Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Policiales |OCURRIÓ EN LA PLATA
El misterio de la Zona 72 y las purgas sexuales de la Madre de los Enanitos Verdes

La franja de la avenida 72 que va desde 10 hasta 25 es considerada clave para los investigadores del fenómeno Ovni. Los pasos de la secta nacida en La Plata en tiempos de los Enanitos Verdes, mitos, verdades y secretos históricos

El misterio de la Zona 72 y las purgas sexuales de la Madre de los Enanitos Verdes

Avistajes, marcas y huellas en la Zona 72

Hipólito Sanzone

Hipólito Sanzone
hsanzone@eldia.com

11 de Octubre de 2020 | 02:33
Edición impresa

Después de la conmoción por el caso de los llamados Enanitos Verdes de Villa Montoro, algunos de los que de una u otra forma fueron protagonistas de aquello tomaron diferentes rumbos. Los que más ruido hicieron, a partir de los graves hechos que se les imputaron fueron los creadores de la denominada Secta Lus, Lineamiento Universal Superior liderada por la brasileña Valentina de Andrade y quien era su pareja, el platense y supuesto ingeniero Roberto Olivera o Divino Apolus como se presentaba ante sus fieles.

Durante los últimos días de 1983, entre la política y el fútbol las sobremesas de La Plata eran bien calientes. Gobernaba un presidente radical, el peronismo había perdido las elecciones, y brillaba para toda una generación de platenses un sol nuevo y desconocido: el de la democracia. Y el clima futbolero tenía a los de rojo y blanco sumando otro éxito deportivo y a los albiazules preparándose para transitar su último año en la B y producir un regreso heroico. Acaso como una forma de darle respiro a aquellas pasiones, el tema de intervalo era Los Enanitos Verdes.

En ese tiempo se sucedían las denuncias y los testimonios que dejarían decenas de anécdotas, algunas desde la seriedad de los investigadores y otras rayanas en el disparate. Pero en medio surgió la Secta Lus, un grupo “platillista” que con el tiempo sería considerado de los más peligrosos y que al decir del periodista e investigador del tema Alejandro Agostinelli, “lo que empezó siendo un grupo integrado por tenaces buscadores del contacto con los extraterrestres se había transformado en pesadilla”. Se dice platillistas a quienes sostienen, como en el caso de los Lus, que una nave espacial se los llevará a un mundo mejor.

En un extenso trabajo titulado “De Invasores a Fugitivos”, Agostinelli reveló detalles de los pasos que después de los Enanitos Verdes de Villa Montoro, siguió la considerada “Madre” de aquellos supuestos seres verdes y la secta que formó en La Plata.

Por caso, en aquellos días diciembre de 1983 los líderes de la secta exigieron, desde un departamento del emblemático edificio de 7 y 50, que la gente que diariamente se reunía en Villa Montoro en busca de contacto con aquellos seres verdes, se alejara para permitir que fluyera una “energía positiva” que permitiera a los visitantes despegar e irse. En ese contexto tres jóvenes miembros de la secta estuvieron a punto de arrojarse al vacío, atribulados por la noticia que, de manera telepática, decía haber recibido Divino Apolus sobre la muerte de los seres verdes.

El crimen del niño Evandro Caetano marcó un antes y un después para la secta creada en La Plata

 

Mediante mecanismos de captación de personas mayoritariamente jóvenes a las que prometía un viaje interestelar, Valentina de Andrade vio crecer su secta y la trasladó a Brasil y en 1987 dejó la compañía del vendedor de artículos ortopédicos, el platense Olviera para unirse en pareja a un ex repartidor de soda de la ciudad bonaerense de Lobería: José Alfredo Teruggi. Olivera fue expulsado del grupo por lo que se supone que también dejó de ser Supremo Guardián de la Seguridad Universal.

LAS VEDAS SEXUALES

Vedas sexuales de 8 meses “para descontaminar” antes de volver a relacionarse solamente con miembros de la secta designados por sus líderes, la obligación de desprenderse de bienes materiales y conseguir dinero a través de la venta de libros escritos y hasta impresos por ellos mismos y una rara exigencia: abandonar a los hijos nacidos después de 1981 por considerar que padecían “energía negativa”, son algunas de las marcas que dejaría la secta en su paso de La Plata a Brasil. En 1991 el juez Miguel del Castillo había intervenido ante el caso de una mujer de la secta que había abandonado a su hijo por esa razón.

“Pero hizo falta que la demencial espiral que se anidaba en el grupo fuera relacionada con la tragedia de Guaratuba, el crimen ritual del niño Evandro Ramos Caetano, de 7 años, y la desaparición de Leandro Bossi, de 6”, refiere Agostinelli en su investigación en la que menciona en ese episodio a un pai y dos mujeres supuestamente relacionadas a un político brasileño que habría dado cobertura a la secta. La policía y la Justicia brasileñas sospechaban que el pequeño Evandro había sido secuestrado por el grupo mientras jugaba en los jardines del hotel Villa Real, en Guaratuba, donde la madre del menor trabajaba como mucama y que la criatura pudo haber sido sacrificada en un ritual. Pero también siempre sobrevoló la sospecha de que detrás de ese telón místico podía esconderse un asunto no menos oscuro pero más material que la devoción a seres de otro mundo: la venta de niños.

Procesada y envuelta en un escándalo, la Justicia brasileña no pudo con la Mamá de los Enanitos Verdes. Nunca más se supo de ella y se asegura que vive en Londrina. un municipio al norte del Estado de Paraná, a 369 km de Curitiba, la capital.

LA ZONA 72

“A la Zona 72 la bauticé así en 1999 por las constantes denuncias que recibimos de allí, entre observaciones, huellas en la rambla, sobre todo pegadas a la vieja vía del tren y también más al norte por Circunvalación, hacia el Parque San Martín donde se produjo el primer caso argentino de avistamiento en la era platillista, el 24 de junio de 1947”.

Luis Burgos ha dedicado su vida, de la que ya han transcurrido más de seis décadas, en investigar el fenómeno Ovni y fue uno de los protagonistas centrales de aquel fenómeno que impactó a los platenses. Siempre fue Luis Burgos y nunca cambió a una deidad ancestral como se consignó por error y como sí lo hizo otro investigador de su tiempo, Carlos Bustos Ayré.

Pero en la otra vereda del horror que escondió el asunto aquel de los Enanitos Verdes, flota el resultado de las investigaciones de Luis Burgos, que a casi 40 años de todo aquello asegura que la primera aparición de estos supuestos seres verdes fue en 1979 en Puente del Inca (Mendoza) y que en una foto tomada por una familia se nota una pequeña silueta que dio nacimiento “oficial” a los famosos enanitos verdes en Argentina.

Los platillistas sostienen, como en el caso de los Lus, que una nave espacial se los llevará a un mundo mejor

 

“El episodio es uno mas dentro de la casuística (gente que aduce haber observado pequeñas entidades) pero al trascender tanto a nivel nacional logró que aún hoy, casi cuatro décadas después, se lo recuerde”, reflexiona el investigador.

Los platillistas sostienen, como en el caso de los Lus, que una nave espacial se los llevará a un mundo mejor

Burgos pasó casi un mes durmiendo en la construcción abandonada de la calle 600 y como balance no duda en señalar que sobre los testimonios de aquellas apariciones “rescato algunas descripciones testimoniales favorables, en un conjunto con el 80 % dudoso y negativo”.

Aquellos días de Villa Montoro son para investigadores como Burgos un “fenómeno de recurrencia” pero, sostiene que así como dejaron de aparecer en esa zona a la que “no han retornado jamás, en cambió si lo han hecho a otros sitios platenses y del resto del país”.

Se asegura entonces que en la denominada “Zona 72”, que va por esa avenida de Circunvalación desde la calle 10 a la avenida 25 se han manifestado fenómenos que acaso no tuvieron la repercusión de los Enanitos Verdes pero que no ha sido menos importantes.

LA PLACA DEL PUENTE Y DE PARQUE SAN MARTÍN

“Descubrimos junto a Nelson Polanco una veintena de huellas o marcas de supuestos aterrizajes de Ovnis, diseminadas entre las vías de la rambla de 72 entre 19 y 20. A partir de allí empezamos a rastrillar la zona y nos enteramos que ya desde la década del 50 habían ocurrido observaciones de objetos a muy baja altura y marcas en el sector. Desde 1999 contabilizamos ya medio centenar de esas extrañas marcas, que son iguales a las de otros sitios argentinos”.

Sobre una de las columnas de la pasarela del puente de Meridiano V colocaron hace dos años una “Placa de Reconocimiento” de la zona y otra similar hay en Parque San Martín.

El crimen del niño Evandro Caetano marcó un antes y un después para la secta creada en La Plata

Tener los ojos en el cielo pero los pies en la tierra parece ser el hilo conductor de la pasión de Burgos y del grupo de investigadores que encabeza.

“La demanda del misterio Ovni es muy grande y personas desprevenidas caen en sus redes. Siempre el mismo relato: contactos con estos seres, mensajes redentoristas o apocalípticos, promesas de salvación y con un trasfondo lucrativo inquietante. Al haber gente dispuesta y ávida de misterio en el mercado ovnilógico, se les facilita el embuste”, dice.

Y cuenta que la aventura cotidiana de investigar es siempre a pérdida. Combustible, comidas, estadías, todo a pulmón. “Si querés perder plata, hacete ufólogo pero hay otros que dicen si querés hacer plata, hacete ufólogo y esos son los Mercaderes del Misterio, que han montado negocios como en Capilla del Monte en Córdoba y Victoria en Entre Ríos, y de allí, la comercialización sistemática del turismo ufológico con eventos costosos, venta de todo tipo de souvenires. Son los otros males de la Ovnilogía, donde desde nuestra trinchera combatimos y le abrimos los ojos a la gente porque ovnis se ven en todos los rincones de Argentina y no necesariamente hay que dejarse meter las manos en los bolsillos para verlos”.

“Desclasificar documentos no es reconocer. Hay mercaderes del misterio”

 

La reciente desclasificación por parte de la Fuerza Aérea del denominado “Caso Bariloche” puso en ascuas a muchos ufólogos, pero Burgos advierte que “desclasificar no es avalar ni confirmar” y cuenta que en la actualidad existe en el edificio Cóndor, el Centro de Identificación Aeroespacial, liderado por un comodoro que se encargó en 2018 y no ahora, de aclarar lo que ocurrió aquella noche de 1995 con el comandante Polanco al que dejaron solo con esa explicación de haber confundido luces de reflectores de una confitería con un movimiento ovni. Pero su copiloto, Carlos Dortona dijo algo muy diferente”.

Se asegura que los gobiernos argentinos, tanto ilegítimos como democráticos, se han ocupado y se ocupan del tema pero que desde 2011 a la fecha no han mostrado mayores avances o, cuanto menos, no han sido difundidos.

LOS DIPUTADOS QUE CAJONEARON

En 1987 ingresó a la Legislatura bonaerense un proyecto de ley para la “Oficialización del Fenómeno Ovni” que suponía una serie de medidas para promover la investigación. Pero quedó cajoneado en la Comisión de Asuntos Constitucionales de la Cámara de Diputados. “No importa, quién me quita lo bailado”, reflexiona su autor.

Una hormiga en La Plata podría saber que en Ituzaingó hay otros jardines, pero nunca podría llegar a ellos con los medios a su alcance. La distancia, la imposibilidad de viajar durante centurias y el vehículo para intentarlo aparecen como una respuesta racional a la hora de preguntarse por qué los humanos no podemos llegar a esos jardines en el abismo estelar.

“Es más factible que vengan ellos a que vayamos nosotros”, reflexiona el ufólogo que mira al cielo con los pies en la tierra.

Quizá nunca haya una nave viajera como la Enterprise, pero así como hoy es posible verse y hablarse desde un lugar al otro del mundo, también puede que en el galopar de las comunicaciones un día podamos ver muy adentro de esos puntos que brillan en el cielo y más allá también.

Y entonces, al menos podremos vernos las caras.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia
+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $350.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla