Copa Argentina

No jugó bien, pero le alcanzó para meterse en otra definición. Un final de año a pedir de los hinchas de millonarios

River, también a la final de la Copa Argentina

Javier Pinola convirtió el gol de River, en el final del primer tiempo. Lo espera C. Córdoba (sde) / Fotobaires

15 de Noviembre de 2019 | 03:50
Edición impresa

River ya palpita un final de año a toda orquesta, ya que a la final de la Copa Libertadores anoche le agregó su pasaporte al desenlace de la Copa Argentina, al que accedió tras derrotar 2-0 a Estudiantes en el Mario Kempes de Córdoba.

El Millonario definirá contra Flamengo la Libertadores en Lima y la final de la Argentina está previsto se dispute diez días después. Su rival será Central Córdoba de Santiago del Estero, que antes había eliminado a Lanús (ver aparte). Increíble final de año para un equipo que en los últimos años se destacó por ganar todo lo que se le puso por delante.

;s despidieron al equipo cantando “esta copa tenemos que ganar”.

No obstante anoche no jugó un gran partido. Sólo por momentos se enchufó y sacó diferencias ante un rival que le dio pelea en el primer tiempo, a base de enorme entrega, disciplina y atrevimiento.

Porque primero quiso cortar los circuitos de juego entre Nacho y Enzo Pérez. Y cuando vio que su rival estaba errático y con poca confianza, se animó a pasar al ataque para buscar el gol, que lo tuvo en un par de aproximaciones.

“Fue un partido duro. Había que abrirlo y fue por pelota parada. Nos merecemos ser finalistas de las dos copas”

Javier Pinola,
autor del primer gol

 

No la estaba pasando bien River en ese primer tiempo cuando llegó el córner desde la derecha, la peinó Martínez Quarta y por el segundo palo apareció Javier Pinola, que con un fuerte derechazo dejó sin alternativas a Altamirano. Iban 48 minutos de ese período y todo indicaba que se iban al descanso 0-0. “Justo, justo”, gritó Gallardo a sus ayudantes. Y tenía razón: fue un gol clave, determinante, que cambió el rumbo del partido.

En el segundo tiempo el Pincha de Caseros se empezó a quedar sin energía, luego del enorme desgaste realizado en los primeros 45 minutos. River manejó la pelota, entonces, ante un rival que le costó un Perú llegar con criterio hasta el arco defendido por Armani.

River tuvo tiempo y espacio como para liquidar el partido, pero no pudo ni quiso hacerlo. Prefirió hacerse fuerte en defensa y tratar de sorprender con algún pase profundo.

Pudo liquidarlo con el gol anulado por off side (no fue) de Rafael Santos Borré. Pero recién lo hizo en el sexto minuto de descuento, con una contra que terminó Exequiel Palacios, ya sin arquero rival defendiendo.

Con sufrimiento ganó y se metió otra vez en una final de Copa Argentina. Pero no dejó una buena imagen, incluso pudo ir a penales si Mauro Vigliano no le anulaba el gol a Lattanzio por supuesta agresión a Armani. Ahora Gallardo tendrá que meter mano para que su equipo recupere su mejor versión, en las finales por delante.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Multimedia
+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla