Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
La justicia platense al rojo vivo

Llamaron a indagatoria al abogado acusado de pedir coimas para un fiscal

Se trata de Gustavo Galasso, quien solicitó postergar la medida. Javier Ronco, imputado por un doble crimen y preso por la llamada “megabanda de Melazo”, declaró que le exigió 30 mil dólares para desligarlo de la causa

Llamaron a indagatoria al abogado acusado de pedir coimas para un fiscal

Tomas moran fue detenido en septiembre del año pasado en su casona de Parque sicardi / EL DIA

En el marco de la causa que investiga al ex fiscal Tomás Moran por el presunto cobro de coimas para “entorpecer y desviar investigaciones” penales, la fiscal María Eugenia Di Lorenzo citó a indagatoria al abogado Gustavo Galasso, sospechado de haber pedido 30 mil dólares -en nombre del entonces funcionario- para “abstraer de la imputación como autor de un doble homicidio” a Javier Ronco, otro nombre conocido a partir del escándalo judicial que estalló hace un año.

Estaba previsto que la medida se concretara ayer a las 9 de la mañana, pero se postergó, informaron fuentes oficiales.

En la causa se detalla que los hechos que le imputan al penalista fueron “entre el año 2008 y el año 2014”, durante la instrucción del doble homicidio de Carlos Rodríguez y María Martini, ocurrido el 5 de enero de 2008 en el camino Negro que une Villa Elisa con Punta Lara.

En aquel momento Galasso trabajaba como meritorio en la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio Nº 2 de La Plata, a cargo entonces de Moran, quien ya está imputado y fue detenido en septiembre del año pasado y con arresto domiciliario por cuestiones de salud.

Sospechan que Galasso realizó “varios actos traducidos en diferentes encuentros -al menos tres conocidos- con Javier Ronco, manejando información que le era suministrada por el entonces fiscal”, con el fin “de abstraerlo de la imputación como autor de un doble homicidio”.

El propio Ronco lo declaró el 7 de julio de 2015, recordando un día en que estaba en la puerta de la UFI 2: “En eso llega el Dr. Gustavo Galasso, conocido mío de muchos años... que Galasso me pregunta ‘qué hacés acá, estás loco, esperame en la escalera que hablo con Moran y te digo como va todo ...a los quince minutos sale Galasso, me abraza del cuello, me lleva a una escalera que hay en el fondo de ese pasillo, y me dice ‘andáte de acá que Moran te quiere meter en cana. Andáte pelotudo, después te llamo y te digo como lo podemos manejar (sic)’”.

En otro tramo de la declaración, Ronco refirió que Galasso lo citó en las oficinas del estudio de Fernando Burlando, donde trabajaba en aquel momento, donde le espetó: “Boludo estás hasta la ch..., Moran esta semana te imputa el doble homicidio...”, tras lo cual lo “tranquilizó” diciéndole que era “muy amigo del fiscal” porque “había trabajado muchos años con él” y prometió contactarlo al día siguiente. Refiere asimismo que el abogado lo citó después en la Plaza Islas Malvinas, donde fue -según Ronco- mucho menos sutil.

Le dijo, recordó: “El que tiene la poronga (haciendo ademán con la mano) es Moran, él decide si te quedás en tu casa o vas en en cana y te imputa el doble homicidio. Tiene muchas pruebas en contra tuya, hay un testigo que declaró en contra tuyo con identidad reservada” y Ronco, reconociéndose “nervioso y enojado” le habría preguntado “qué quería”.

Me dijo: “Mirá le damos 30.000 dólares y arreglamos el problema ya”, monto que, según le habría dicho Galasso a Ronco, “lo fijó Moran”.

El imputado aseguró haberse enojado antes de responderle “que me meta en cana”, entre insultos irreproducibles, tras lo cual el abogado le habría sugerido que le diera “la camioneta o el campo” para que él mismo los “transformara” en efectivo.

Los investigadores no pasaron por alto que “desde el inicio de la investigación penal preparatoria (del doble crimen) hasta aproximadamente el año 2011” la pesquisa se bifurcó “en distintas sindicaciones hacia personas que, finalmente, no quedaron procesadas en la causa, en un claro intento de entorpecer el esclarecimiento de la misma”, hasta que la investigación se comenzó a centrar en Ronco, “derivando finalmente en el pedido de detención del mismo” el 14 de abril de 2014. Eso coincide, resalta en el planteo, con la denuncia que radicó Ronco y el apartamiento de Moran. Di Lorenzo tuvo en cuenta también el testimonio de Angel Custodio Yalet, quien habría presenciado los encuentros referidos por Ronco: “Galasso y Javier no discutieron y quedaron en encontrarse al otro día, mientras Galasso le decía que no sea boludo, que se la iba a poner -por Moran- que la tiene con vos”. Yalet -imputado en la llamada megacausa del juez César Melazo- dijo que acompañó a Ronco al estudio de abogados y describió que la reunión se desarrolló “en un despacho tipo pecera”.

Marcelo Peña, ex defensor de Ronco, confirmó que éste le “había expresado que Moran, a través de un abogado de La Plata, le había pedido una suma de dinero” y aunque declaró no “recordar el nombre del colega”, a partir del resto de la prueba los instructores concluyeron que “surge con meridiana claridad que se trataría del ahora imputado”, Galasso.

En la causa declaró también como testigo Fernando Burlando, quien confirmó que el acusado trabajó en su estudio, que tenía un despacho “todo vidriado” en la planta baja (“en una clara coincidencia con el despacho que describe el testigo Yalet”, resalta en la resolución), y que vio a Ronco “dentro del estudio una o dos veces, porque tenía trato con Gustavo”. Burlando aclaró también que, enterado de la maniobra, echó a Galasso de su estudio.

Con todos estos elementos Di Lorenzo imputó a Galasso como partícipe primario de “Concusión” (pedir dinero para emitir una resolución) y autor penalmente responsable de “encubrimiento agravado” porque el delito que lo precede es grave. Su situación no es tan compleja como la de Moran - pese a ser “su contracara”, dijo una fuente judicial- porque “él no era el funcionario público”.

El llamado a indagatoria se fijó para ayer a la mañana, pero a pedido del acusado, se postergó in fecha prevista por ahora, informaron fuentes judiciales.

La fiscalía no pidió la detención de Galasso, pese a la pena en expectativa de los delitos que le imputan, porque “solicitó prestar declaración en dos oportunidades y aportó domicilio y teléfonos celulares, lo que pone en evidencia”, a criterio de los instructores, su intención de “no abstraerse de la acción de la justicia”.

El ex fiscal Moran fue detenido en septiembre de 2018 en su coqueta casona del Parque Sicardi.

En octubre del año pasado el juez de garantías Pablo Raele le dictó la prisión preventiva y congeló sus cuentas bancarias y cajas de seguridad, procesado concusión, encubrimiento agravado e incumplimiento de los deberes de funcionario público.

Un mes después le concedieron el arresto domiciliario por sus afecciones de salud.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla