Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Opinan los lectores

¿Una batalla perdida?


Andrés Salinero afirma: “Recientemente, Amnistía Internacional expresó su deseo de que en la reunión bilateral Macri - Bolsonaro del 16 de enero de 2020 sea abordada ‘la retórica hostil a los derechos humanos’ practicada por el presidente electo de Brasil, ya expresada brutalmente con la firma del decreto que autoriza a los civiles de ese país a portar armas, y que implícitamente o no tanto, avala los históricos excesos policiales y militares brasileños. Este abominable sujeto (me refiero a Bolsonaro) suspendió en abril con otro decreto la tarea del equipo de antropólogos forenses que analizaba miles de restos óseos NN provenientes de fosas comunes del cementerio de Perus, en San Pablo. ¿Su argumento previo como diputado? Que en Brasil jamás hubo un golpe de Estado, y que allí jamás existió una dictadura militar. Relaciono esto con las patéticas declaraciones del actual embajador argentino Jorge Yoma, en cuanto a que el probado asesinato del Obispo cordobés Enrique Angelelli en 1976 en La Rioja a manos de sicarios militares ‘fue un accidente, no me vengan ahora con que es un santo’. El maestro rural entrerriano Alfredo Bravo, uno de los fundadores de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos y candidato a Presidente en 2003, debe estar revolcándose en su tumba”.
 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla