Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
En la plata

Un jurado popular lo condenó por violencia de género y se fue en libertad

Es que lo encontraron culpable de “lesiones leves calificadas por el vínculo”, que contempla una pena máxima de dos años. Y hacía 4 que Leonardo Sechi estaba detenido con prisión preventiva. El caso sucedió en 2015

Un jurado popular lo condenó por violencia de género y se fue en libertad

Leonardo Sechi, el acusado en el primer juicio por jurados por violencia de género en la plata/g. mainoldi

Por diez votos contra dos, ya bien entrada la madrugada un jurado popular condenó ayer a Leonardo Sechi, quien era juzgado por presunta violencia de género y tentativa de femicidio en perjuicio de la joven Flavia Rudez, en un hecho que ocurrió hace 4 años en una casa de Los Hornos.

Luego del fallo el juez del Tribunal Oral en lo Criminal II de La Plata, Claudio Bernard, ordenó liberarlo. Es que el jurado encontró a Sechi culpable de “lesiones leves calificadas por el vínculo” (un planteo subsidiario que había hecho la defensa en su alegato), un delito que contempla una pena máxima de 2 años y Sechi hacía 4 que estaba detenido con prisión preventiva, explicaron fuentes judiciales.

Bernard dispuso también una custodia para la víctima y fijó para el próximo viernes la audiencia de cesura del juicio, en el que las partes pedirán las penas encuadradas en el delito que fijó el jurado popular, luego de lo cual habrá un cuarto intermedio y el juez dará a conocer la sentencia.

Como este diario informó ayer en exclusiva, esta es la primera vez que un delito de género llega a juicio con este sistema, en el que doce ciudadanos sin conocimiento técnico en materia de Derecho deciden sobre la culpabilidad o no del acusado. En la primera jornada fue seleccionado el jurado -los 12 titulares y sus 6 suplentes- y el magistrado dio precisas instrucciones sobre cómo es el sistema y el rol que deben cumplir para dirimir el caso.

En la audiencia del viernes el acusado se había declarado inocente al argumentar que la joven se lesionó por accidente a causa de un ataque de epilepsia que padeció ese día, en el que debió ser hospitalizada.

Luego la fiscal de Juicio Silvina Langone, y las abogadas del particular damnificado, Sofía Caravelos y Angela Godoy, pronunciaron sus lineamientos de la acusación. Sostuvieron que en el año 2015 el acusado intentó matar a Rudez en una casa de calle 66 y 160, “cometido que no logró por circunstancias ajenas a su voluntad”.

El viernes se hará la audiencia de cesura. Las partes pedirán la pena y el juez dará la sentencia

 

Por eso entendieron que se estaría ante un caso de “tentativa de homicidio doblemente agravado por el vínculo y por haberse cometido en el marco de violencia de género”, con pena prevista de prisión o reclusión perpetua, aunque por ser tentativa la sanción se reduce de un tercio a la mitad.

La fiscalía y el particular damnificado tuvieron una diferencia en cuanto al planteo subsidiario que formularon, para el caso en que no se haga lugar a su primer pedido.

Langone propuso lesiones graves agravadas, mientras que las abogadas Caravelos y Godoy las encuadraron como gravísimas.

La defensora oficial Gladys López se opuso a la última parte de la acusación, con respecto a las lesiones gravísimas, al entender que no había llegado con ese encuadre al juicio.

Para la defensa las lesiones de la joven se debieron a un cuadro de epilepsia y los daños neurológicos son “por descuido por parte de ella, al no cumplir con tratamientos adecuados”. Se impuso su criterio.

El caso llegó a la Justicia el 10 de julio de 2015. Ese día Rudez fue derivada con graves lesiones desde una salita de primeros auxilios al hospital de Romero.

En la elevación a juicio, a cargo del fiscal que investigó el caso, Marcelo Romero, figura que la víctima presentaba fracturas de costillas, corrimiento de mandíbula, hundimiento del parietal, golpes en los miembros, en el cuello y traumatismos de cráneo severos.

Los médicos informaron que ese cuadro le impedía a la joven caminar, retener esfínteres, escuchar y hablar, y que después de una prolongada internación fue dada de alta, con un pronóstico de recuperación incierto.

La joven pudo recuperarse de gran parte de sus afecciones y fue la primera en declarar en el juicio. Luego lo hizo su madre. Ambas recordaron los padecimientos durante su relación con el acusado y los brutales ataques.

Cabe señalar que para un caso como éste, en el que se manejaba como hipótesis de máxima la posibilidad de una pena por “homicidio doblemente calificado, en grado de tentativa”, para llegar a un veredicto de culpabilidad se necesitan como mínimo 10 votos. El jurado sólo se expide sobre la culpabilidad o no culpabilidad y el encuadre legal. Si es culpable, el juez aplica la pena.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla